LA YE­GUA

Ecuestre - - TEMAS DE CRÍA PUBLIRREPO­RTAJE -

» Las ye­guas re­pro­duc­to­ras son el mo­tor de la in­dus­tria equi­na y a me­nu­do se les exi­ge que pro­por­cio­nen un po­tro ca­da año, lo que re­quie­re mu­cho tra­ba­jo y cui­da­do. Una nu­tri­ción ade­cua­da pa­ra ellas es­tá con­si­de­ra­da co­mo uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes pa­ra con­se­guir una cría exi­to­sa. La aten­ción es­pe­cia­li­za­da, te­nien­do en cuen­ta la ra­za, la edad, el es­ta­do de ges­ta­ción y la ca­li­dad de los nu­trien­tes, es esen­cial.

La ges­ta­ción nor­mal de la ye­gua du­ra unos on­ce me­ses, sien­do los seis pri­me­ros los de me­nor cre­ci­mien­to del po­tro. De he­cho, has­ta el sép­ti­mo mes só­lo ocu­pa un 2% del pe­so cor­po­ral de la ma­dre y tie­ne un 20% del pe­so del po­tro al na­cer. Así pues, los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les de la ye­gua no di­fie­ren mu­cho de los de un ca­ba­llo adul­to en man­te­ni­mien­to. Es de gran im­por­tan­cia no so­bre­ali­men­tar a la ye­gua du­ran­te es­te pe­rio­do pa­ra evi­tar so­bre­pe­sos en el mo­men­to de pa­rir.

La ges­ta­ción avan­za­da co­rres­pon­de al úl­ti­mo tri­mes­tre y va de los sie­te me­ses has­ta el na­ci­mien­to, dón­de el cre­ci­mien­to del po­tro evo­lu­cio­na de ma­ne­ra ex­po­nen­cial del 20% al 100%. Las ne­ce­si­da­des de ener­gía de la ma­dre só­lo se in­cre­men­tan en un 15 %, pe­ro los re­que­ri­mien­tos de pro­teí­nas y mi­ne­ra­les son los que más au­men­tan. Es­te es un con­cep­to que hay que te­ner muy cla­ro, ya que no se de­be so­bre­ali­men­tar a la ye­gua en cuan­to a ener­gía dan­do más ra­ción de heno o grano, sino que hay que bus­car al­ter­na­ti­vas ca­pa­ces de

equi­li­brar los con­te­ni­dos de mi­ne­ra­les y pro­teí­nas.

Tam­bién son im­por­tan­tes otros mi­ne­ra­les co­mo el hie­rro, el zinc, el co­bre o el man­ga­ne­so en es­ta al­tu­ra de la ges­ta­ción, ya que el po­tro es ca­paz de al­ma­ce­nar­los pa­ra usar­los en los pri­me­ros me­ses de vi­da. Ade­más ayu­dan a pre­ve­nir pro­ble­mas del desa­rro­llo.

Al ini­cio de la lac­ta­ción las de­man­das ener­gé­ti­cas de la ye­gua son muy al­tas, ya que pro­du­cen dia­ria­men­te una can­ti­dad de le- che equi­va­len­te al 2%-3% de su pe­so cor­po­ral y esa le­che es muy ri­ca en ener­gía, pro­teí­nas, cal­cio, fós­fo­ro y vi­ta­mi­nas, re­ser­vo­rio de la ye­gua. Es re­co­men­da­ble em­pe­zar ya las úl­ti­mas se­ma­nas de ges­ta­ción a ali­men­tar con grano, ade­más de dar un re­fuer­zo en pro­teí­nas, cal­cio y fós­fo­ro, co­mo po­dría ser el Equi 2000 Basic. To­do ello in­cre­men­ta­rá el apor­te ener­gé­ti­co que re­ci­be la ye­gua.

Por lo tan­to, se re­co­mien­da que to­das las ye­guas lle­ven un con­trol nu­tri­cio­nal ya des­de el ini­cio de la épo­ca re­pro­duc­ti­va; es­to ase­gu­ra­rá una con­di­ción cor­po­ral ade­cua­da en ca­da fa­se y que los po­tros re­ci­ban to­dos los nu­trien­tes que ne­ce­si­tan pa­ra cre­cer sa­lu­da­ble y ade­cua­da­men­te.

Fer­ti­li­dad

La in­fer­ti­li­dad en las ye­guas es un pro­ble­ma que exis­te in­clu­so en las me­jo­res ga­na­de­rías y que obe­de­ce a mu­chas cau­sas, en­tre ellas las in­fec­cio­sas, anató­mi­cas, in­mu­no­ló­gi­cas o co­mo con­se­cuen­cia de des­equi­li­brios nu­tri­cio­na­les. Un de­fec­to con­gé­ni­to a me­nu­do no tie­ne so­lu­ción, pe­ro una ba­ja­da en la fer­ti­li­dad de­bi­do a una ma­la nu­tri­ción es un pro­ble­ma a re­sol­ver, me­jo­ran­do la ca­li­dad de la die­ta y ad­mi­nis­tran­do la ra­ción y ti­po de fo­rra­je que ne­ce­si­ta la ye­gua en ca­da mo­men­to.

Exis­ten sus­tan­cias y nu­trien­tes que son bá­si­cos en la ali­men­ta­ción de una ye­gua re­pro­duc­to­ra: • Be­ta-ca­ro­teno

Es un pig­men­to na­tu­ral dis­po­ni­ble en mu­chas plan­tas que in­gie­ren los ca­ba­llos en pas­tu­ra y que ac­túa co­mo pre­cur­sor de la vi­ta­mi­na A y co­mo an­ti­oxi­dan­te. Ade­más, se ha de­mos­tra­do que me­jo­ra la in­mu­ni­dad y es be­ne­fi­cio­so pa­ra la re­pro­duc­ción. El be­ta-ca­ro­teno pa­sa de la ma­dre al po­tro a tra­vés del ca­los­tro, por lo que es tam­bién be­ne­fi­cio­so pa­ra las de­fen­sas de un re­cién na­ci­do.

El con­fi­na­mien­to de los ca­ba­llos y el mo­do de vi­da al que es­tán ex­pues­tos mu­chos de ellos desem­bo­can fre­cuen­te­men­te en una de­fi­cien­cia de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, y el be­ta ca­ro­teno sue­le ser uno de ellos. La de­fi­cien­cia de es­tas vi­ta­mi­nas pue­de cau­sar un ce­lo tran­qui­lo, ovu­la­ción re­tar­da­da, es­ca­sa con­cep­ción e in­clu­so abor­tos en las ye­guas, mien­tras que en los se­men­ta­les cau­sa ma­la ca­li­dad es­per­má­ti­ca. Su­ple­men­tar las ye­guas con es­te in­gre­dien­te me­jo­ra la de­tec­ción de los ce­los, au­men­ta los ín­di­ces de con­cep­ción y re­du­ce la mor­ta­li­dad em­brio­na­ria.

Ami­noá­ci­dos esen­cia­les

La li­si­na y la me­tio­ni­na son ami­noá­ci­dos esen­cia­les, es de­cir, el cuer­po no los pue­de sin­te­ti­zar. Tam­bién son li­mi­tan­tes, lo que sig­ni­fi­ca que si no tie­ne su­fi­cien­te li­si­na y me­tio­ni­na, el cuer­po no pue­de sin­te­ti­zar pro­teí­nas. Son ne­ce­sa­rios pa­ra ca­ba­llos de to­das las eda­des, pe­ro en es­pe­cial en ye­guas ges­tan­tes y en lac­ta­ción, así co­mo en po­tros en cre­ci­mien­to.

El cal­cio

Es un ma­cro-mi­ne­ral de su­ma im­por­tan­cia pa­ra ca­si to­dos los ór­ga­nos y sis­te­mas del cuer­po del ca­ba­llo, y sus fun­cio­nes son bien co­no­ci­das. Las ne­ce­si­da­des de cal­cio au­men­tan en ye­guas pre­ña­das, en lac­tan­tes, en los po­tros en cre­ci­mien­to y en ca­ba­llos so­me­ti­dos a ejer­ci­cio in­ten­so.

OILOVITEes un su­ple­men­to que com­pen­sa las de­fi­cien­cias nu­tri­ti­vas apor­tan­do mul­ti­vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, oli­go­ele­men­tos, ami­noá­ci­dos…

65

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.