El Confidencial

Atesh, el grupo de espías más letal de Crimea: así se preparan los ataques tras las líneas enemigas

- Óscar Hernández El 25 de septiembre de 2023,

tres misiles de crucero Storm Shadow impactaron en el cuar‐ tel general de la Flota rusa del mar Negro, en Crimea. Dos días antes, la Inteligenc­ia ucraniana recibió un mensaje parecido a este: "Nuestro compañero ha averiguado la hora exacta de la reunión entre dos oficiales de alto rango en Sebastopol". La operación estaba lista. Nueve personas murieron en el ataque contra uno de los centros mili‐ tares más importante­s de Ru‐ sia.

Ucrania no actúa a ciegas cuando dispara tras las líneas del frente ruso. Una tupida red de colaborado­res, partisanos y simples civiles ucranianos que se quedaron en los territorio­s ocupados por Rusia teje con notas de voz, fotografía­s des‐ enfocadas, sobornos, chivata‐ zos y precisas coordenada­s, los hilos que guían los ataques del Ejército de Kiev. Uno de los grupos más organizado­s es Atesh.

"Si no lo hacemos nosotros, na‐ die lo hará", dice Dzhokhar (nombre en clave), miembro del grupo y que, asegura, participó en la operación del 25 de sep‐ tiembre —como enlace de coor‐ dinación— y otras tantas reco‐ pilando informació­n para el Ser‐ vicio de Seguridad de Ucrania.

Una imagen de satélite muestra

humo saliendo de un cuartel general de la Armada rusa en el mar Negro tras un ataque con misiles. (Reuters / Planet Labs) Los tentáculos de Atesh llega‐ rían más lejos de lo que Rusia está dispuesta a aceptar. Des‐ de los territorio­s ocupados des‐ de el inicio de la invasión a gran escala a la propia Crimea, ane‐ xionada ilegalment­e hace diez años y donde se estarían cen‐ trando las labores principale­s del espionaje de Atesh. Todo esto, pese a la persecució­n y cribado de partidario­s de Kiev en las zonas ocupadas, o la de‐ portación forzosa y cambio de‐ mográfico de Crimea perpetra‐ do en la última década. "Sin ex‐ cepción, todos los grupos que perpetraro­n ataques terrorista­s en Crimea han sido detenidos. En Crimea no les espera nada más que la prisión o la muerte", aseguró Sergei Aksyonov, jefe de gobierno de la República de Crimea, en una entrevista con la radiotelev­isión Vesti Crimea. "¡Olvídate de lo que dicen! ¡Ni si‐ quiera quiero comentar sobre payasos! Todo es mentira de principio a fin".

El comentario de Aksyonov deja entrever dos realidades: que las acciones de Atesh ya han dado sus frutos y que con ellas ha llegado el miedo. Las fuerzas de ocupación no pueden estar seguras en territorio­s que creían asegurados de la mano de Kiev gracias a esos ojos tras los muros de la contrainte­ligen‐ cia rusa.

"En total, somos alrededor de 1.800 miembros en activo dis‐ tribuidos por todos los territo‐ rios ocupados y, también, den‐ tro de Rusia"

"En total, somos alrededor de 1.800 miembros en activo dis‐ tribuidos por todos los territo‐ rios ocupados y, también, den‐ tro de Rusia. [Hay militares] y también civiles. Todos tene‐ mos un mismo objetivo: soca‐ var los esfuerzos rusos", des‐ cribe Dzhokhar en conversa‐ ción telefónica con El Confiden‐ cial a través de Signal y con tra‐ ductor. Dzhokhar ya no está en Crimea: hace un año abandonó la que fue su casa, pero sigue trabajando como enlace entre esas personas en los territorio­s ocupados y los servicios de se‐ guridad ucranianos, tejiendo la red Atesh. "Entre nuestras filas,

 ?? ?? Externa
Externa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain