El Confidencial

La Fed quiere bajar tipos: por qué la pugna Biden-Trump está enturbiand­o el plan

- Nick Timiraos

Para el presidente de la Reser‐ va Federal, Jerome Powell, de‐ cidir cuándo recortar los tipos de interés es lo suficiente­men‐ te complicado: hacerlo dema‐ siado pronto podría reavivar la inflación. Demasiado tarde, y el desempleo podría dispararse. Este reto se intensific­a este año, al llevarse a cabo bajo el intenso escrutinio de la política en año electoral. Aliados del ex‐ presidente Donald Trump, el principal candidato republican­o, ya han argumentad­o que el banco central busca ayudar al presidente Biden al señalar que se avecinan recortes. Mientras tanto, algunos demó‐ cratas, tanto dentro como fuera de la Casa Blanca, están preo‐ cupados de que las perspecti‐ vas de reelección del actual presidente se vean amenaza‐ das por un banco central que mantenga los tipos de interés demasiado altos durante dema‐ siado tiempo, después de que tanto la Fed como la Adminis‐ tración juzgaran mal la infla‐ ción.

En una carta del martes, el se‐ nador Sherrod Brown (D., Ohio), presidente del Comité Bancario del Senado y que se presenta a la reelección este otoño, insta a Powell a bajar los tipos de inter‐ és pronto en un esfuerzo por hacer la vivienda más asequi‐ ble. "La política monetaria res‐ trictiva ya no es la herramient­a adecuada para combatir la in‐ flación", escribe. "Haciendo nuestro trabajo" Los funcionari­os de la Fed in‐ sisten en que la política no in‐ fluirá en sus decisiones. "Este año va a ser un año de gran trascenden­cia para la Fed y pa‐ ra la política monetaria, y todos nosotros estamos muy concen‐ trados y enfocados en hacer nuestro trabajo", afirma Powell en una conferenci­a de prensa el miércoles. En diciembre, cuando surgió el tema de la po‐ lítica en año electoral en una rueda de prensa, Powell asegu‐ ró: "En el momento en que em‐ pezamos a pensar en esas co‐ sas, simplement­e no podemos hacerlo".

Esto no ha impedido que analis‐ tas externos conjeturen que las elecciones podrían al menos afectar el momento de un re‐ corte. Y los actores políticos podrían tener interés en interve‐ nir, si solo para recordarle a la Fed, y entre ellos, que está siendo observada.

La Fed mantiene los tipos de in‐ terés en el 5,5% y enfría la pri‐ mera bajada

Marcos Lema La Reserva Fede‐ ral no toca el precio del dinero por cuarta reunión consecutiv­a y elimina la referencia a nuevos endurecimi­entos, pero no acla‐ ra cuándo iniciará el cambio de ciclo

Mientras que las acciones de la Fed siempre pueden alterar los resultados económicos, y por ende, políticos, el potencial se intensific­a este año debido al inusual camino que han segui‐ do la inflación y los tipos de in‐ terés. Cuando la inflación se disparó por primera vez en 2021, poco después de que Bi‐ den asumiera el cargo, la Fed pensó que la inflación pronto disminuirí­a y, por lo tanto, fue lenta en subir los tipos de inter‐ és desde cerca de cero. Cuan‐ do finalmente actuó, lo hizo de manera dramática, subiendo los tipos al ritmo más rápido en cuatro décadas a su nivel más alto en 23 años.

La situación se ha revertido una vez más: la inflación ha dis‐ minuido notablemen­te en los últimos seis meses, un "desa‐ rrollo muy, muy positivo", reco‐ noció Powell el miércoles. "Es probable que continúe bajando", añade.

Influyendo en la economía el día de las elecciones

Así que, mientras la Fed mantu‐ vo sin cambios sus tipos para los fondos federales de refe‐ rencia el miércoles en un rango entre el 5,25% y el 5,5%, es casi seguro que los recortará por pri‐ mera vez en mucho tiempo, so‐ lo para evitar que los tipos reales, ajustados por inflación, aumenten.

Cuándo y cuánto recorte podría afectar el estado del mercado laboral, la inflación y la confian‐ za del consumidor en el día de las elecciones. "Estas eleccio‐ nes van a ser un callejón sin salida para Powell. La política va a ser increíblem­ente tóxica", asegura Mark Spindel, director de inversione­s en Potomac Ri‐ ver Capital. "No importa lo que haga Powell, Trump lo atacará. Si la Fed recorta los tipos, dirá que lo está haciendo para ayu‐ dar a Biden".

"No importa lo que haga Powell, Trump lo atacará. Si la Fed re‐ corta los tipos, dirá que lo está haciendo para ayudar a Biden" A partir de la década de 1990, los presidente­s evitaron quejar‐ se públicamen­te de la Fed. Los asesores del presidente Bill

Clinton concluyero­n que enfati‐ zar la independen­cia de la Fed del poder ejecutivo sería bueno para la economía y, a su vez, para la Administra­ción. Trump rompió con esa tradi‐ ción. Nombró a Powell, un repu‐ blicano, y mientras la guerra co‐ mercial de Trump desestabil­i‐ zaba los mercados, criticó constantem­ente al presidente de la Fed y pidió tipos más ba‐ jos. Powell lideró a sus colegas para recortar los tipos tres ve‐ ces en 2019, revirtiend­o la ma‐ yoría de los aumentos que ha‐ bía realizado en 2018, después de que los funcionari­os conclu‐ yeran que la inflación no era tan grande amenaza como temían. Biden ha evitado en su mayoría discutir la política de la Fed, vol‐ viendo a la tradición previa a Trump. Como la mayoría de los presidente­s, su principal in‐ fluencia en la Fed ha sido a tra‐ vés de nombramien­tos. Ade‐ más de reelegir a Powell, Biden ha nombrado a varios de los miembros de la junta de la Fed. Precedente­s en años electora‐ les

No es inusual que la Fed cam‐ bie los tipos de interés en años electorale­s. El banco central comenzó a subir los tipos des‐ de niveles históricam­ente bajos en 2004, cuando el presidente George W. Bush buscaba la re‐ elección, y desató una campa‐ ña de estímulo de compra de bonos mientras el presidente Barack Obama estaba en su búsqueda de reelección en 2012. En 2020, redujo los tipos y reinició la compra de bonos cuando estalló la pandemia de covid-19.

Varios exfunciona­rios de la Fed discuten enérgicame­nte la su‐ gerencia de que la política in‐ fluiría en cuándo o qué tan rápi‐ do el banco central baja los ti‐ pos de interés este año. "Puedo decirles directamen­te, eso no influye en las discusione­s", afir‐ ma Esther George, quien fue presidenta de la Fed de Kansas City desde 2011 hasta 2023. "El comité ya tiene en mente que las apuestas son altas para lo‐ grar un aterrizaje suave y redu‐ cir la inflación".

El dilema de la Fed: bajar tipos ahora un poco para no tener que bajarlos más después

The Wall Street Journal. Justin Lahart Los responsabl­es políti‐ cos de la Reserva Federal es‐ tán consideran­do cuándo em‐ pezar a recortar los tipos y cuándo ralentizar el ritmo del endurecimi­ento cuantitati­vo Los funcionari­os de la Fed es‐ tarán especialme­nte centrados en cómo se comunican, porque todos dentro del edificio "son plenamente consciente­s de que, durante el año electoral, la gente interpreta las acciones de la Fed a través de esas len‐ tes", dice George.

Si la Fed, por ejemplo, recorta los tipos en medio de un sólido crecimient­o económico, "Ten‐ drían que ser muy claros sobre por qué eso es lo correcto para dejar fuera de toda duda que esa decisión no tiene un com‐ ponente político", afirma Wi‐ lliam English, un ex economista sénior de la Fed que es profe‐ sor en la Escuela de Adminis‐ tración de Yale.

Puede que haya poco que Po‐ well pueda hacer para conven‐ cer a los más comprometi­dos con cualquiera de los dos parti‐ dos de que la Fed no está moti‐ vada políticame­nte. Pero podría ser capaz de persuadir a los que realmente mandan en el Partido Demócrata y en el Re‐ publicano. Durante su mandato, Powell ha mantenido estrechos lazos con legislador­es de am‐ bos partidos y ha hablado fre‐ cuentement­e en público para mostrar el ADN apolítico de la Fed. "Powell es el presidente más políticame­nte astuto que hemos tenido en mucho tiem‐ po", afirma Spindel, quien coes‐ cribió una historia de la relación de la Fed con el Congreso y la Casa Blanca. Eso podría desac‐ tivar de antemano las acusa‐ ciones de que la Fed no está siendo guiada por los datos en la evaluación de sus decisio‐ nes políticas, concluye Spindel.

 ?? ?? Externa
Externa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain