EQUIDINAMI­A RE­CO­MIEN­DA

Ecuestre - - CABALLO SALUD -

» Las rien­das au­xi­lia­res son ele­men­tos pa­ra es­ti­mu­lar y no pa­ra obli­gar al ca­ba­llo a que tra­ba­je en de­ter­mi­na­da po­si­ción » La reu­nión co­mien­za con la ac­ti­va­ción del ter­cio pos­te­rior y no con la fle­xión del cue­llo y de la nu­ca. » Las rien­das au­xi­lia­res no de­ben em­plear­se du­ran­te to­da la se­sión, sino que el ca­ba­llo de­be po­der ca­len­tar y en­friar sin re­ci­bir ten­sión en ellas, así co­mo du­ran­te las fa­ses de re­po­so en­tre ca­da pe­rio­do de tra­ba­jo de los que cons­te la se­sión. La ex­cep­ción son las “Gentle Trai­ning” ya que ac­túan tam­bién co­mo rien­da di­rec­ta. » Siem­pre hay que ele­gir ayu­das que sean di­ná­mi­cas, es de­cir, que per­mi­tan al ji­ne­te ajus­tar la ten­sión en ba­se a la res­pues­ta del ca­ba­llo. Evi­ta­re­mos por lo tan­to, el uso de aque­llas que re­quie­ren pa­rar pa­ra ajus­tar su ten­sión. » Si tu ca­ba­llo pre­sen­ta pro­ble­mas de con­tac­to, ca­be­cea o es di­fí­cil de con­tro­lar, so­li­ci­ta una re­vi­sión de su bo­ca, de su mus­cu­la­tu­ra y de su equi­po (mon­tu­ra, pro­tec­to­res de dor­so, em­bo­ca­du­ra) an­tes de uti­li­zar cin­cha (en­tre las ma­nos o a am­bos la­dos de los pies del ji­ne­te, en una po­si­ción más al­ta) o del pe­cho pe­tral. Su ac­ción so­bre la fle­xión del cue­llo y la ba­ja­da de la ca­be­za se de­be al efec­to multiplica­dor de la fuer­za de la mano del ji­ne­te que se pro­du­ce por la po­lea que se crea en la em­bo­ca­du­ra. Se de­ben em­plear siem­pre jun­to con otras rien­das nor­ma­les ya que su efec­to co­mo rien­das úni­cas pue­de ser muy se­ve­ro.

Las Rien­das “Gentle Trai­ning” (GT)

Es­te ti­po de rien­das au­xi­lia­res son muy no­ve­do­sas y prác­ti­cas, ya que ofre­cen las y re­la­jar su ac­ción cuan­do el ca­ba­llo ad­quie­re la po­si­ción que bus­ca­mos. una de es­tas rien­das, ya que au­men­tar la se­ve­ri­dad de la mano pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te en ca­so de do­len­cias. ven­ta­jas de una rien­da ale­ma­na eli­mi­nan­do sus in­con­ve­nien­tes.

Al con­tra­rio que las rien­das ale­ma­nas con­ven­cio­na­les, las rien­das GT no se des­li­zan de ma­ne­ra cons­tan­te ya que presentan una ani­lla que fre­na es­te des­li­za­mien­to en el pun­to en que se ha­ya ajus­ta­do.

Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca per­mi­te que tra­ba­je co­mo una rien­da ale­ma­na tra­di­cio­nal o co­mo una rien­da di­rec­ta nor­mal ( en el mo­men­to en el que de­ja de des­li­zar), de­pen­dien­do de la po­si­ción de la ani­lla y so­bre to­do de la ac­ti­tud que adop­te el ca­ba­llo. Bas­ta con cam­biar la po­si­ción de di­cha ani­lla pa­ra va­riar el mo­men­to que pue­de em­plear­se tan­to en el tra­ba­jo mon­ta­do co­mo a la cuer­da. en el cual pa­sa de tra­ba­jar co­mo una rien­da ale­ma­na con­ven­cio­nal a tra­ba­jar co­mo una rien­da di­rec­ta. Es de­cir, hay un lí­mi­te al efec­to de fle­xión de la rien­da ale­ma­na, de­ta­lle muy im­por­tan­te si lo van a em­plear ma­nos no “tan ex­per­tas” y con ries­go de que pue­dan en­ca­po­tar al ca­ba­llo.

De­bi­do a su do­ble ac­ción (rien­da ale­ma­na / rien­da di­rec­ta) se pue­de em­plear sin ne­ce­si­dad de in­cluir otras rien­das con­ven­cio­na­les, lo que fa­ci­li­ta el tra­ba­jo (dos rien­das sus­ti­tu­yen el uso de una rien­da ale­ma­na + una rien­da di­rec­ta).

Es­te ti­po de rien­das se pue­den fi­jar en la cin­cha, en las ani­llas al­tas de la mon­tu­ra e in­clu­so en el pe­cho pe­tral pa­ra si­mu­lar el efec­to de las ti­je­ri­llas. Se­gún su po­si­ción la ac­ción se ve­rá mo­di­fi­ca­da (ma­yor / me­nor ac­ción ho­ri­zon­tal o ver­ti­cal).

Ven­ta­jas

Las ven­ta­jas de es­te ti­po de rien­da res­pec­to de las rien­das ale­ma­nas con­ven­cio­na­les son:

No es ne­ce­sa­rio em­plear otro par de rien­das di­rec­tas (una so­la rien­da en ca­da mano).

Mo­di­fi­can­do la co­lo­ca­ción de la ani­lla va­ria­mos el pun­to en el que la rien­da de­ja de des­li­zar y se con­vier­te en una rien­da di­rec­ta, evi­tan­do el abuso de fle­xión de cue­llo (en­ca­po­ta­mien­to) que pue­de ocu­rrir con la rien­da ale­ma­na.

Presentan un ex­tre­mo elás­ti­co que per­mi­te un con­tac­to cons­tan­te, sua­ve y fle­xi­ble con la bo­ca del ca­ba­llo.

El ca­ba­llo, mo­di­fi­can­do la po­si­ción de su ca­be­za, li­mi­ta la ac­ción de la rien­da por lo que pue­de bus­car su co­mo­di­dad den­tro del ren­da­je.

2 Una rien­da au­xi­liar de­be ser di­ná­mi­ca El go­gue es una po­pu­lar ayu­da au­xi­liar

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.