“De al­gu­na ma­ne­ra los dos co­lec­ti­vos de­be­ría­mos ha­cer bo­rrón y cuenta nue­va y apar­tar, que no ol­vi­dar, el pa­sa­do pa­ra cons­truir un fu­tu­ro”

El Dentista Moderno - - Sumario - En­te­vis­ta/ Je­sús Da­niel Pa­re­jo, vei­ce­pre­si­den­te del Club Tec­no­ló­gi­co Den­tal y nuevo miem­bro del Co­mi­té Cien­tí­fi­co del Den­tis­ta Mo­derno

Los pro­gre­sos tec­no­ló­gi­cos es­tán lle­van­do al sec­tor den­tal a su­mer­gir­se en la era di­gi­tal, una evo­lu­ción, la de la di­gi­ta­li­za­ción, que lle­va con­si­go una re­de­fi­ni­ción de los pro­ce­sos y las for­mas tra­ba­jar y de re­la­cio­nar­se. En este con­tex­to, Je­sús Da­niel Pa­re­jo, pro­té­si­co de vo­ca­ción y pro­fe­sión, su­ma sus fuer­zas al equi­po cien­tí­fi­co del Den­tis­ta Mo­derno pa­ra apor­tar su pro­fe­sio­na­li­dad y ex­pe­rien­cia. De for­ma va­lien­te y sin em­pa­ques, nues­tro en­tre­vis­ta­do abor­da las cues­tio­nes más con­tro­ver­ti­das de este pro­ce­so in­elu­di­ble y se mues­tra así de con­tun­den­te: “Si los dos co­lec­ti­vos no so­mos ca­pa­ces de po­ner­nos de acuer­do, se­gu­ro que al­gún ter­ce­ro se be­ne­fi­cia­rá de ello”. Pa­ra él, la for­ma­ción e in­for­ma­ción son las he­rra­mien­tas cla­ve pa­ra su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des y tie­ne cla­ro que “el téc­ni­co nun­ca ha­bía es­ta­do tan cer­ca de la clí­ni­ca y del pa­cien­te co­mo aho­ra”.

DM.- Cuén­te­nos de for­ma re­su­mi­da ¿có­mo ha si­do el desa­rro­llo de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y qué des­ta­ca­ría de la mis­ma?

Sr. Je­sús Da­niel Pa­re­jo.- Co­mo la ma­yo­ría de hi­jos de pro­té­si­co, to­mé con­tac­to con la pro­fe­sión des­de muy tem­pra­na edad desem­pe­ñan­do las la­bo­res más bá­si­cas de un la­bo­ra­to­rio. Pos­te­rior­men­te cur­sé mis es­tu­dios de prótesis en Se­vi­lla en el año 1992 pa­ra ob­te­ner el tí­tu­lo de Téc­ni­co Es­pe­cia­lis­ta en Prótesis Den­tal. Con­ti­nué mi for­ma­ción asis­tien­do a mul­ti­tud de cur­sos y con­fe­ren­cias, así co­mo rea­li­zan­do es­tan­cias en otros la­bo­ra­to­rios y clí­ni­cas don­de he ido am­plian­do mis co­no­ci­mien­tos y ge­ne­ran­do pun­tos de vis­ta y me­to­do­lo­gías de tra­ba­jo di­fe­ren­tes. Una de las es­tan­cias que más me mar­có pro­fe­sio­nal­men­te fue la que man­tu­ve en Sui­za en com­pa­ñía del Sr. Max Bos­sart. Él, ade­más de ha­cer­me com­pren­der la oclu­sión me apor­tó una ma­ne­ra muy di­fe­ren­te de en­ten­der el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma múscu­lo es­que­lé­ti­co y có­mo se pro­vo­can la ma­yo­ría de las pa­to­lo­gías oclu­sa­les. A día de hoy no so­lo es uno de mis ma­yo­res maes­tros sino tam­bién un gran ami­go. En­tre los años 1998 y 2000 es­tu­ve al fren­te de un pe­que­ño la­bo­ra­to­rio en San­lú­car de Ba­rra­me­da. En ese pe­rio­do pu­de com­ple­tar la par­te de mi for­ma­ción que se re­fie­re más al con­tac­to di­rec­to con el clí­ni­co. En el año 2002 co­men­cé mi eta­pa co­mo con­fe­ren­cian­te gra­cias a la opor­tu­ni­dad que me brin­dó mi ami­go Pe­dro He­rre­ra To­rres; ca­si tres ho­ras ha­blan­do de oclu­sión y fé­ru­las. Des­de en­ton­ces has­ta hoy no pa­sa un año sin que al me­nos una pe­que­ña char­la man­ten­ga al día el gu­sa­ni­llo de in­ves­ti­gar pa­ra pre­pa­rar al­go que co­mu­ni­car. Du­ran­te dos le­gis­la­tu­ras per­te­ne­cí a la jun­ta di­rec­ti­va de la De­le­ga­ción de Se­vi­lla del Co­le­gio de Pro­té­si­cos Den­ta­les de An­da­lu­cía, con un equi­po que se pro­pu­so po­ten­ciar la for­ma­ción por me­dio del Co­le­gio de Pro­té­si­cos, y ya lo creo que lo con­se­gui­mos. To­da es­ta tra­yec­to­ria for­ma­ti­va me ha lle­va­do a don­de me en­cuen­tro en la ac­tua­li­dad co­mo res­pon­sa­ble téc­ni­co del la­bo­ra­to­rio Gi­ral­dent. Su­pon­go que cuan­do Fernando De Las Ca­sas Bus­ta­man­te pen­só en mí co­mo vi­ce­pre­si­den­te del Club Tec­no­ló­gi­co Den­tal, es­ta­ba bus­can­do a un téc­ni­co que se en­con­tra­ra en­tre lo nuevo y lo an­ti­guo, que res­pe­ta­ra las tra­di­cio­nes, pe­ro que no se ce­rra­ra al cam­bio, y que le die­ra siem­pre su opi­nión de ver­dad; si a eso le su­ma­mos más de 25 años de ex­pe­rien­cia creo que po­dré acom­pa­ñar a es­ta nue­va Jun­ta Di­rec­ti­va a estar pre­sen­tes en el sec­tor otras 18 edi­cio­nes más por lo me­nos. Pe­ro si ten­go que des­ta­car al­go de mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, sin du­da se­ría la in­fluen­cia y en­se­ñan­zas del que ha si­do mi me­jor pro­fe­sor, An­to­nio Pa­re­jo Ramírez. Un hom­bre que se dio cuenta des­de muy tem­prano que en la for­ma­ción es­tá el fu­tu­ro, en pre­gun­tar­se con­ti­nua­men­te “por qué”, en no dar por bueno lo que no po­de­mos ex­pli­car, en pa­rar­se cin­co mi­nu­tos a pen­sar y es­tu­diar an­tes de em­pe­zar un tra­ba­jo… Ése es mi pa­dre y des­de es­tas lí­neas quie­ro agra­de­cer­le que me ha­ya de­ja­do en vi­da el me­jor de los le­ga­dos que se le pue­de

“Su­pon­go que cuan­do Fernando De Las Ca­sas Bus­ta­man­te pen­só en mí co­mo vi­ce­pre­si­den­te del Club Tec­no­ló­gi­co Den­tal, es­ta­ba bus­can­do a un téc­ni­co que se en­con­tra­ra en­tre lo nuevo y lo an­ti­guo”

de­jar a un hijo: co­no­ci­mien­to, sa­bi­du­ría y unas ma­nos en­tre­na­das pa­ra lle­var a ca­bo lo que me pro­pon­ga en la vi­da. ¡Gra­cias pa­pá¡.

DM.-Usted, ac­tual­men­te co­mo vi­ce­pre­si­den­te del Club Tec­no­ló­gi­co Den­tal, ¿nos po­dría dar una vi­sión de cuál es la si­tua­ción ac­tual del sec­tor de los la­bo­ra­to­rios den­ta­les? ¿Ve pre­pa­ra­do al téc­ni­co den­tal en ge­ne­ral pa­ra la in­cor­po­ra­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías?

Sr. J. D. Pa­re­jo.- Se­gu­ro que te sue­na la clá­si­ca ima­gen que se re­pi­te en mu­chas pe­lí­cu­las en la que el pro­ta­go­nis­ta se en­cuen­tra en­tre dos pa­re­des que se acer­can pa­ra aca­bar con él, a me­nos que en­cuen­tre el re­sor­te o in­te­rrup­tor pa­ra de­te­ner­lo a tiem­po. En mi opi­nión los la­bo­ra­to­rios nos en­con­tra­mos en una si­tua­ción si­mi­lar. Una de las pa­re­des re­pre­sen­ta la cri­sis que nos ha pues­to a to­dos a prue­ba y de la que aún nos es­tá cos­tan­do sa­lir; y la otra pa­red es el pro­gre­so de la tec­no­lo­gía que no se pa­ra nun­ca y que cada vez va más rá­pi­do. El in­te­rrup­tor for­ma par­te de la res­pues­ta a la se­gun­da cues­tión que me plan­teas en la pre­gun­ta: la for­ma­ción y la in­for­ma­ción son sin du­da en la ac­tua­li­dad dos he­rra­mien­tas fun­da­men­ta­les pa­ra que el téc­ni­co pue­da estar a la úl­ti­ma. De to­das for­mas la tec­no­lo­gía de cap­ta­ción y di­se­ño di­gi­tal dio el sal­to a

“Pa­re­ce que la tec­no­lo­gía y los avan­ces en nues­tras dos pro­fe­sio­nes via­jan en un tren que va más rá­pi­do que el de las cues­tio­nes le­ga­les, pe­ro unas no son me­nos im­por­tan­tes que las otras”

los la­bo­ra­to­rios an­tes que a las clí­ni­cas. Mi pri­mer con­tac­to fue al­re­de­dor del año 2000 y se di­se­ña­ba en 2D, por lo tan­to lle­va­mos más tiem­po prac­ti­can­do y, a día de hoy, es­tá más que im­plan­ta­da en la ma­yo­ría de los la­bo­ra­to­rios.

DM.-Mu­chos ha­blan de que con la lle­ga­da de la odon­to­lo­gía di­gi­tal es ne­ce­sa­rio que se pro­duz­ca una trans­for­ma­ción del mo­de­lo de ne­go­cio ac­tual. De he­cho, pa­re­ce que ya es­ta­mos asis­tien­do a una con­cen­tra­ción del sec­tor que se es­tá ace­le­ran­do con la entrada de mul­ti­na­cio­na­les y con una agre­si­va po­lí­ti­ca de pre­cios...¿Qué opi­na al res­pec­to? ¿A qué ni­vel nos en­con­tra­mos en este sen­ti­do y en el de la im­plan­ta­ción tec­no­ló­gi­ca con res­pec­to a otros paí­ses del nor­te de Eu­ro­pa?

Sr. J. D. Pa­re­jo.- Des­de que em­pe­cé no he de­ja­do de ver có­mo se mo­di­fi­ca­ba es­ta pro­fe­sión en mu­chos as­pec­tos. Sin du­da, en la ac­tua­li­dad, es­ta­mos vien­do có­mo el mo­de­lo de clí­ni­ca y la­bo­ra­to­rio es­tán trans­for­mán­do­se. La di­gi­ta­li­za­ción de nues­tros pro­ce­sos de tra­ba­jo de­be ser una ayu­da pa­ra me­jo­rar en ca­li­dad y efi­ca­cia, pe­ro los co­no­ci­mien­tos, tan­to en una co­mo en otra dis­ci­pli­na, de­ben se­guir es­tan­do cla­ros y al día. No de­be­mos caer en la tram­pa de que porque al­go sea di­gi­tal

ya tie­ne que ser me­jor: a las má­qui­nas las di­ri­gen los se­res hu­ma­nos y si no soy ca­paz de vi­sua­li­zar un puen­te en un mo­de­lo de ye­so tam­po­co lo voy a ver en el or­de­na­dor. Soy de los que pien­sa que no se pue­de en­gra­nar con éxi­to el trian­gu­lo ve­lo­ci­dad, ca­li­dad, pre­cio. No pue­den co­exis­tir los tres jun­tos: rá­pi­do y de ca­li­dad se­gu­ra­men­te se­rá ca­ro; ca­ro y de ca­li­dad se­gu­ra­men­te se­rá len­to; y si nos tar­dan mu­cho y es ca­ro ca­si con to­tal se­gu­ri­dad se­rá de gran ca­li­dad. Si es­tos ope­ra­do­res que res­pon­den a los nue­vos mo­de­los de ne­go­cio por los que me pre­gun­ta ven­den a sus po­si­bles clien­tes que son ca­pa­ces de con­se­guir que este trian­gu­lo fun­cio­ne y fue­ra ver­dad, hay al­go que se nos es­ta­ría es­ca­pan­do al res­to y, sin­ce­ra­men­te, a día de hoy, me pa­re­ce­ría ra­ro que sea­mos los de­más los que lle­va­mos ‘el pa­so cam­bia­do’. En lo que res­pec­ta al ni­vel de Es­pa­ña, com­pa­ra­ti­va­men­te con otros mer­ca­dos eu­ro­peos, en tec­no­lo­gía, no só­lo es­ta­mos a la al­tu­ra, sino que ha­ce ya años que nues­tros in­ge­nie­ros, clí­ni­cos y téc­ni­cos par­ti­ci­pan de la I+D de mu­chos de los hard­wa­re y soft­wa­re que se usan en la ac­tua­li­dad. En este sen­ti­do he­mos avan­za­do de ma­ne­ra más que acep­ta­ble en los úl­ti­mos años.

DM.- Con su ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to ac­tual del sec­tor, ¿por qué cree que se es­tá pro­du­cien­do el gra­ve con­flic­to de in­tere­ses en­tre los Co­le­gios pro­fe­sio­na­les de pro­té­si­cos y de den­tis­tas?

Sr. J. D. Pa­re­jo.- La ver­dad es que la po­lí­ti­ca no me ha lla­ma­do nun­ca la aten­ción, de he­cho la úni­ca co­la­bo­ra­ción que he desa­rro­lla­do con mi Co­le­gio se ha cen­tra­do en dar más ac­ce­so a la for­ma­ción a los co­le­gia­dos, pe­ro no es­ta­ría en el mun­do si no fue­ra ca­paz de ver que es­tos dos co­lec­ti­vos no ter­mi­nan de po­ner­se de acuer­do en mu­chos as­pec­tos. Co­mo ya he co­men­ta­do en las lí­neas an­te­rio­res, el mo­de­lo de ne­go­cio de las clí­ni­cas y los la­bo­ra­to­rios es­tán en cons­tan­te cam­bio y la for­ma de ver la pro­fe­sión de los jó­ve­nes tam­bién. Aun­que las le­yes que nos re­gu­lan son re­la­ti­va­men­te nue­vas, to­dos es­tos cam­bios, so­bre to­do los di­gi­ta­les, van muy rá­pi­do y de­jan al­gu­nas la­gu­nas que de­be­mos ir cu­brien­do con­for­me se va­yan pro­du­cien­do. Si los dos co­lec­ti­vos no so­mos ca­pa­ces de po­ner­nos de acuer­do, se­gu­ro que al­gún ter­ce­ro se be­ne­fi­cia­rá de ello, y eso no se­rá bueno pa­ra los téc­ni­cos, los clí­ni­cos y so­bre to­do pa­ra los que al fi­nal son los pro­ta­go­nis­tas: los pa­cien­tes. Así que de al­gu­na ma­ne­ra los dos co­lec­ti­vos de­be­ría­mos ha­cer bo­rrón y cuenta nue­va y apar­tar, que no ol­vi­dar, el pa­sa­do pa­ra cons­truir un fu­tu­ro.

DM.-Ha­ce unas po­cas se­ma­nas el Club Tec­no­ló­gi­co Den­tal lan­za­ba una mi­si­va, fir­ma­da por su pre­si­den­te, Fernando de las Ca­sas Bus­ta­man­te, en la que se acu­sa a de­ter­mi­na­das clí­ni­cas den­ta­les de estar in­cum­plien­do la ley por el uso del CAD- CAM al com­ple­to y la ela­bo­ra­ción de prótesis en las clí­ni­cas. ¿Po­dría con­cre­tar qué es lo que con­si­de­ran ile­gal? ¿con­si­de­ran ile­gal que se ela­bo­ren pro­vi­sio­na­les o cree que eso pue­de en­trar den­tro de las com­pe­ten­cias del clí­ni­co?

Sr. J. D. Pa­re­jo.- Es­ta es sin du­da una cues­tión en la que im­pe­ra la le­ga­li­dad y, co­mo he­mos se­ña­la­do an­tes, pue­de ser una de las cues­tio­nes que se po­drían po­ner en la me­sa pa­ra con­si­de­rar a me­dio pla­zo. En es­tos mo­men­tos, en el Club pen­sa­mos que la Ley es cla­ra en este sen­ti­do: ac­tual­men­te el fa­bri­can­te y el pres­crip­tor no pue­den ser la mis­ma per­so­na. Ade­más, si uti­li­za­mos el sen­ti­do co­mún, es­ta si­tua­ción se­ría co­mo si in­ven­tan una má­qui­na pa­ra po­ner im­plan­tes y yo me la com­pro. La em-

“Soy de los que pien­sa que no se pue­de en­gra­nar con éxi­to el trian­gu­lo ve­lo­ci­dad, ca­li­dad, pre­cio”

pre­sa que me la ven­da se ase­gu­ra­rá de que to­do sea “de­fen­di­ble”. Pe­ro no es de sen­ti­do co­mún que un téc­ni­co se pon­ga a co­lo­car im­plan­tes porque sea más rá­pi­do y eco­nó­mi­co pa­ra el pa­cien­te. Fue des­pués de que al­gu­nos miem­bros del Club vol­vie­ran de la IDS de Co­lo­nia y com­par­tie­ran lo vi­vi­do allí de có­mo se estaban pu­bli­ci­tan­do al­gu­nos sis­te­mas de CAD/CAM pa­ra las clí­ni­cas den­ta­les, cuan­do de­ci­di­mos re­dac­tar di­cha car­ta pa­ra, al me­nos ma­ni­fes­tar nues­tra dis­con­for­mi­dad, no só­lo por lo que di­ce de for­ma cla­ra la Ley, sino tam­bién por el mal uso que se es­tá dan­do a es­ta tec­no­lo­gía.

DM.-¿Que opi­nión tie­ne so­bre la re­so­lu­ción de la De­le­ga­ción de sa­lud de Huel­va en la que in­di­ca­ba que los den­tis­tas “pue­den rea­li­zar una res­tau­ra­ción di­rec­ta en la ca­vi­dad den­ta­ria me­dian­te el sis­te­ma CEREC, li­mi­ta­da a una uni­dad y rea­li­za­da me­dian­te el ta­lla­do adap­ta­ti­vo me­ca­ni­za­do de la ce­rá­mi­ca CE- REC, ase­gu­ran­do su ajus­te en la ca­vi­dad bu­cal del pa­cien­te, co­mo al­ter­na­ti­va a las tra­di­cio­na­les ob­tu­ra­cio­nes”?

Sr. J. D. Pa­re­jo.- Con­si­de­ro que ha­cer una in­ver­sión de esa mag­ni­tud pa­ra só­lo po­der fa­bri­car ob­tu­ra­cio­nes no es una gran idea. Es­toy se­gu­ro de que un clí­ni­co que quie­ra ha­cer este ti­po de ob­tu­ra­cio­nes de ca­li­dad no ten­dría in­con­ve­nien­te al­guno de que el téc­ni­co con el que co­la­bo­ra le ayu­de a con­se­guir una me­jor adap­ta­ción de la for­ma, co­lor, tex­tu­ra y oclu­sión, ya que es el la­bo­ra­to­rio él que ten­drá tan­to los me­dios co­mo la ex­pe­rien­cia ne­ce­sa­rios pa­ra lo­grar el me­jor re­sul­ta­do pa­ra el pa­cien­te.

DM.-Mu­chos com­pa­ñe­ros pro­té­si­cos de­man­dan una ma­yor com­pe­ne­tra­ción con el res­to del equi­po den­tal, so­bre to­do con el clí­ni­co. Se­ña­lan que, an­te la cre­cien­te de­man­da es­té­ti­ca y de ca­li­dad de los pa­cien­tes y la ten­den­cia a la crea­ción de equi­pos in­ter­dis­ci­pli­na­res, el que los la­bo­ra­to­rios es­tén al mar­gen y ba­sen su tra­ba­jo en la in­for­ma­ción de un mo­de­lo es al­go muy li­mi­ta­do. ¿Có­mo cree que de­be­ría desa­rro­llar­se la in­te­gra­ción del téc­ni­co den­tal en el equi­po in­ter­dis­ci­pli­nar ideal del que se ha­bla y al que se tien­de?

Sr. J. D. Pa­re­jo.- En este sen­ti­do ten­go que ti­rar de ex­pe­rien­cia. He co­no­ci­do la épo­ca en la que el

la­bo­ra­to­rio y la clí­ni­ca estaban a mi­les de ki­ló­me­tros el uno del otro, aun­que es­tu­vie­ran fí­si­ca­men­te en la mis­ma ca­lle. Con los años y el tra­ba­jo de mu­chos, tan­to de un la­do co­mo del otro, nos he­mos ido acer­can­do per­so­nal y pro­fe­sio­nal­men­te. A to­dos los jó­ve­nes que me pi­den opi­nión y con­se­jo, si son téc­ni­cos les di­go que pi­sen la clí­ni­ca pa­ra co­no­cer las di­fi­cul­ta­des de su día a día, y si son clí­ni­cos les di­go que va­yan al la­bo­ra­to­rio e in­ten­ten mo­de­lar un puen­te, pa­ra que se pon­gan unos en el pe­lle­jo de los otros y se co­nec­ten y en­tien­dan más fá­cil­men­te. In­ter­net, What­sapp, Ski­pe, las vi­deo­con­fe­ren­cias, las fo­tos, el DSD... creo que el téc­ni­co nun­ca ha­bía es­ta­do tan cer­ca de la clí­ni­ca y del pa­cien­te co­mo aho­ra. Eso sí, la for­ma­ción y el re­ci­cla­je si­guen sien­do ne­ce­sa­rios pa­ra estar siem­pre a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias, de­be­mos cre­cer a la vez pa­ra po­der ir de la mano.

“Los téc­ni­cos te­ne­mos un fu­tu­ro in­cier­to en mu­chos as­pec­tos, pe­ro en lo que a la cues­tión di­gi­tal se re­fie­re no ca­be du­da de que de aquí a diez años, to­dos es­ta­re­mos en ma­yor o me­nor me­di­da en ese bar­co”

DM.- ¿Qué opi­nión le me­re­ce la le­gis­la­ción ac­tual, RD. 1616/2009 DE 26/10, por la que se re­gu­lan los pro­duc­tos sa­ni­ta­rios, que tras­po­ne la di­rec­ti­va 90/385/CEE y 93/42/CEE mo­di­fi­ca­da por la 2007/47/CE? ¿Le pa­re­ce ade­cua­da a los tiem­pos que co­rren y a te­nor de la trans­for­ma­ción que es­tá su­frien­do el sec­tor odon­to­ló­gi­co?

Sr. J. D. Pa­re­jo.- Co­mo ya he co­men­ta­do a los te­mas le­ga­les no les de­di­co más tiem­po que el ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio pa­ra estar al día, pe­ro me reite­ro en que se­ría in­tere­san­te que re­pre­sen­tan­tes de am­bos co­lec­ti­vos se sen­ta­sen a re­vi­sar no so­lo és­ta, sino to­das las le­yes que nos re­gu­lan pa­ra ac­tua­li­zar­las. Pa­re­ce que la tec­no­lo­gía y los avan­ces en nues­tras dos pro­fe­sio­nes via­jan en un tren que va más rá­pi­do que el de las cues­tio­nes le­ga­les, pe­ro unas no son me­nos im­por­tan­tes que las otras.

DM.-Hay clí­ni­cos que se que­jan de que Es­pa­ña es el úni­co país del mun­do don­de un clí­ni­co y un pro­té­si­co no pue­den con­vi­vir ba­jo el mis­mo te­cho. ¿Qué opi­na al res­pec­to y qué les di­ría si con­si­de­ra que la le­gis­la­ción ac­tual es acer­ta­da en este as­pec­to?

Sr. J. D. Pa­re­jo.- La ver­dad es que yo tam­po­co he en­ten­di­do nun­ca por qué no pue­den con­vi­vir en el mis­mo es­pa­cio. De he­cho, si una vez más uti­li­za­mos el sen­ti­do co­mún, a cual­quier efec­to es me­jor que el clí­ni­co y el téc­ni­co pu­die­ran com­par­tir de­ter­mi­na­dos pa­sos de al­gu­nos tra­ta- mien­tos. En mi ca­so con­cre­ta­men­te me evi­ta­ría estar pe­ga­do al te­lé­fono to­do el día vien­do fo­tos y vi­deos. A los clí­ni­cos con los que co­la­bo­ro les evi­ta­ría te­ner que ve­nir tan­to al la­bo­ra­to­rio y a mí te­ner que ir a sus con­sul­tas. No creo que ni si­quie­ra es­ta cues­tión be­ne­fi­cie en na­da al pa­cien­te. Creo que a lo que ten­de­mos no es a se­pa­rar­nos, sino to­do lo con­tra­rio: cuan­to más cer­ca es­te­mos y más com­par­ta­mos me­jor se­rá el re­sul­ta­do de nues­tros tra­ba­jos y si pa­ra eso te­ne­mos que con­vi­vir ba­jo el mis­mo te­cho, es­to no de­be­ría ser un obs­tácu­lo.

DM.- Y ya pa­ra ter­mi­nar ¿por dón­de cree que van a ir los pró­xi­mos desa­rro­llos en el te­rreno de la prótesis y de la tec­no­lo­gía pa­ra la­bo­ra­to­rios? ¿Có­mo se ima­gi­na el sec­tor de téc­ni­cos den­ta­les en los pró­xi­mos diez años?

Sr. J. D. Pa­re­jo.- Las má­qui­nas ya fa­bri­can bien, los soft­wa­res son cada vez más fá­ci­les e in­tui­ti­vos, cada vez dis­po­ne­mos de más ma­te­ria­les con pro­pie­da­des y ca­rac­te­rís­ti­cas me­jo­res y con la in­cur­sión de la tec­no­lo­gía 3D se nos abre otro mun­do de po­si­bi­li­da­des res­pec­to a la fa­bri­ca­ción y el pro­to­ti­pa­do de nues­tros tra­ba­jos. Es en es­ta tec­no­lo­gía en una de las que más se es­tá avan­zan­do úl­ti­ma­men­te. Ade­más, creo que era una de las pie­zas del puz­le que nos fal­ta­ba, una ma­ne­ra rá­pi­da y eco­nó­mi­ca de vi­sua­li­zar nues­tros tra­ba­jos an­tes de fa­bri­car­los en el ma­te­rial de­fi­ni­ti­vo. Ya ha­cía tiem­po que lo po­día­mos ha­cer con las fre­sa­do­ras, pe­ro co­mo ya ha se­ña­la­do, no era ni rá­pi­do ni eco­nó­mi­co. Por otra par­te, se es­tá ha­cien­do un gran tra­ba­jo con las he­rra­mien­tas de pla­ni­fi­ca­ción co­mo el DSD, y per­fec­cio­nar y ha­cer más ac­ce­si­ble es­tas he­rra­mien­tas creo que se­ría un buen ob­je­ti­vo a cor­to pla­zo. Los téc­ni­cos te­ne­mos un fu­tu­ro in­cier­to en mu­chos as­pec­tos, pe­ro en lo que a la cues­tión di­gi­tal se re­fie­re no ca­be du­da de que de aquí a diez años, to­dos es­ta­re­mos en ma­yor o me­nor me­di­da en ese bar­co.

Antonio Pa­re­jo Ra­mí­rez (iz­quier­da), jun­to a Je­sús Da­niel Pa­re­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.