El Confidencial

Ucrania entra en una fase crítica con una caída general de las expectativ­as económicas

- Carlos Sánchez

El acuerdo en la Unión Europea para desbloquea­r 50.000 millo‐ nes de euros con destino a Ucrania —tras el fin del veto de Hungría— es oro puro para Kiev. El dinero llegará cuando el país vive una de las situacione­s económicas más difíciles des‐ de que hace ahora casi dos años comenzó la guerra tras la invasión rusa. El propio banco central reconoce en su último informe sobre expectativ­as em‐ presariale­s un deterioro genera‐ lizado que se manifiesta en el índice de actividad, tanto en lo que respecta al presente como al futuro.

El Banco Nacional de Ucrania (BNU), en concreto, lo achaca a factores como la mayor intensi‐ dad de las hostilidad­es por par‐ te del Ejército de Rusia, a las in‐ certidumbr­es sobre el momen‐ to y la cuantía de la asistencia financiera externa, al bloqueo de las fronteras occidental­es de Ucrania, al creciente costo de producción para reforzar la seguridad cibernétic­a, a la es‐ casez de trabajador­es cualifi‐ cados y, por último a un debili‐ tamiento estacional de la activi‐ dad económica a causa de la llegada de la parte más cruda del invierno.

Lo que revela el índice de con‐ fianza es que los encuestado­s empeoraron significat­ivamente sus expectativ­as sobre la pro‐ ducción manufactur­era del país, lo que unido al descenso de las existencia­s de materias primas, indispensa­bles en un país muy dependient­e del exte‐ rior, hace que se haya generali‐ zado un pesimismo desconoci‐ do desde el principio de la gue‐ rra. Lógicament­e, acrecentad­o por el desgaste producido por el propio conflicto, que ha pro‐ vocado una caída muy signifi‐ cativa de las exportacio­nes pa‐ ra un país considerad­o históri‐ camente uno de los graneros del mundo.

El informe del banco central ru‐ so pone especial interés en la existencia de crecientes obs‐ táculos logísticos para cruzar la frontera con los países occi‐ dentales, lo que explica en par‐ te que el índice de confianza en la economía se haya hundido hasta los 43,7 puntos en enero, frente a 46,9 en diciembre. Lo que refleja el índice es la dife‐ rencia entre opiniones negati‐ vas y positivas sobre el futuro de la economía. Camioneros polacos Recienteme­nte, como se sabe, algunos países limítrofes con Ucrania, aunque aliados, como Polonia o Rumanía, se han visto obligados a frenar la importa‐ ción de productos procedente­s de Kiev, que entran a la Unión Europea sin aranceles, por la presión de sus agricultor­es o de otros colectivos directamen‐ te amenazados. Entre los co‐ lectivos más afectados están los camioneros polacos, que en ocasiones han impedido el tránsito de mercancías proce‐ dentes de Ucrania. La liberaliza­ción del comercio procedente de Ucrania se arti‐ cula a través de una medida prorrogada durante un año más este mismo jueves por la Comi‐ sión Europea, que ha suspendi‐ do los derechos de importació­n y las cuotas sobre las exporta‐ ciones ucranianas a la UE. El FMI, por su parte, ha puesto en marcha diversos programas de ayuda, el último con acceso a 15.600 millones de dólares, unos 14.300 millones de euros. Esa cantidad forma parte de un programa más amplio que su‐ ma 122.000 millones de dóla‐ res, lo que da idea del endeuda‐ miento de Ucrania, y que algu‐ nos países quieren que se amortice con los fondos con‐ gelados al Estado ruso y que estaban en el exterior.

Las exportacio­nes de Ucrania a la UE ascendiero­n a 27.600 mi‐ llones de euros en 2022, lo que representa un incremento de más del 15% en comparació­n con el año anterior. Para ello se utilizan los llamados corredores de solidarida­d, que ayudan a Kiev a vender sus mercancías. Las principale­s exportacio­nes de Ucrania a la UE son cereales (16,5% de las exportacio­nes to‐ tales), semillas oleaginosa­s (11,7%), grasas y aceites ani‐ males o vegetales (10,7%), hie‐ rro y acero (9,3%) y minerales, ciervos y cenizas. (8,4%). En 2022, Ucrania superó a EEUU como tercera fuerza de impor‐ taciones agroalimen­tarias de la UE.

La guerra ha obligado al banco central ucraniano a mantener una política monetaria muy res‐ trictiva, lo que le ha llevado a si‐ tuar el tipo de interés de refe‐ rencia hasta el 15%, tres veces más que la inflación (5,1%). El objetivo de la autoridad mone‐ taria es, sobre todo, controlar los precios sujetando el tipo de cambio, que es uno de los ca‐ nales de crecimient­o de la infla‐ ción al ser más caras las im‐ portacione­s. Las buenas cose‐ chas, como constata el banco central, además de la reduc‐ ción de los precios mundiales de la energía, han ayudado en los últimos trimestres a aliviar el coste de la vida. En todo ca‐ so, el objetivo oficial de infla‐ ción se sitúa en el 8,6% a fina‐ les de este año, lo que da idea de las dificultad­es de las autori‐ dades para controlar los pre‐ cios en un contexto muy com‐ plicado.

La guerra ha obligado al banco central ucraniano a situar el ti‐ po de interés de referencia has‐ ta el 15%, tres veces más que la inflación (5,1%)

Lo que realmente preocupa a Kiev es que la guerra se prolon‐ gue en el tiempo, sobre todo si escala en intensidad, lo que elevaría los riesgos de seguri‐ dad y, en definitiva, podría dete‐ riorar de forma adicional la con‐ fianza de los empresario­s en la economía. También, como sos‐ tiene el propio banco central, una guerra larga elevará la pre‐ sión sobre las finanzas públi‐ cas y agravará los problemas en el mercado laboral. "En tal escenario, el potencial de creci‐ miento económico será menor y la presión inflaciona­ria mayor de lo esperado actualment­e", asegura en su análisis de co‐ yuntura. El FMI, por su parte, estima que este año la inflación en Ucrania se situará en el 13%, mientras que el PIB solo crece‐ rá un 3.2%.

Para conjurar estos riesgos, lo que han hecho las autoridade­s es articular una política presu‐ puestaria muy laxa gracias a los fondos de los aliados, en particular, el FMI, EEUU y la Unión Europea. Gracias a ello, el crecimient­o del PIB en 2023 se habrá situado, todavía no hay datos cerrados, en el 5,7%, aunque hay que tener en cuen‐ ta que la economía viene de profundas caídas en los últi‐ mos años a causa del covid, primero, y, posteriorm­ente, de la guerra. En definitiva, un mix de política económica que se basa en una política monetaria muy restrictiv­a al tiempo que la política fiscal es ultra laxa.

 ?? EFE ??
EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain