The po­wer point ge­ne­ra­tion

El Dentista Moderno - - Sumario - Por la Dra. Marta Re­vi­lla

No ha­ce más de dos se­ma­nas, des­pués de un jor­na­da de tra­ba­jo y to­man­do unas cer­ve­zas con unos buenos ami­gos, em­pe­za­mos una de esas mi­les de con­ver­sa­cio­nes so­bre có­mo rea­li­zar un pro­to­co­lo clí­ni­co, có­mo usar la téc­ni­ca, se­lec­cio­nar las tec­no­lo­gías, po­si­bles mo­di­fi­ca­cio­nes, al­gu­nos tru­cos desa­rro­lla­dos con la ex­pe­rien­cia, etc. To­da la con­ver­sa­ción es­ta­ba orien­ta­da a am­pliar nues­tra vi­sión y real­men­te así fue, so­bre to­do cuan­do uno de los pre­sen­tes em­pe­zó a pre­gun­tar a bue­na par­te de la me­sa la pro­ce­den­cia y el ri­gor de lo que se es­ta­ba co­men­tan­do, y es ahí don­de co­men­zó a sa­lir la pa­la­bra “Fa­ce­book” al mis­mo tiem­po que em­pe­za­ron los si­len­cios. Rá­pi­da­men­te me vino a la men­te un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el 2010 por una bue­na com­pa­ñe­ra y so­bre to­do cien­tí­fi­ca, la pro­fe­so­ra Mutlu Öz­can de la Uni­ver­si­dad de Zü­rich. En una ex­ce­len­te re­fle­xión ana­li­za­ba có­mo las evi­den­cias cien­tí­fi­cas, las pruebas, las me­di­cio­nes, las com­pa­ra­cio­nes, el ri­gor, to­do aque­llo que ha man­te­ni­do la odon­to­lo­gía con la evi­den­cia y ex­ce­len­cia que re­quie­re el tra­to mé­di­co al ser hu­mano, se es­ta­ba sus­ti­tu­yen­do por los Po­wer Point lle­nos de co­lo­res y me­nor ri­gor cien­tí­fi­co. Nos po­dría­mos pre­gun­tar si ima­gi­na­mos un mun­do odon­to­ló­gi­co sin re­des so­cia­les y la res­pues­ta es que pro­ba­ble­men­te eso sea un error. La red de con­tac­tos y los in­ter­cam­bios de in­for­ma­ción ri­gu­ro­sa son muy va­lio­sos y se pue­den efec­tuar de for­ma rá­pi­da gra­cias a los nue­vos me­ca­nis­mos so­cia­les. Par­ta­mos del pun­to en el cual una red so­cial es­tá pa­ra co­mu­ni­car li­bre­men­te el con­te­ni­do que que­ra­mos; es­te pun­to no se dis­cu­te, pe­ro en es­tas mis­mas re­des so­cia­les po­de­mos ver co­mo se alien­tan y ejem­pli­fi­can ac­tua­cio­nes sin pa­sar el fil­tro de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca que con­lle­va las va­li­da­cio­nes de pre­ci­sión, re­pe­ti­ti­vi­dad, su­per­vi­ven­cia, pro­nós­ti­co, com­pli­ca­cio­nes, etc. Pen­se­mos con el cri­te­rio que nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad nos de­man­da: ¿Cuá­les es­tán sien­do las con­se­cuen­cias?, ¿cuál es el im­pac­to en un lec­tor jo­ven, con me­nor for­ma­ción o con una me­nos pre­pa­ra­da men­ta­li­dad crí­ti­ca que le per­mi­ta eva­luar la ri­gu­ro­si­dad y el va­lor cien­tí­fi­co del mis­mo?, ¿per­de­re­mos la cre­di­bi­li­dad y res­pe­to fren­te a nues­tros co­le­gas de otras dis­ci­pli­nas del ám­bi­to sa­ni­ta­rio?. La con­se­cu­ción y pu­bli­ca­ción de es­tu­dios clí­ni­cos o es­tu­dios in-vi­tro o

To­do aque­llo que ha man­te­ni­do a la odon­to­lo­gía con la evi­den­cia y ex­ce­len­cia que re­quie­re el tra­to mé­di­co se es­tá sus­ti­tu­yen­do por los Po­wer Point lle­nos de co­lo­res y me­nor ri­gor cien­tí­fi­co”

la des­crip­ción de una téc­ni­ca nue­va son el re­sul­ta­do del es­fuer­zo, de­di­ca­ción y ex­pe­rien­cia de los au­to­res, acom­pa­ña­do to­do ello por va­lo­ra­ción ex­haus­ti­va de los re­vi­so­res de una pu­bli­ca­ción cien­tí­fi­ca, lle­gan­do a la co­mu­ni­dad con unos con­tro­les de evi­den­cia y ri­gor cien­tí­fi­co óp­ti­mos. Una pu­bli­ca­ción re­le­van­te no es un tra­ba­jo ni sen­ci­llo ni rá­pi­do, hay unos cri­te­rios fun­da­men­ta­les de im­pac­to, me­to­do­lo­gía, re­co­gi­da de da­tos, ob­je­ti­vi­dad y so­bre to­do co­no­ci­mien­to de la literatura cien­tí­fi­ca exis­ten­te. ¿Có­mo con­se­guir un equi­li­brio en­tre cien­cia y show? Ob­via­men­te por la edad que re­pre­sen­to, es­ta­ré en­cua­dra­da en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de nues­tra no­ble pro­fe­sión, pe­ro sí he de re­co­no­cer que las ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das, las cua­les han si­do nues­tros men­to­res, pa­sa­ban más tiem­po evi­den­cian­do clí­ni­ca­men­te los re­sul­ta­dos y tras­mi­tien­do esos co­no­ci­mien­tos que las ge­ne­ra­cio­nes ac­tua­les, don­de el apo­yo vi­sual ad­quie­re un pa­pel más im­por­tan­te; pa­re­ce que que­re­mos ser la ge­ne­ra­ción del den­tis­ta “Pops­tar”. Don­de de­be­ría­mos lle­var es­ta re­fle­xión es ha­cia dón­de que­re­mos que evo­lu­cio­ne nues­tra pro­fe­sión, ¿có­mo creen que es­tán in­ter­pre­tan­do los es­tu­dian­tes de aho­ra el pa­no­ra­ma? ,¿có­mo ob­te­ner un equi­li­brio en­tre cien­cia y show?. He de con­fe­sar que ya me he en­con­tra­do al­gún es­tu­dian­te de pre gra­do con la in­ten­ción de no ha­cer en prác­ti­ca clí­ni­ca la in­ves­ti­ga­ción evi­den­cia­da y que­rer pa­sar di­rec­ta­men­te a ser con­fe­ren­cian­te. La cues­tión es que si le pre­gun­tas que mos­tra­ría en sus po­nen­cias no te­nien­do di­chos co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cias, te res­pon­de­rá que ya con­tro­la Fa­ce­book, el Po­wer Point y Pho­tos­hop, el con­te­ni­do, por lo que va vien­do, es la par­te secundaria.

Dra. Marta Re­vi­lla

Le­ti­cia Rodríguez

Mi­guel Bur­gue­ño

Juan Ma­nuel Va­di­llo

Juan Ló­pez Pa­la­fox

Ana Lo­ren­te

Ja­vier de la Cruz

Jo­sé Ma­ría Mal­faz

Jo­sé Nart Mo­li­na

Luis Ja­né No­blom

An­na Ramiro

Gui­ller­mo Gal­ván

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.