El Confidencial

Otro volcán entra en erupción (y el Gobierno instalado en el movimiento aparente)

- Jaime Pérez-Llombet

La ilusión de movimiento apa‐ rente, trasladada a la inacción de un gobierno, se traduce en alimentar un espejismo que ha‐ ga creer a la opinión pública que la política se mueve, cuan‐ do lo cierto es que la gestión, marcada por la indolencia, per‐ manece estática. La fórmula ha sido adoptada por los ministe‐ rios formalment­e implicados para ganar tiempo (perdiéndol­o, en realidad), en el objetivo de aparentar avances con una cri‐ sis migratoria que, sin prece‐ dentes, solo está respondién‐ dose con compromiso­s siem‐ pre aplazados y con esa apa‐ riencia de movimiento. La ur‐ gencia que describe el éxodo africano, con cientos de miles esperando el momento de em‐ barcar, es un asunto de Estado que, a raíz de la quietud de Moncloa, está desembocan­do en problema de Estado. La incesante llegada de inmi‐ grantes, que tiene al archipiéla‐ go con las fuerzas menguando, está a las puertas, o tal vez ya las haya cruzado, de sembrar en la sociedad de las Islas una lectura menos amigable del es‐ fuerzo presupuest­ario que reali‐ za el Ejecutivo regional —para atender a los menores que lle‐ gan, entre otras tareas— y, en paralelo, incuba desafecció­n con el resto del país ante la per‐ cepción de que Estado y comu‐ nidades autónomas se han de‐ sentendido de Canarias y, po‐ niéndose de perfil, no están por la labor de echar una mano. Quizá en los ministerio­s cuen‐ ten con buenos conocedore­s del fenómeno phi, y, en la bús‐ queda de disfrazar de respues‐ ta su inacción, estén empleán‐ dose a fondo en la construc‐ ción de una ilusión óptica que permita percibir movimiento continuo por parte de los minis‐ terios implicados, cuando lo cierto es que lo único que real‐ mente está ocurriendo es una sucesión de imágenes, reunio‐ nes, declaracio­nes de intencio‐ nes, futuribles y comisiones in‐ terdeparta­mentales que, estáti‐ cas, salen a la luz con una fre‐ cuencia tan concreta como cre‐ ciente, sin que hasta la fecha ese álbum de fotos o las cons‐ tantes visitas a las Islas se ha‐ yan traducido en hechos con‐ cretos.

Canarias teme que el pacto con Junts permita a Cataluña ne‐ garse a acoger menores

Europa Press El vicepresid­ente insular cuestiona si Cataluña tiene opciones de decir 'no' a que se deriven jóvenes migran‐ tes a las comunidade­s autóno‐ mas tras obtener las compe‐ tencias en Inmigració­n con el pacto Gobierno-Junts

Las soluciones se siguen mo‐ viendo en el mundo de las apa‐ riencias, de lo que se anuncia pero no se materializ­a, como sería, por ejemplo, y especial‐ mente, poner por escrito, por ley, la responsabi­lidad compar‐ tida por las distintas comunida‐ des autónomas respecto a los menores no acompañado­s que Canarias, en soledad y tirando de recursos propios, está ges‐ tionando por humanidad, y no, claro que no, porque le corres‐ ponda competenci­almente. El movimiento aparente exige lle‐ narlo de contenido, generar ma‐ terial para generar esa ilusión óptica a golpe de visitas institu‐ cionales o comisiones partici‐ padas por responsabl­es que, de momento, no han cruzado la línea que separa intenciona­lida‐ des de realidades, de hechos concretos o soluciones ciertas. En este contexto, en ese esce‐ nario del movimiento aparente, que la ministra de Juventud e Infancia proponga añadir 15 mi‐ llones para la atención de los menores migrantes es una se‐ ñal, nítida, de que no han di‐ mensionado la situación o, peor aún, de que conocen la dimen‐ sión pero la niegan anunciando unos recursos que a la comuni‐ dad autónoma le resuelve un mes, solo uno, ocupándose de los 5.500 menores — que Cana‐ rias está atendiendo en sole‐ dad.

Decir, por millonésim­a vez, que se estudiarán los cambios le‐ gislativos oportunos —para es‐ tablecer mecanismos de apoyo a las comunidade­s que están abordando en primera línea la crisis migratoria— dibuja otra señal, otro ejercicio de aparien‐ cia de movimiento que no ter‐ mina de aterrizar para ver la luz como ley. Reiterar, como cada dos o tres semanas, que se tra‐ bajará en el establecim­iento de un reparto vinculante y solidario por todo el territorio de los me‐ nores no acompañado­s, apun‐ tala la idea de que en los minis‐ terios solo conjugan el futuro hipotético, no sin antes acuñar una idea —eso que han dado en llamar solidarida­d vinculante— que se califica, y descalific­a, por sí misma.

Reparto equitativo: Canarias re‐ clama más traslados de meno‐ res migrantes a la península

José L. Jiménez. Las Palmas de Gran Canaria El Ejecutivo re‐ gional lamenta que no se ha cumplido el acuerdo alcanzado en la Conferenci­a de Presiden‐ tes de La Palma. Entonces se cerró el compromiso de aliviar la presión que soportan las is‐ las

La sesión constituti­va de la co‐ misión interminis­terial de Inmi‐ gración parece sumarse a la estrategia del movimiento apa‐ rente cuando, reunida, por fin, no va más allá de sopesar la re‐ forma legal para el reparto de menores o, entre otras conclu‐ siones gaseosas, cuando se habla de intensific­ar contactos con Mauritania (junto con Sene‐ gal, el país donde más inmi‐ grantes esperan para subirse a un cayuco o patera) y de cen‐ trar sus prioridade­s en el repun‐ te migratorio —una obviedad, esto último, igualmente disfra‐ zada de movimiento—. Canarias lleva meses trasladand­o a la Unión Europea y al Estado la ne‐

 ?? EFE ??
EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain