El Confidencial

PSOE y Sumar cambian la pugna Calviño-Díaz por la sintonía económica de sus segundos espadas

- Carlos Rocha

Las pugnas entre Yolanda Díaz y Nadia Calviño —y en menor medida, María Jesús Montero— fueron habituales la pasada le‐ gislatura. Desde la congelació­n de las hipotecas, que planteó la líder de Sumar, a la reforma del subsidio del desempleo, las dos ministras gallegas protago‐ nizaron varios choques que traspasaro­n las fronteras del Consejo de Ministros y se hicie‐ ron públicos. Y es cierto que esta situación se repetirá con total seguridad, pero los prime‐ ros compases de los nuevos equipos están marcados por la "buena sintonía". Esa sensa‐ ción es la que ha sobrevolad­o la primera reunión del portavoz económico de Sumar, Carlos Martín Urriza, con el titular de Economía que ha recogido la cartera de Calviño, Carlos Cuer‐ po.

Los dos referentes en la mate‐ ria se reunieron el jueves en la sede del Ministerio de Econo‐ mía, en el paseo de la Castella‐ na, 24 horas después del es‐ treno del nuevo ministro en el Congreso, en la comisión del ramo, para presentar las líneas generales de su departamen­to. Fuentes conocedora­s del en‐ cuentro explican que ha sido casi una continuaci­ón de la se‐ sión en la Cámara Baja entre dos novatos que no lo son tan‐ to. Los dos tocayos tienen larga experienci­a en el ramo. El so‐ cialista era, hasta su ascenso, secretario general del Tesoro, pero ya había ocupado varios cargos dentro del Gobierno, an‐ tes en la AIReF y en la Comi‐ sión Europea. El diputado de Sumar era el responsabl­e de análisis económico en CCOO hasta que ocupó el número seis de la lista magenta por Madrid en una muestra de las sinergias que funcionan entre el sindicato de Unai Sordo y la coalición de Yolanda Díaz. Es cierto que el cerebro econó‐ mico del Gobierno es María Je‐ sús Montero, ahora vicepresi‐ denta primera y ministra de Ha‐ cienda. Y que la dirigente socia‐ lista despacha directamen­te con Yolanda Díaz. Pero Cuerpo dirige la Comisión delegada de Asuntos Económicos de la Moncloa y tiene un papel rele‐ vante en el reparto de papeles del ala socialista. Martín Urriza es el portavoz de Sumar en la Comisión de Economía, pero también en la de Hacienda y preside la de presupuest­os. De hecho, forma parte del equipo negociador de Díaz en los PGE de 2024 junto con Joaquín Pé‐ rez Rey, su número dos en el Ministerio de Trabajo, y el eco‐ nomista Manuel Lago. Fuentes del Ejecutivo explican que estas negociacio­nes si‐ guen en marcha en el seno del Gobierno a pesar del terremoto provocado por Junts y la amnis‐ tía. "Ese no es nuestro negocia‐ do", apuntan otras fuentes co‐ nocedoras de las conversaci­o‐ nes, que confían en que la cri‐ sis se supere y Montero pueda llevar las cuentas al Congreso en las próximas semanas. Hay que tener en cuenta que la mi‐ nistra de Hacienda tenía inten‐ ción de trasladar los PGE al he‐ miciclo con un "preacuerdo" con los socios de investidur­a de Pedro Sánchez. El imprevis‐ to del rechazo de Junts a la am‐ nistía ha generado incertidum‐ bre, aunque desde el Gobierno se insiste una y otra vez en que la legislatur­a tiene futuro y que las cuentas se acabarán apro‐ bando.

Carlos Cuerpo, un técnico forja‐ do en la responsabi­lidad fiscal para dar continuida­d a Calviño

Javier Jorrín El nuevo ministro de Economía era el responsa‐ ble de la financiaci­ón del Esta‐ do. Es un técnico que en el pa‐ sado se encargó de la solven‐ cia de los presupuest­os públi‐ cos

En Sumar hablan de una "sim‐ biosis productiva" para definir la relación entre los socios del Ejecutivo, ya que los objetivos "son los mismos". Y en el plano económico esto se traduce, por ejemplo, en una apuesta por mejorar la calidad de las esta‐ dísticas que el INE genera y que sirven para mejorar el diag‐ nóstico y tomar mejores deci‐ siones políticas. O en la apues‐ ta por mejorar los datos de em‐ pleo por medio del ansiado cambio en el modelo productivo y la creación de puestos de tra‐ bajo en sectores de alto valor añadido. Estos son algunos de los asuntos que se abordaron en la reunión entre Carlos Mar‐ tín Urriza y Carlos Cuerpo, que han coincidido en la necesidad de hacer "un esfuerzo colectivo para la mejora de la productivi‐ dad".

Hay quien habla, dentro de la coalición, de buscar el "equili‐ brio" económico, ya que no se puede olvidar que el ministro de Economía no está alejado de las tesis de responsabi­lidad fis‐ cal que ha defendido Calviño en su lustro como responsabl­e de la política económica del Go‐ bierno. Ha sido ella quien ha pi‐ lotado la última fase de la ne‐ gociación de las nuevas reglas fiscales, que entraron en vigor en las últimas semanas de la presidenci­a española del Con‐ sejo de la UE. En Sumar, admi‐ ten diferencia­s de "ritmos" en la consecució­n de metas en lo económico, pero aseguran que el objetivo es el mismo cuando se les pregunta por la última di‐ sensión económica en el seno de la coalición.

Moderado optimismo por el nombramien­to de Cuerpo entre inversores que litigan contra España

Juan Cruz Peña Los fondos que está solicitand­o embargos por los impagos del recorte a las renovables creen que el exres‐ ponsable del Tesoro puede ser más proclive a resolver el pro‐ blema después de que la insti‐ tución haya abordado su caso Fue hace solo una semana, en la Comisión de Hacienda. Y fue el propio Martín Urriza quien le‐ vantó la liebre al reclamar a la ministra María Jesús Montero la creación de un impuesto es‐ tatal a las herencias y las dona‐ ciones con la misma filosofía de los tributos a la banca y a las energética­s que impulsó el Gobierno en la pasada legisla‐ tura. La titular de Hacienda des‐ cartó esta posibilida­d,

que ha generado una enorme contes‐

tación por parte de los barones del PP, porque no figura en el capítulo económico del acuer‐ do de coalición con Sumar. Sí es cierto que Montero siempre ha defendido la armonizaci­ón de estos tributos para evitar la competenci­a fiscal entre comu‐ nidades, que tienen ahora cedi‐ do el impuesto de sucesiones, pero la dirigente socialista ha dado un portazo a la idea de sus socios y ha emplazado a abordar esta posible reforma fiscal dentro de su eterna asig‐ natura pendiente, la renovación del modelo de financiaci­ón au‐ tonómica.

"El enfoque es el mismo", apun‐ tan desde Sumar para insistir en esta sintonía. Tanto, que in‐ cluso no hay recelos cuando el PSOE pone en marcha una con‐ versación con los agentes so‐ ciales, el terreno habitual de Yolanda Díaz desde su llegada al Gobierno, entonces de coali‐ ción con Unidas Podemos. Los socialista­s desvelaron el jue‐ ves que la próxima semana co‐ menzarán una ronda de reunio‐ nes con UGT, CCOO y la CEOE que comenzará con el sindicato que encabeza Pepe Álvarez. "Cualquier partido se puede reunir con los agentes socia‐ les", explican en la coalición de izquierdas, donde separan es‐ tas reuniones del diálogo so‐ cial, una fórmula reglada que sí correspond­e a Díaz y donde se abordan asuntos como la subida del SMI, la reforma del subsidio de desempleo o la re‐ ducción de la jornada laboral que ya ha emprendido la minis‐ tra de Trabajo.

 ?? EuropaPres­s ??
EuropaPres­s

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain