El Confidencial

El peso en oro de la diáspora gallega: 500.000 votos que pueden romper la balanza

- Ana Belén Ramos

Hablar de Galicia en términos electorale­s obliga a mirar más allá de sus fronteras. De los 2,7 millones de electores llamados a las urnas el próximo 18 de fe‐ brero, casi medio millón — 476.514 personas, según los datos actualizad­os del INE— re‐ side en el extranjero de forma permanente o temporal. Supo‐ ne nada menos que casi el 18% del censo electoral. Se trata de un pastel demasiado jugoso como para que los partidos quieran dejar su destino al azar. No hay ninguna comunidad au‐ tónoma que iguale el récord de emigrantes gallegos. La campaña electoral arranca esta medianoche con la prime‐ ra polémica relacionad­a con el voto exterior. La Junta Electoral ordenó ayer al PP que retire de sus redes sociales una publica‐ ción en la que animaba a los gallegos emigrantes a votar. Su movilizaci­ón será "crucial" para el resultado del 18 de febrero, era el mensaje. Hace cuatro años, el voto CERA decantó el último escaño en favor del PP. Feijóo sumó 42 escaños, su re‐ sultado récord.

El candidato popular, Alfonso Rueda, lleva meses sembrando el terreno con media docena de visitas al exterior (Argentina, Uruguay, Venezuela, México, Panamá y Suiza) en los veinte meses que lleva al frente de la Xunta. Aunque la izquierda tam‐ bién juega y aspira a romper desde fuera la balanza en una campaña que arranca con una ventaja del Partido Popular más ajustada de la prevista. La estadístic­a beneficia la op‐ ción conservado­ra. El PP se ha impuesto históricam­ente en el voto emigrante en Galicia. Lo hizo también en las elecciones generales del 23-J, en las que se eliminó las trabas burocráti‐ cas del voto rogado. Feijóo ga‐ nó en las cuatro provincias ga‐ llegas y logró algo más de 13.000 votos de residentes en el extranjero, casi el doble que el PSOE. Pero la izquierda pue‐ de aferrarse a un precedente. En 2009, el PSdeG se impuso al PP en el voto CERA con más de 40.000 sufragios. No alteró la mayoría absoluta de los azules en el primer año en que Feijóo aterrizó en la Xunta, pero sí abre una ventana a la esperan‐ za socialista.

Rueda sopesa asistir al debate de RTVE, pero accede a un úni‐ co cara a cara con BNG o PSOE

Ana Belén Ramos El presidente de la Xunta no asegura su asis‐ tencia al ente público, pese a la confirmaci­ón de Besteiro y Pon‐ tón, y valora enviar a un segun‐ do espada. Feijóo dejó el atril vacío en el debate a cuatro du‐ rante la campaña del 23-J La diáspora gallega podrá ejer‐ cer su derecho al voto sin la maraña de la burocracia tras 15 años de voto rogado. Ello facili‐ ta el incremento de una partici‐ pación históricam­ente bajo mí‐ nimos. En 2020, el voto CERA se situó en el 1,2% —unas 5.400 papeletas—, aunque en 2009 participar­on más de 70.000 residentes en el extran‐ jero. Todo apunta a que ahora la participac­ión subirá, como lo hizo el 23-J —pasó del 6,8% en 2019 al 10% en 2023—, pero el alcance es aún una incógnita. El PP anunciará durante la cam‐ paña nuevos incentivos para los emigrantes que regresen a Galicia, que sufre un problema galopante de natalidad. Y saca‐ rá pecho de la cifra de retorna‐ dos en 2022, que se elevó a 8.000 personas. A través de una secretaría general de emi‐ gración, que depende directa‐ mente de Presidenci­a, los po‐ pulares han mantenido su pu‐ blicidad en el exterior con un contacto directo con las comu‐ nidades gallegas repartidas por el mundo, con especial aten‐ ción a Argentina, donde hay 167.000 inscritos para el 18-F. Le siguen, de lejos, Cuba (45.672), Brasil (45.391), Uru‐ guay (37.165) y Suiza (34.114). Destaca la puesta en marcha de programas de becas para jó‐ venes universita­rios o la recien‐ te inversión de 1,3 millones de euros para el desarrollo y fun‐ cionamient­o de las entidades gallegas en el extranjero. Desde el BNG, por su parte, arrojan dudas sobre la supre‐ sión del voto rogado como úni‐ co método "que ofrecía ciertas garantías democrátic­as" para evitar irregulari­dades en el pro‐ ceso electoral. En el equipo de Ana Pontón recuerdan que fue‐ ron precisamen­te los escánda‐ los por fraude en las eleccio‐ nes gallegas lo que empujó ha‐ ce trece años a instaurar el vo‐ to rogado, por lo que se mues‐ tran críticos a su supresión.

Sánchez promete "templanza" y lanza a Besteiro: "Con un socia‐ lista, Galicia no Rueda, Galicia vuela"

Lorena Bustabad. Lugo. El pre‐ sidente lanza un mensaje al candidato popular, que celebra‐ ba un mitin a escasa distancia de los socialista­s

La candidata del Bloque ha visi‐ tado en los últimos años varios países de Sudamérica, pero las fuentes consultada­s apuntan a que la del voto exterior es una batalla perdida en favor del PP, con un potente patrocinio gra‐ cias al control de la Xunta. Sí admiten que, con el fin de las trabas burocrátic­as, el impacto del voto exterior puede ser cla‐ ve. "Esta vez sí tiene una gran capacidad de condiciona­r el re‐ sultado".

Fuentes del PSdeG apuntan que su candidato, José Ramón Gómez Besteiro, trabaja tam‐ bién en un plan sobre la volumi‐ nosa diáspora gallega, y no se descarta la visita de algún re‐ presentant­e de los socialista­s gallegos a Argentina.

A Coruña y Pontevedra son las dos provincias con más emi‐ grantes llamados a votar el 18F

A Coruña y Pontevedra, las dos provincias más pobladas de Galicia, cuentan también con el mayor número de residentes en el extranjero llamados a las ur‐ nas, con 164.842 y 138.182 ins‐ critos, respectiva­mente. Las si‐ gue Ourense, con 103.832 posi‐ bles votantes, mientras que Lu‐ go se sitúa en la última posi‐ ción, con 69.658, según los da‐ tos del INE. Este reparto, como explica el politólogo Pablo Si‐ món, provoca que las dos gran‐ des capitales sean las que pue‐ den tener más peso en el voto exterior y puedan llegar a mover escaños. No obstante, el siste‐ ma electoral gallego beneficia a las provincias interiores (Lugo y Ourense) que, con menor po‐ blación, eligen a 28 de los 75 diputados, el 37% del Parla‐ mento.

Si tomamos como referencia el comportami­ento del voto galle‐ go en el exterior durante las últi‐ mas elecciones generales, Pontevedra se situó también a la cabeza en participac­ión, se‐ guida por A Coruña, Ourense y Lugo, lo que demuestra la pre‐ eminencia del voto emigrante en las provincias más pobla‐ das. Pontevedra fue también si‐ nónimo de alegría para Alberto Núñez Feijóo en las autonómi‐ cas gallegas de 2020, ya que fue la circunscri­pción en la que logró el último escaño en liza tras el recuento del voto exte‐ rior. El margen es apretado y cualquier voto que llegue, des‐ de dentro o fuera de la geogra‐ fía gallega, será decisivo.

 ?? EFE ??
EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain