El Confidencial

La prensa de la marmota

- Juan José Cercadillo

Ese saludo de radio, puntual‐ mente ordenado por un viejo despertado­r, es el punto de par‐ tida de las idas y venidas que un endiosado periodista repite día tras día con el calendario estancado, con la vida repetida. El mismo aviso de frío, la mis‐ ma previsión de tormenta, el saludo en la escalera, el ca‐ mino hacia el trabajo, el moles‐ to conocido, el inicio de la fies‐ ta en torno al ritual absurdo de ver si duerme la marmota o despertó a la primavera, si su fi‐ gura hace sombra.

Mil intentos de suicidio para es‐ capar de la rutina, de ese inex‐ plicable bucle en el que se en‐ contraba su vida, con el fatídico resultado, que esta vez no era la muerte, sino la vuelta a la ca‐ ma de aquel pueblerino hotel a la hora señalada: las seis o'clo‐ ck de la mañana. Vuelta sin otro remedio al estridente e im‐ postado grito de los locutores que repiten casi cien veces en lo que dura la película: "¡Buenos días excursioni­stas, no se olvi‐ den de sus botas, porque hace mucho frío ahí fuera!". Al desconcier­to inicial le van sucediendo actitudes que des‐ criben arquetipos de amplio y conocido espectro. Del casca‐ rrabias insoportab­le, al deses‐ perado confeso. Del preocupa‐ do por todos, al explorador de talentos. Del libre al mal liber‐ tino, del que odia o todo el mun‐ do, al enamorado de libro. Del que aborrece su trabajo, al que intenta sublimarlo. Del indivi‐ dualista obseso, al conquista‐ dor empedernid­o, embelesado y sin tiempo. Cuando a un no, no le sigue el "mañana será otro día".

El informe del fiscal que recha‐ za abrir una causa a Puigdemo‐ nt en el TS: "No concurre terro‐ rismo"

Beatriz Parera "Los indicios te‐ nidos en cuenta por el instruc‐ tor, en orden a elevar la exposi‐ ción razonada, resultan dema‐ siado abiertos", sostiene el fis‐ cal del Tribunal Supremo Álvaro Redondo

Es el día de la marmota, es la El

España de estos tiempos. mismo saludo en la radio, que si buenos, que si necios. La marmota es el Gobierno; Cata‐ luña, la tormenta; la tragedia del momento, el agua, el campo o los impuestos. Nos repetimos en bucle en tertulias y colum‐ nas, en reportajes, secciones, entrevista­s o debates. Cada uno con su mantra, conscien‐ tes de lo imposible que es cam‐ biar nuestro destino, hablándo‐ nos entre nosotros. Somos una sociedad de muchos millones de Phils. Convencido­s como estamos de volver al mismo si‐ tio, el esfuerzo de cambiarlo hace mucho que se ha ido. Y ningún Phil oye a otro Phil, bas‐ tante tenemos cada uno con lo nuestro. Para qué voy a escu‐ charle si casi haga lo que haga voy a volver a la cama a escu‐ char ciertas arengas a las seis de la mañana.

Ciertos avisos buscando mi miedo por todo el cuerpo, cierto impostado optimismo que pre‐ tende compensarl­o. Asustados, sí, pero evitando parálisis, que el dinero es el dinero. Siento trato de borrego que peregrina cada mañana a ver si duerme el vocero o se está desperezan­do y anuncia que sube el dinero o que la hipoteca baja. Peregrino y macabro método cuando la noticia afecta a niños muertos en Gaza, a jóvenes acuchilla‐ dos, da igual en Israel o en Bél‐ gica, a ucranianos a trompa‐ das, que a fuerza de repetirse a las seis de la mañana parece que quedan en nada.

Sánchez sugiere acortar el pla‐ zo de instrucció­n judicial para "mejorar" la ley de amnistía

Marisol Hernández Se muestra seguro que la ley va a salir, a pesar de que fue el propio Puig‐ demont quien dio la orden de tumbarla, pero sin sus exigen‐ cias de perdonar los delitos de terrorismo y los de alta traición Es el día de la marmota, femi‐ nazis o fascistas. Fachosfera, perroflaut­as, empre-serios, peón-nadas. Inmigrante­s, aborí‐ genes, trincheras en los aero‐ puertos, puertas al campo y la playa. Autónomos que no fun‐ cionan, funcionari­os algo autó‐ matas, irremplaza­bles por de‐ creto, y ausentes las más de las horas, que tienen seguro su puesto. Políticos a diestro y si‐ niestro sin centro donde encon‐ trarse. Prensa entregada al libe‐ lo que, persiguien­do los euros, emulan en su diseño forma de talón de banco, tratándolo de cobrar a nombre de titulares. Cheques al portavoz. Talón de Aquiles para ellos.

Es la urna el nuevo ombligo que no dejan de mirarse muchos que no se han dado cuenta de que tienen las dos manos. La ley del mínimo esfuerzo o de que se esfuercen los otros. Por subsidio o por convenio. Son los muertos a la cara, los de ayer y hace más tiempo. Son lu‐ chas de territorio­s que dicen que una vez fueron. Son fueros de allí vistos de lejos y fueras de aquí de algunos necios. Quererse hacer entender ha‐ blando para que no entiendan los que parece que escuchan y están pensando en la réplica.

Ganaderos y agricultor­es explo‐ tan por la sequía: "El turismo gasta más agua que nosotros"

Claudia Sacristán. Barcelona El sector primario se rebela contra las restriccio­nes de la Generali‐ tat por la sequía y asegura que el uso para regadíos solo supo‐ ne el 2% del total. Muchos se han adelantado a este escena‐ rio y buscado recursos propios Son las seis de la mañana y suenan algunas radios emulan‐ do la piñata, dándole con verbo‐ rrea, mientras se van alegran‐ do. Son las seis de la mañana y con un cambio de dial le cam‐ bias la cara a España, el manta torna estadista, el rebelde tiene causa, el de enfrente, digamos Pepe, es una auténtica ruina. Es el día de la marmota. No soy ni sombra de mí mismo, dan ganas de quedarse en la cama. Avisen cuando estén seguros de que llegó la primavera o cuando pasemos pantalla.

 ?? EFE ??
EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain