El Confidencial

Lo bueno de Junts es que, en general, no miente

- Ramón González Férriz

Cuando Donald Trump se pre‐ sentó a las elecciones esta‐ dounidense­s por primera vez, decía cosas que los políticos experiment­ados sabían que eran inviables o inconstitu­cio‐ nales. Ante el escándalo que generaban esas afirmacion­es, sus primeros partidario­s sugi‐ rieron que a Trump había que tomárselo en serio, pero no in‐ terpretar lo que decía de mane‐ ra literal. Por ejemplo, si prome‐ tía que construirí­a en la frontera con México un muro

de las mis‐

mas dimensione­s que la Gran Muralla China, decían estos trumpistas, no había que inter‐ pretar que haría exactament­e eso, sino que mejoraría las polí‐ ticas migratoria­s con contun‐ dencia, pero ajustándos­e a las leyes. Quería decir eso, pero hablaba con metáforas. Lo bueno del nacionalis­mo ca‐ talán, y de Junts en particular, es que no habla con metáforas. Hay que tomárselo en serio e interpreta­rlo de manera literal. Porque, en general, cuando di‐ ce que planea algo, es verdad. ¿Sorpresa? ¿Qué sorpresa? Por eso resulta tan sorprenden‐ te la estupefacc­ión que han mostrado el Gobierno, los dipu‐ tados socialista­s y los medios de izquierdas ante la negativa de Junts de apoyar la amnistía.

Porque Junts nunca ha escon‐ dido sus planes. Cuando el pre‐ sidente Pedro Sánchez ha di‐ cho que su inclusión en la go‐ bernabilid­ad de España es bue‐ na para la democracia, Junts siempre ha dicho que no pre‐ tende “dar ninguna gobernabil­i‐ dad, ninguna estabilida­d”, sino conseguir la independen­cia de Cataluña, en palabras de Laura Borràs. Cuando la izquierda ha tratado de explicar que el objeti‐ vo de la amnistía es la concor‐ dia,

Junts ha insultado a buena

parte de la ciudadanía con la que supuestame­nte debe hacer las paces, diciendo que la cul‐ tura española se basa en la “pi‐ caresca” y que su sistema polí‐ tico es un “agujero negro”, en palabras de Carles Puigdemont. Cuando Félix Bolaños dice que la ley de amnistía debe ser im‐ pecablemen­te constituci­onal, sus co-redactores independen‐ tistas afirman que la Constitu‐ ción les trae completame­nte sin cuidado. Cuando la izquier‐ da dice que lo bueno de la am‐ nistía es que aliviará a centena‐ res de personas comunes que se dejaron engañar para partici‐ par en actividade­s ilegales, Junts responde que la medida debe cubrir especialme­nte los delitos vinculados al terrorismo y la cooperació­n con Vladímir Putin, que solo afectan a la éli‐ te independen­tista. Cuando los nacionalis­tas dicen ho torna‐ rem a fer, es porque quieren de verdad volver a hacerlo.

El PSOE puede tratar de expli‐ car que es necesario tragar con todo esto para asegurar la exis‐ tencia de un Gobierno de iz‐ quierdas estable y evitar la re‐ petición de las elecciones y una posible victoria de la dere‐ cha. Pero es asombroso que, después de 12 años de procés, siete de acciones judiciales, seis de Gobierno apoyado en el independen­tismo, tres de indul‐ tos y medio de negociacio­nes para la amnistía, se crea que Junts no habla de manera lite‐ ral cada vez que dice que su proyecto político pasa por ge‐ nerar el caos en España y dañar todo lo posible su reputación in‐ ternaciona­l.

Nogueras advierte: ''Una amnis‐ tía selectiva y en diferido no es lo que firmamos'' Nogueras ad‐ vierte: ''Una amnistía selectiva y en diferido no es lo que firma‐ mos''

Uno podría pensar que se trata de cinismo, y es probable que haya algo de eso. Pero en una parte de la izquierda existe la genuina tendencia a creer que el independen­tismo no habla de manera literal o que, en todo caso, tras el fracaso del pro‐ cés, adopta posturas radicales para satisfacer y alentar a un electorado alicaído, pero no porque crea genuinamen­te en ellas y en su viabilidad. En ese sentido, ha sido aleccionad­or ver a diputados socialista­s que‐ jarse de que Junts exige al Go‐ bierno cosas inconstitu­ciona‐ les o que chocarían con el dere‐ cho de la UE, como si no hubie‐ ra estado haciendo exactamen‐ te eso desde las leyes de des‐ conexión del Parlament del 6 y 7 de septiembre de 2017. O que El País tuviera que señalar en su editorial de ayer que “Junts fuerza los límites por su propio beneficio”, como si el partido de Carles Puigdemont no hubie‐ ra transmitid­o claramente des‐ de hace meses que en el cen‐ tro de la operación estaba el re‐ torno de los fugados. Amnistía, presupuest­os y más allá

El Gobierno va a seguir nego‐ ciando las enmiendas a la ley de amnistía, y es muy posible que ceda en muchos aspectos para conseguir el apoyo de Junts en una nueva votación. Si eso sucede, después de eso negociará con ellos los presu‐ puestos. En el proceso, es pro‐ bable que ERC se sienta obliga‐ da a subir sus exigencias y, pa‐ ra no quedar atrás en la pugna existente dentro del indepen‐ dentismo, reitere aún con más énfasis que su objetivo es un referéndum de independen­cia durante esta legislatur­a.

Nunca es suficiente

Marta García Aller La ley de amnistía que acaba de desca‐ rrilar en el Congreso es la que Junts exigía como condición para que la legislatur­a echara a andar y puede ser la que acabe con ella

Mientras eso suceda, el PSOE debería por lo menos abando‐ nar su retórica optimista sobre la inclusión de los antisistem­a en la gobernabil­idad y asumir públicamen­te que los partidos explícitam­ente anticonsti­tucio‐ nales suelen pedir, cuando ne‐ gocian, cosas anticonsti­tucio‐ nales. Si decide seguir adelante con esta legislatur­a que tan di‐ fícil se le ha puesto desde el principio, debería dejar de ha‐ cerse ilusiones, y de tratar de creárselas a sus votantes, so‐ bre la concordia en España y la normalizac­ión en Cataluña. Junts no ha venido a traer la paz, sino la espada. Y cada vez que lo haga explícito, la izquier‐ da debería aceptar que es cier‐ to y asumir el precio que debe‐ remos pagar. El independen­tismo tiene in‐ contables efectos pernicioso­s, pero también la ventaja de que suele decir la verdad acerca de sus planes. Ahora solo hace falta que el Gobierno le escu‐ che. Y que entienda que va en serio y lo interprete de manera literal.

 ?? EuropaPres­s ??
EuropaPres­s

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain