¡Va a ser que NO!

No obli­gues a tu ca­ba­llo a pa­de­cer por una si­lla inade­cua­da o mal ajus­ta­da

Ecuestre - - CONTENTS - ¡To­do por el “BIENESTARC­ABALLO.com”! SU­SAN­NE NA­GEL

Cui­da­do con las si­llas inade­cua­das o mal ajus­ta­das

Si cal­zas unos za­pa­tos que te aprie­tan, en­se­gui­da ex­pre­sa­rás tu do­lor y to­ma­rás me­di­das pa­ra evi­tar­lo. ¿Has pen­sa­do que a tu ca­ba­llo le pue­de es­tar cau­san­do do­lor la si­lla que uti­li­zas pa­ra mon­tar­lo? Es ho­ra de que te lo plan­tees y to­mes me­di­das.

“Mu­chas gra­cias ca­ri­ño por los bonitos za­pa­tos de ta­cón que me re­ga­las­te. Sé que son de bue­na mar­ca, que te cos­ta­ron un ojo de la ca­ra y sí, mis ami­gas es­tán muer­tas de en­vi­dia. Só­lo ten­go un pe­que­ño in­con­ve­nien­te: no me en­tra bien el pie y me ha­cen da­ño. Tu con­se­jo de po­ner­me unos cal­ce­ti­nes gor­dos pa­ra que no me ha­gan tan­to da­ño tam­po­co fue la so­lu­ción. ¿Có­mo quie­res que an­de grá­cil­men­te, que ha­ga al­gún sprint por el ae­ro­puer­to y to­do ello sin re­chis­tar?… im­po­si­ble con es­tos za­pa­tos. ¡Va a ser que NO!”

Evi­den­te­men­te en es­te ar­tícu­lo no me es­toy re­fi­rien­do a unos za­pa­tos de ta­cón, sino a una si­lla mal ajus­ta­da o que sim­ple­men­te no es de la ta­lla co­rrec­ta pa­ra el ca­ba­llo. Des­de aquí me gus­ta­ría ani­ma­ros a que ha­gáis una re­fle­xión al res­pec­to.

No es una cues­tión sim­ple. En pri­mer lu­gar, igual que me pa­só a mí, en cuan­to se le men­cio­na el ajus­te de la si­lla a al­guien del mun­do hí­pi­co, su reac­ción sue­le ser: “¿Y eso, pa­ra qué? Mi ca­ba­llo va per­fec­ta­men­te con mi si­lla, que ten­go des­de ha­ce 20 años. Esa si­lla sir­vió tam­bién pa­ra mis otros ca­ba­llos que tu­ve an­tes y nin­guno se que­jó”. La fo­to nú­me­ro 3 es un buen ejem­plo de una si­lla en fun­cio­na­mien­to dia­rio.

He aquí el pro­ble­ma: un ca­ba­llo no se que­ja tan fá­cil­men­te, o co­mo pa­só en mi ca­so, no su­pe en­ten­der lo que me qui­sie­ron de­cir mis 3 ca­ba­llos en los cua­les usé la mis­ma si­lla. Has­ta que em­pe­cé a es­tu­diar el te­ma y dar­me cuen­ta de que, po­si­ble­men­te, ha­bía cau­sa­do da­ños irre­ver­si­bles a los dos pri­me­ros ca­ba­llos y al ter­ce­ro lo pu­de sal­var gra­cias a la ayu­da de una “Sadd­le fit­ter”.

Si con es­te ar­tícu­lo pue­do con­se­guir ha­ce­ros re­fle­xio­nar so­bre el te­ma y que al­gu­nos in­clu­so em­pe­céis a reac­cio­nar, es al­go que me ha­rá in­men­sa­men­te fe­liz. ¡Quie­ro evi­tar que os pa­se con vues­tros ca­ba­llos lo mis­mo que me pa­só a mí!

Cues­tión de es­pe­cia­lis­tas

Vi­sua­li­zar unos vi­deos en YouTu­be si bien es un pri­mer pa­so pa­ra en­ten­der la pro­ble­má­ti­ca, no nos con­vier­te en es­pe­cia­lis­tas. Oja­lá yo hu­bie­se asis­ti­do a al­gún cur­so so­bre el ajus­te de la si­lla en su día cuan­do es­ta­ba con el pri­mer ca­ba­llo. En­ton­ces me hu­bie­ra po­di­do dar cuen­ta yo mis­ma de que la si­lla no ser­vía.

Son mu­chos los fac­to­res que in­flu­yen en que la si­lla se ajus­te bien al dor­so del ca­ba­llo. Y hay es­pe­cia­lis­tas que te pue­den ayu­dar a ha­cer­lo, si bien to­da­vía no hay una ti­tu­la­ción pa­ra ello en Es­pa­ña, co­mo sí la hay en Ale­ma­nia. Allí exis­te una for­ma­ción pro­fe­sio­nal de 3 años, en la que se pro­fun­di­za so­bre la bio­me­cá­ni­ca del ca­ba­llo y el ne­ce­sa­rio ajus­te de la si­lla. Allí es ha­bi­tual que los guar­ni­cio­ne­ros va­yan a las hípicas pa­ra me­dir el ca­ba­llo y ajus­tar en si­tu el an­cho del puen­te, o el re­lleno, en­tre otros.

En Ale­ma­nia hay tien­das de­di­ca­das al mun­do ecues­tre que son más gran­des que el Mer­ca­do­na de mi ciu­dad y a las que pue­des lle­var tu ca­ba­llo; lo mi­den, te dan una si­lla pa­ra pro­bar­la y te pue­des dar unas vuel­tas mon­tan­do en la pe­que­ña pis­ta de prue­ba que hay al la­do de la tien­da!!!. Bueno, a es­to no lle­ga­mos to­da­vía, pe­ro sí, va­mos por buen ca­mino. Más de eso más ade­lan­te.

Cuan­do vi­vía en Su­dá­fri­ca co­no­cí a un “sadd­le fit­ter” y lo pri­me­ro que me di­jo fue que mi si­lla era to­tal­men­te inade­cua­da pa­ra mi ca­ba­llo. Ese era el ter­cer ca­ba­llo que te­nía y que mon­té con mi si­lla fa­vo­ri­ta de 22 años. Me in­tere­sé por el te­ma, le hi­ce ca­so al sadd­le fit­ter, com­pré una si­lla a me­di­da y gra­cias a ello pu­de sal­var aquel ca­ba­llo.

¿Te sue­na to­do es­to?

Es el S. O. S. de los ca­ba­llos, cuan­do NO­SO­TROS de­be­ría­mos dar­nos cuen­ta que de­finitivame­nte al­go no va bien.

El ca­ba­llo se bo­ta (al sa­car­lo al ga­lo­pe, des­pués del sal­to o sim­ple­men­te cuan­do le ape­te­ce) Se po­ne de ma­nos Sal­ta con la es­pal­da “hue­ca” No se quie­re re­unir (no hay for­ma que se pon­ga “re­don­do” y ele­ve el dor­so) Tro­pie­za sin más No am­plía/alar­ga el tran­co Se des­bo­ca Va co­rrien­do co­mo un cohe­te por la pis­ta de obs­tácu­los

Ti­ra las ba­rras por­que no sal­ta su­fi­cien­te­men­te al­to

Tie­ne di­fi­cul­tad de cam­biar el tran­co al ga­lo­pe (pa­ra no ha­blar de es­pal­da aden­tro)

Sube y ba­ja la ca­be­za (“ay, se­rán las mos­cas, un vicio o el bo­ca­do”) Chi­rria con los dien­tes Etc., etc. La cau­sa de to­do es­to pue­de ser una si­lla mal ajus­ta­da, pro­ble­mas en el dor­so del ca­ba­llo o am­bas co­sas. Des­de lue­go tam­bién pue­de ha­ber mu­chos otros fac­to­res, pe­ro de esos ha­bla­re­mos en un si­guien­te ar­tícu­lo.

Hay sín­to­mas de que exis­ten pro­ble­mas fá­ci­les de ver; por ejem­plo cuan­do al po­ner la si­lla, al cin­char o cuan­do te subes al ca­ba­llo, ocu­rren al­gu­nas de es­tas co­sas:

In­ten­ta mor­der­te (uno de mis ca­ba­llos mor­día siem­pre el ra­mal, lo que yo no re­co­no­cía co­mo una se­ñal de al­go. Pe­ro otro que­ría mor­der­me a mí y lo ta­ché co­mo un re­cuer­do del do­lor que la pro­vo­ca­ba una úl­ce­ra de es­tó­ma­go que ha­bía te­ni­do años an­tes.

In­ten­ta dar­te una coz o mueve mu­cho la co­la.

Echa las ore­jas atrás o chi­rria con los dien­tes. Se le no­ta in­có­mo­do al su­bir­te. To­dos es­to son sín­to­mas de que al­go va mal y hay que te­ner en cuen­ta que los ca­ba­llos son muy su­fri­dos. An­tes de de­mos­trar que es­tán he­ri­dos, co­jos o de al­gu­na ma­ne­ra, no ap­tos pa­ra co­rrer, su­fren mu­cho. Aun­que los te­ne­mos en cau­ti­vi­dad si­guen sien­do ani­ma­les de pre­sa, que tie­nen fa­ci­li­dad pa­ra “es­con­der fa­llos”. ¿Por qué? ¿Cuál es la ce­bra o el ani­mal de pre­sa que eli­gen los leo­nes co­mo ce­na fá­cil? ¡El más vul­ne­ra­ble, el más vie­jo, el más len­to o el que es­tá he­ri­do o co­jo!

Pe­ro hay otra co­sa más que pue­des ins­pec­cio­nar: ¿tu ca­ba­llo tie­ne pe­los blan­cos en la cruz o en el dor­so? Si es así, esos han si­do, en al­gún mo­men­to, pun­tos de pre­sión de una si­lla mal ajus­ta­da.

Otra le­sión atri­bui­ble al puen­te de la si­lla de­ma­sia­do pe­que­ño, que ha­ce que la mus­cu­la­tu­ra dis­mi­nu­ya en la zo­na (prin­ci­pal­men­te en la cruz y en el tra­pe­cio), es una atro­fia mus­cu­lar. En el ca­so de una atro­fia mus­cu­lar es muy com­pli­ca­do en­con­trar una si­lla que se ajus­te bien sin ha­cer­le más da­ño al ca­ba­llo, ya que el car­tí­la­go que es­tá al fi­nal de la es­cá­pu­la se va des­gas­tan­do, lo que pue­de cau­sar­le una in­ca­pa­ci­dad irre­ver­si­ble.

Ese, su­pon­go, era el mo­men­to en que me di­je­ron a mí: “Ya no

pue­des mon­tar a tu ca­ba­llo”. Si me hu­bie­ra da­do cuen­ta an­tes, me­jor di­cho, si al­guien me hu­bie­ra ex­pli­ca­do que hay si­llas que tie­nen la par­te ba­je­ra -los bas­tes­que ofre­cen apo­yo, es­pe­cial­men­te pa­ra esos ca­sos, po­si­ble­men­te po­dría ha­ber evi­ta­do lo peor. Se su­po­ne que el hom­bro no te­nía su­fi­cien­te es­pa­cio pa­ra mo­ver­se li­bre­men­te de­ba­jo de la si­lla y con ca­da pa­so cho­ca­ba con ella, de una a dos ho­ras ca­da día y con un pe­so adi­cio­nal en­tre 70 y 80 ki­los, du­ran­te 10 años… Aun­que no se pue­de ver que el car­tí­la­go se es­tá des­gas­tan­do, sí se ve si el ca­ba­llo es­tá co­men­zan­do a te­ner una atro­fia mus­cu­lar.

Sis­te­ma EQUIs­can

Vol­va­mos a la his­to­ria. Co­mo os co­men­té, en Su­dá­fri­ca co­no­cí esa fi­gu­ra del “sadd­le fit­ter”, y al vol­ver a Es­pa­ña de­ci­dí que cuan­do tu­vie­ra de nue­vo un ca­ba­llo com­pra­ría la si­lla a me­di­da. Em­pe­cé a bus­car un sadd­le fit­ter en el área de Va­len­cia. Bus­qué y bus­qué, pe­ro nin­guno de mis con­tac­tos del mun­do hí­pi­co me po­día ayu­dar a en­con­trar a uno, ni si­quie­ra la pro­pia Fe­de­ra­ción Hí­pi­ca.

Mien­tras tan­to ave­ri­güé que sí exis­ten si­llas he­chas a me­di­da y un sis­te­ma con el cual se pue­de me­dir el dor­so del ca­ba­llo, sea pa­ra ave­ri­guar el ajus­te de la si­lla ac­tual o pa­ra en­car­gar una si­lla nue­va a me­di­da de tu ca­ba­llo. El sis­te­ma se lla­ma EQUIs­can y po­déis ver un in­tere­san­te ví­deo en YouTu­be. Aho­ra sa­bía que que­ría una si­lla a me­di­da. Pe­ro ¿quién me di­ce cuál es la me­di­da ade­cua­da y/o quién vie­ne a me­dir el dor­so de mi ca­ba­llo?

En­ton­ces se me abrió un mun­do nue­vo al co­no­cer a Ma­rio Soriano, ve­te­ri­na­rio y qui­ro­prác­ti­co equino con un im­pre­sio­nan­te cu­rrícu­lo y con un gran co­no­ci­mien­to de la bio­me­cá­ni­ca equi­na y en es­pe­cial, los dor­sos de los ca­ba­llos. Via­ja por to­da Eu­ro­pa dan­do cla­ses y se­mi­na­rios a ve­te­ri­na­rios y tra­ta ca­ba­llos de com­pe­ti­ción de al­to ni­vel (www.qu­rioe­quus.com).

Vien­do que los dos va­mos en la mis­ma di­rec­ción, in­ten­tan­do evi­tar pro­ble­mas del dor­so de los ca­ba­llos por una si­lla mal ajus­ta­da (o por otros pro­ble­mas), de­ci­di­mos ofre­cer char­las/se­mi­na­rios a los pro­pie­ta­rios de ca­ba­llos, pa­ra que en­ten­die­ran la uti­li­dad de usar una si­lla apro­pia­da. En 2018 ya he­mos or­ga­ni­za­do va­rios en­cuen­tros, en los cua­les se dan no­cio­nes, teó­ri­cas y prác­ti­cas, so­bre có­mo de­tec­tar po­si­bles pun­tos de do­lor en el dor­so del ca­ba­llo. Tam­bién se en

se­ñan for­mas de en­tre­na­mien­to y có­mo ave­ri­guar la me­jo­ra de la mus­cu­la­tu­ra uno mis­mo con unos pun­tos de com­pro­ba­ción.

Co­mo ya me ade­lan­tó Ma­rio, real­men­te en­tre el 70% y 80% de las si­llas en Es­pa­ña son inade­cua­das. Y es im­por­tan­te no en­trar en pá­ni­co; no se tra­ta de preo­cu­par­se, sino de ¡ocu­par­se!

Ma­rio me dio una bue­na de

fi­ni­ción so­bre el te­ma: “La si­lla de mon­tar es un ele­men­to fun­da­men­tal en nues­tra re­la­ción equi­ta­cio­nal con el ca­ba­llo. Es un ele­men­to que per­mi­te dis­tri­buir nues­tro pe­so cor­po­ral en una ma­yor su­per­fi­cie que las de nues­tras ca­de­ras y con ello, con­se­gui­mos que los pun­tos de pre­sión sean mí­ni­mos y muy bien dis­tri­bui­dos en el dor­so del ca­ba­llo. És­ta es la ver­da­de­ra fun­ción de una mon­tu­ra; una fun­ción que ha de desa­rro­llar­se ade­más en per­fec­ta ar

mo­nía con el mo­vi­mien­to del ca­ba­llo y ac­tuan­do co­mo un en­gra­na­je que co­nec­te per­fec­ta­men­te a ji­ne­te y ca­ba­llo. Es un ele­men­to de pro­tec­ción pe­ro de ti­po di­ná­mi­co, es de­cir, que de­be adap­tar­se al ca­ba­llo en mo­vi­mien­to y a nues­tra bio­me­cá­ni­ca pél­vi­ca, con­si­guien­do el sum­mum de to­do es­to: que dos bio­me­cá­ni­cas com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes, la de un bípe­do (no­so­tros) y la de un cua­drúpe­do (nues­tro ca­ba­llo) no so­la­men­te no se mo­les­ten, sino que se ayu­den y coope­ren en un mo­vi­mien­to con­jun­to, ar­mo­nio­so y con­for­ta­ble pa­ra am­bas par­tes”. En vis­ta de to­do ello, de­be­mos te­ner en cuen­ta que hay si­llas a me­di­da y que el EQUIs­can ya es­tá en Es­pa­ña.

Evo­lu­ción y cam­bios

¿ Pe­ro qué pa­sa, si el ca­ba­llo cam­bia, que es lo que ocu­rre ha­bi­tual­men­te? Ma­rio nos da una ex­pli­ca­ción fá­cil de com­pren­der: “Cuan­do en­ten­de­mos es­te prin­ci­pio bá­si­co del por­qué de las mon­tu­ras no po­de­mos sino ma­ra­vi­llar­nos de es­te ar­ti­lu­gio a me­nu­do re­le­ga­do al ol­vi­do. Lo si­guien­te que vie­ne a par­tir de es­ta re­fle­xión es com­pren­der que el ver­da­de­ro desafío en es­te cam­po es que la mon­tu­ra se adap­te siem­pre lo me­jor po­si­ble al ca­ba­llo y no só­lo en un de­ter­mi­na­do mo­men­to. Pa­ra ello te­ne­mos que traer a nues­tra ca­be­za una idea que he ido ci­tan­do en mu­chos artículos y es que el dor­so de nues­tro ca­ba­llo es­tá en cons­tan­te evo­lu­ción y cam­bio. Los que nos de­di­ca­mos a es­te mun­do ve­mos có­mo los dor­sos de ve­rano po­co se pa­re­cen al del mis­mo ca­ba­llo en in­vierno y có­mo, con­for­me se va ha­cien­do más ma­yor, su dor­so evo­lu­cio­na y cam­bia, tam­bién de acuer­do a la ali­men­ta­ción y el ti­po de tra­ba­jo y vi­da que le da­mos. Por ello, una si­lla pue­de es­tar muy bien ajus­ta­da cuan­do tu ca­ba­llo tie­ne 6 años, pe­ro muy mal cuan­do tie­ne 10 ¡y es la mis­ma si­lla! El ejem­plo equi­va­len­te se­ría el de aquel tra­je que me com­pra­ron mis pa­dres pa­ra la pri­me­ra co­mu­nión con 11 años; por muy buen tra­je que fue­se, di­fí­cil usar­lo hoy con ca­si 40, ¿ver­dad? Pues es­to mis­mo, que to­dos en­ten­de­mos con es­te ejem­plo ton­to, po­cos tras­la­dan, sin em­bar­go, al ca­so de su mon­tu­ra, que hay que re­vi­sar y ajus­tar al me­nos una vez al año con la re­vi­sión qui­ro­prác­ti­ca. A ve­ces con pe­que­ñas adap­ta­cio­nes con­se­gui­mos pro­lon­gar la vi­da útil de un bien ca­ro y que que­re­mos que nos du­re cuan­to más me­jor”.

Pa­ra una per­so­na que com­pi­te con su ca­ba­llo es in­tere­san­te ver cons­tan­te­men­te có­mo cam­bia, así ave­ri­gua­re­mos si la si­lla ne­ce­si­ta apo­yo o me­jo­ra y dón­de. Mu­chas ve­ces só­lo te das cuen­ta de que tu ca­ba­llo ha per­di­do pe­so si de re­pen­te le ves las cos­ti­llas, sea por fal­ta de en­tre­na­mien­to, es­tar pa­ra­do por una le­sión (o por una del ji­ne­te), ali­men­ta­ción inade­cua­da, pa­rá­si­tos, et­cé­te­ra. El ca­ba­llo pier­de 60 ó 100 ki­los y no­so­tros vol­ve­mos a po­ner la mis­ma si­lla en­ci­ma.

El “re­cur­so” del sal­va­cru­ces

“Yo no le ha­go da­ño a mi ca­ba­llo, por­que le es­toy po­nien­do un sal­va­cru­ces muy bueno, bo­ni­to y ca­ro”. Es al­go que oí­mos con fre­cuen­cia. Po­ner un sal­va­cru­ces o “pad” es otra cues­tión que de­ja a la gen­te con un in­te­rro­gan­te en la ca­ra (tam­bién a mí, so­bre to­do des­pués de ha­ber­me gas­ta­do tan­to di­ne­ro en to­do ti­po de sal­va­cru­ces con o sin si­li­co­na, bo­rre­go na­tu­ral y otros, re­co­men­da­dos por ami­gos/ve­te­ri­na­rios/ ins­truc­to­res, et­cé­te­ra). Ob­via­men­te los pads ayu­dan, pe­ro si tie­nes una si­lla co­rrec­ta­men­te ajus­ta­da al ca­ba­llo, lo su­yo es uti­li­zar un su­da­de­ro de al­go­dón (o fiel­tro), que ab­sor­be el su­dor, de­ja pa­sar la hu­me­dad y pro­te­ge la si­lla del su­dor del ca­ba­llo. Po­nien­do un pad gordo y her­mo­so de­ba­jo de la si­lla pue­de in­clu­so em­peo­rar el ajus­te. Y so­bre to­do, lo que ha­ce en ca­si to­dos los ca­sos es dis­mi­nuir el es­pa­cio en­tre el puen­te de la cruz, que ha­ce que aprie­te aún más. Es co­mo po­ner­te un cal­ce­tín gordo pa­ra in­ten­tar que los za­pa­tos que te vie­nen pe­que­ños no te due­lan.

No obs­tan­te, hay al­gu­nos pads de co­rrec­ción (por ejem­plo de la mar­ca Kief­fer, a tra­vés de www. bie­nes­tar­ca­ba­llos.com), que pue

des usar tem­po­ral­men­te pa­ra el ca­so de que tu ca­ba­llo haya per­di­do pe­so o mus­cu­la­tu­ra, o am­bos; la si­lla no ajus­ta en es­tos mo­men­tos, pe­ro sa­bes que el ca­ba­llo vol­ve­rá a re­cu­pe­rar­se. Esos pads de co­rrec­ción pue­den adap­tar­se con el re­lleno (más re­lleno de­lan­te, en me­dio, de­trás o si ne­ce­si­tas que to­da la si­lla se ele­ve o que haya más pro­tec­ción). Se pue­de ver en YouTu­be el ví­deo des­crip­ti­vo co­rrec­tion pad Kief­fer

Hay mu­chas so­lu­cio­nes pa­ra ayu­dar a tu ca­ba­llo: Pue­des ajus­tar tu si­lla ac­tual (si ello es po­si­ble), cam­bian­do la me­di­da y/o el án­gu­lo del puen­te de la cruz, re­lle­nar­la o cam­biar el re­lleno de la­na. Es im­por­tan­te me­dir el ca­ba­llo co­rrec­ta­men­te, y co­mo que na­die tie­ne vi­sión de ra­yos X, con el EQUIs­can sí se pue­de.

To­do es­to me im­pac­tó y me in­tere­só tan­to que mi ma­ri­do y yo hi­ci­mos la for­ma­ción de “me­di­dor/ a de dor­sos con EQUIs­can”, com­pra­mos el sis­te­ma y fui­mos a Ale­ma­nia don­de vi­si­ta­mos a los di­fe­ren­tes fa­bri­can­tes de si­llas a me­di­da (de los que aho­ra so­mos dis­tri­bui­do­res pa­ra Es­pa­ña), pa­ra apren­der a ajus­tar y/ o cam­biar una si­lla y po­der ofre­cer un ser­vi­cio al clien­te co­mo es de­bi­do, con po­si­bi­li­dad de me­di­cio­nes y ser­vi­cios en to­da Es­pa­ña.

Aho­ra ya pue­do de­cir, “gra­cias ca­ri­ño por ha­ber en­ten­di­do que esos za­pa­tos no me sir­ven y por ha­ber­me lle­va­do con­ti­go a una za­pa­te­ría pa­ra po­der pro­bar otros. ¡Aho­ra sí, me van per­fec­ta­men­te, son bonitos y en­ci­ma más eco­nó­mi­cos de lo que pen­sá­ba­mos!”

72

1 1. Nues­tra si­lla de­be ser ajus­ta­da y so­me­ti­da a una re­vi­sión qui­ro­prác­ti­ca al me­nos una vez al año.

2. A-B ¿For­za­rías pa­ra cal­zar unos za­pa­tos que no te en­tran o uti­li­za­rías unos cal­ce­ti­nes gor­dos pa­ra mi­ti­gar el da­ño que te ha­cen? 2a2b 73

1. A dia­rio uti­li­za­mos si­llas vie­jas, que he­mos em­plea­do con dis­tin­tos ca­ba­llos, a lo me­jor du­ran­te más de dos dé­ca­das. 2. Pe­los blan­cos en la cruz o en el dor­so son el ras­tro de pun­tos de pre­sión de una si­lla mal ajus­ta­da. 3 3. Una atro­fia mus­cu­lar es otra le­sión atri­bui­ble al puen­te de la si­lla de­ma­sia­do pe­que­ño, que ha­ce que la mus­cu­la­tu­ra dis­mi­nu­ya en la zo­na. 4. Con una si­lla he­cha a me­di­da, “Match­box” pu­do sal­var su fu­tu­ro.

4 4. Una tien­da de Ale­ma­nia, en la que pue­des lle­var tu ca­ba­llo pa­ra com­prar la si­lla que te ven­den a me­di­da. 9. Ma­rio Soriano, ve­te­ri­na­rio y qui­ro­prác­ti­co equino, en acción. Cuen­ta con un gran co­no­ci­mien­to de la bio­me­cá­ni­ca equi­na. 8. Con el sis­te­ma EQUIs­can se pue­de me­dir el dor­so del ca­ba­llo, pa­ra ave­ri­guar el ajus­te de la si­lla ac­tual o pa­ra en­car­gar una si­lla nue­va a su me­di­da.

1

2

7

6

5

2

4

3

1

1. EQUIs­can ya es­tá en Es­pa­ña. 2. Ma­rio Soriano, ex­pli­can­do có­mo se pue­de ave­ri­guar la me­jo­ra de la mus­cu­la­tu­ra con unos pun­tos de com­pro­ba­ción. 3. Por muy di­ver­sas cir­cuns­tan­cias nues­tro ca­ba­llo pue­de per­der pe­so y sin em­bar­go, se­gui­mos uti­li­zan­do la mis­ma si­lla. 4. Se pue­de ajus­tar la si­lla ac­tual cam­bian­do la me­di­da y/o el án­gu­lo del puen­te de la cruz. 5. Pa­ra ajus­tar la si­lla ac­tual tam­bién se pue­de re­lle­nar­la o cam­biar el re­lleno de la­na. 7

6. La au­to­ra de es­te ar­tícu­lo, Su­san­ne Na­gel, du­ran­te uno de los se­mi­na­rios que im­par­te. 8 7. Con EQUIs­can se pue­de me­dir al ca­ba­llo per­fec­ta­men­te. 8. He­rra­mien­tas que se uti­li­zan pa­ra rea­li­zar cam­bios en la si­lla.

5

6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.