Ar­que­ti­pos de ji­ne­te

Las di­fe­ren­tes al­ter­na­ti­vas pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos

Ecuestre - - DEPORTE SALTOS -

La equi­ta­ción es un ti­ra y aflo­ja per­ma­nen­te don­de hay que pro­po­ner y ha­cer­se res­pe­tar. Lo ma­ra­vi­llo­so de nues­tro de­por­te es que va­mos so­bre un ser vi­vo que tie­ne per­so­na­li­dad pro­pia o me­jor ani­ma­li­dad pro­pia y que ha de man­te­ner fres­ca su psi­co­lo­gía pa­ra sen­tir­se bien. Si lo coac­cio­na­mos en ex­ce­so o lo hu­mi­lla­mos, lo anu­la­mos psi­co­ló­gi­ca­men­te, de­ja de creer en sí mis­mo y ya no fun­cio­na.

De

los dis­tin­tos ca­ba­llos pro­ble­má­ti­cos que lle­gan a nues­tra cua­dra en Villafranc­a, lo más di­fí­cil de co­rre­gir es el ca­ba­llo que ha de­ja­do de creer en “el ji­ne­te” y de re­bo­te en sí mis­mo. Los hu­ma­nos le he­mos de­frau­da­do y ha ti­ra­do la toa­lla. En es­ta si­tua­ción ca­ben dos sa­li­das. Una es en­trar en de­fen­sa con­tra ca­si to­do lo que el ji­ne­te pro­pon­ga: es el ca­ba­llo de­ser­tor. Otra es per­der la im­pul­sión y la res­pues­ta ha­cia de­lan­te. Sus 500 ki­los son una pe­sa­da car­ga pa­ra él, por­que le fa­lla el áni- mo. El atri­bu­to esen­cial del ca­ba­llo, que es la mo­vi­li­dad, ha des­apa­re­ci­do. De­ci­mos que se en­cuen­tra “hun­di­do en la mi­se­ria”.

En el otro ex­tre­mo (co­mo vi­mos en el ar­tícu­lo ti­tu­la­do ¿Quién eres?, Ecues­tre Nº421), si va por li­bre tam­po­co fun­cio­na. La re­la­ción de igual a igual en­tre ca­ba­llo y ji­ne­te no tie­ne fu­tu­ro de­por­ti­vo. Si en­fren­ta­mos un re­to des­co­no­ci­do, hay ji­ne­tes que con­ven­cen a su ca­ba­llo pa­ra aco­me­ter­lo sin du­dar y otros que, ar­ma­dos de mu­cha pa­cien­cia y mu­chas ex­pli­ca­cio­nes, no con­si­guen su­pe­rar­lo. Tam­bién hay ji­ne­tes ex­tra­or­di­na­ria­men­te sen­si­bles a la ac­ti­tud de su ca­ba­llo ha­cia al­gu­nas pis­tas, mien­tras otros im­pri­men tal con­fian­za y ac­ción a sus ca­ba­llos, que con­si­guen ser bri­llan­tes en cual­quier pis­ta. Sea de hier­ba, de are­na, cer­ca del mar o so­bre una mon­ta­ña, es la mis­ma pa­ra to­dos, es la pis­ta que to­ca y allí he­mos de sal­tar.

Co­mo ve­mos, la psi­co­lo­gía del ca­ba­llo no es un te­ma me­nor. Es al­go esen­cial. El pun­to de en­cuen­tro que bus­ca­mos es con­ven­cer­le de nues­tra sol­ven­cia en la ma­te­ria -en los desafíos que le pre­sen­ta­mos- y que nos acep­te co­mo lí­der. No­so­tros so­mos su lí­der y su en­tre­na­dor per­so­nal a par­tes igua­les, y ha de cap­tar que le exigimos pa­ra que se su­pere a sí mis­mo. No­so­tros nos des­vi­vi­mos por él y él ha de ser el me­jor sí mis­mo po­si­ble. Ca­da ji­ne­te tie­ne una ma­ne­ra per­so­nal de afron­tar es­tos ob­je­ti­vos. Por eso exis­ten va­rios ar­que­ti­pos de ji­ne­te.

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.