“El maes­tro aún es una fi­gu­ra im­por­tan­te”

El Dentista Moderno - - SUMARIO -

En­tre­vis­ta/ Dr. Lo­ren­zo Va­ni­ni, pro­fe­sor y ex­per­to en Odon­to­lo­gía Con­ser­va­do­ra y Re­cons­truc­ti­va. Au­tor de nu­me­ro­sas pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas y con­fe­ren­cian­te en con­gre­sos de fa­ma in­ter­na­cio­nal.

Es­to es lo que afir­ma Lo­ren­zo Va­ni­ni, un den­tis­ta de fa­ma in­ter­na­cio­nal: al ha­blar so­bre sus co­mien­zos, ex­pli­ca por qué aún si­gue sien­do im­por­tan­te pa­ra una per­so­na jo­ven, tal vez aho­ra más que nun­ca, te­ner un pun­to de re­fe­ren­cia, un maes­tro en el que con­fiar y del cual apren­der la Odon­to­lo­gía, tal co­mo se so­lía ha­cer en las ar­tes y en los ofi­cios.

“E l éxi­to en Odon­to­lo­gía de­pen­de del co­no­ci­mien­to y de la ha­bi­li­dad del den­tis­ta, así co­mo de la ca­li­dad de los ma­te­ria­les y del uso co­rrec­to de las tec­no­lo­gías”. Lo di­ce Lo­ren­zo Va­ni­ni, un den­tis­ta de fa­ma in­ter­na­cio­nal y so­cio ac­ti­vo de la Ac­ca­de­mia Ita­lia­na di Con­ser­va­ti­va (AIC) y de la So­cie­tà Ita­lia­na di Odon­toia­tria Con­ser­va­tri­ce (SIDOC). El Dr. Va­ni­ni ejer­ce la pro­fe­sión en Chias­so, Sui­za, de­di­cán­do­se es­pe­cial­men­te a la odon­to­lo­gía con­ser­va­do­ra, a las pró­te­sis y a la odon­to­lo­gía neu­ro­mus­cu­lar. Ade­más, es pro­fe­sor de la asig­na­tu­ra “El co­lor en la odon­to­lo­gía re­cons­truc­ti­va” en el Cur­so de Odon­to­lo­gía Con­ser­va­do­ra de la Uni­ver­si­tà de­gli Stu­di de Chie­ti, y pro­fe­sor vi­si­tan­te de Odon­to­lo­gía Res­tau­ra­do­ra Es­té­ti­ca en la Uni­ver­si­té de la Mé­di­te­rra­née de Mar­se­lla, en la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal de Ca­ta­lu­ña de Bar­ce­lo­na y en la Uni­ver­si­dad An­dreas Be­llo de Vi­ña del Mar, Chi­le. Va­ni­ni tam­bién desa­rro­lla ac­ti­vi­da­des de in­ves­ti­ga­ción so­bre ma­te­ria­les com­pues­tos en Ita­lia y Ale­ma­nia y es con­fe­ren­cian­te en con­gre­sos de re­nom­bre in­ter­na­cio­nal: ha im­par­ti­do cur­sos de per­fec­cio­na­mien­to en la Odon­to­lo­gía Res­tau­ra­do­ra en di­ver­sas uni­ver­si­da­des de Eu­ro­pa, Ru­sia, EE.UU., Su­da­mé­ri­ca y Chi­na. Una pro­fe­sión orien­ta­da a la in­no­va­ción, sí, pe­ro tam­bién muy vin­cu­la­da a la tra­di­ción y a una ma­ne­ra de en­ten­der la Odon­to­lo­gía que per­te­ne­ce a un pa­sa­do, en el que el ar­te de la odon­to­lo­gía se apren­día yen­do al “ta­ller”. ¿Nos­tal­gia? No, tal vez es so­lo una

ma­ne­ra de re­sis­tir­se a la mo­der­ni­dad ga­lo­pan­te, que des­orien­ta a los jó­ve­nes den­tis­tas, que bus­can de­ses­pe­ra­da­men­te un pun­to de re­fe­ren­cia. DM.- ¿Quién fue su maes­tro?

Dr. Lo­ren­zo Va­ni­ni.- De he­cho, yo he te­ni­do dos maes­tros. El pri­me­ro ha si­do el Dr. Ivano Ca­sar­te­lli, que, por suer­te, ha si­do el maes­tro de mu­chos y una per­so­na es­pe­cial des­de el pun­to de vis­ta pro­fe­sio­nal y hu­mano, por­que no so­lo nos en­se­ña­ba Odon­to­lo­gía, sino tam­bién có­mo com­por­tar­nos y có­mo ha­cer fren­te a la vi­da y a las di­fi­cul­ta­des. Des­pués, el Dr. Ca­sar­te­lli me pre­sen­tó al Dr. Tof­fe­net­ti, pa­ra mí un po­co el gu­rú de la Odon­to­lo­gía, ya que él y Pes­car­mo­na han si­do los pa­dres de la Odon­to­lo­gía Con­ser­va­do­ra en Ita­lia, y fue el pro­pio Tof­fe­net­ti quien me in­tro­du­jo en el mun­do de la Odon­to­lo­gía, en am­bien­tes que has­ta en­ton­ces no se me ha­bía per­mi­ti­do fre­cuen­tar. Ellos fue­ron mis ver­da­de­ros maes­tros, per­so­nas muy especiales a las que les de­bo mu­cho...

“Hoy en día, la tec­no­lo­gía es­tá em­pu­jan­do a los den­tis­tas a un uso de­ma­sia­do for­zo­so, a me­nu­do tan so­lo pa­ra re­du­cir los tiem­pos y, por lo tan­to, los cos­tes del tra­ta­mien­to”

DM.- ¿Cuál es, en su opi­nión, la con­di­ción ideal pa­ra lo­grar una re­la­ción pro­duc­ti­va en­tre alumno y pro­fe­sor?

Dr. L.V.- Pien­so que, an­te to­do, am­bos de­ben te­ner pa­sión por la Odon­to­lo­gía y, des­pués, por su­pues­to, se ne­ce­si­ta un buen maes­tro, es de­cir, una per­so­na for­ma­da, que fa­ci­li­te a los jó­ve­nes el apren­di­za­je y, por su­pues­to, que los alum­nos es­tén dis­pues­tos a apren­der. Fran­ces­co Simoni, por ejem­plo, mi alumno y ayu­dan­te des­de ha­ce va­rios años, se com­por­ta un po­co co­mo ha­cía yo en el pa­sa­do, cuan­do asis­tía al es­tu­dio de Tof­fe­net­ti. Re­cuer­do que, a me­nu­do, al fi­na­li­zar la jor­na­da de tra­ba­jo, me in­vi­ta­ba a su ca­sa so­lo pa­ra un pla­to de es­pa­gue­ti y yo apro­ve­cha­ba la opor­tu­ni­dad pa­ra lle­var­me las dia­po­si­ti­vas de al­gún tra­ba­jo que ha­bía he­cho y le pe­día con­se­jo so­bre có­mo co­rre­gir los po­si­bles erro­res y me­jo­rar el re­sul­ta­do, ya que es­te es el ob­je­ti­vo que to­dos de­be­mos per­se­guir. DM.- ¿Có­mo se es­co­ge a un maes­tro?

Dr. L.V.- Un maes­tro se en­cuen­tra, pe­ro an­tes de­be ha­ber­se acla­ra­do uno mis­mo so­bre lo que real­men­te desea apren­der. Co­mo los jó­ve­nes de hoy, a me­nu­do se sien­ten con­fu­sos, no sa­ben cuál es el ca­mino a se­guir e in­clu­so a ve­ces se apre­su­ran de­ma­sia­do. Es de­cir, pien­san que van a te­ner tra­ba­jo in­me­dia­ta­men­te des­pués de su gra­dua­ción o, sim­ple­men­te, por­que han rea­li­za­do un cur­so de unos po­cos días o de unas po­cas se­ma­nas so­bre un te­ma de­ter­mi­na­do. Sin em­bar­go, pa­ra apren­der real­men­te nues­tro tra­ba­jo se re­quie­ren años de ex­pe­rien­cia y de es­tu­dio.

DM.- En un pre­sen­te ca­da vez más tec­no­ló­gi­co in­clu­so pa­ra la Odon­to­lo­gía, ¿to­da­vía tie­ne sen­ti­do ha­blar de “ta­ller” co­mo el lu­gar ideal pa­ra el apren­di­za­je de post­gra­do?

Dr. L.V.- En mi opi­nión sí, por­que la tec­no­lo­gía de­be es­tar al ser­vi­cio del ar­te­sano, pues­to que no­so­tros, los den­tis­tas, so­mos ar­te­sa­nos, y no al re­vés, co­mo es­tá su­ce­dien­do. En es­tas cir­cuns­tan­cias, com­par­tir la ex­pe­rien­cia con un co­le­ga ex­per­to pue­de ser de gran ayu­da. En la Fe­ria de Co­lo­nia, por ejem­plo, he­mos vis­to has­ta qué pun­to es­tá pre­sen­te la tec­no­lo­gía en la Odon­to­lo­gía ac­tual, pe­ro no de­be­mos ol­vi­dar que nues­tra pro­fe­sión es un tra­ba­jo ma­nual y que las má­qui­nas so­lo son una ayu­da, al igual que las he­rra­mien­tas del ar­te­sano. Sin em­bar­go, hoy en día, la tec­no­lo­gía es­tá em­pu­jan­do a los den­tis­tas a un uso de­ma­sia­do for­zo­so, a me­nu­do tan so­lo pa­ra re­du­cir los tiem­pos y, por lo tan­to, los cos­tes del tra­ta­mien­to.

D.M.- Sin em­bar­go, la re­duc­ción de los cos­tes po­dría con­tri­buir a que la Odon­to­lo­gía sea más ac­ce­si­ble, ¿aca­so no es es­to bueno?

Dr. L.V.- Sin du­da al­gu­na, pe­ro no hay que con­fun­dir los pro­ble­mas so­cia­les con los de la Odon­to­lo­gía. Un tra­ta­mien­to ac­ce­si­ble pe­ro inade­cua­do pue­den ser aún más per­ju­di­cial que la fal­ta de ac­ce­so al tra­ta­mien­to. Es­te te­ma es muy de­li­ca­do, pe­ro de­be­ría po­der abor­dar­se sin te­ner que re­cu­rrir a la des­in­for­ma­ción. Los sis­te­mas CAD-CAM en la si­lla, por ejem­plo, tie­nen co­mo ob­je­ti­vo re­du­cir el cos­te de las pie­zas has­ta in­clu­so diez ve­ces, pe­ro sin ga­ran­tía al­gu­na so­bre la ca­li­dad del pro­duc­to. En la ac­tua­li­dad, los pla­nes de tra­ta­mien­to que re­quie­ren ma­nos ex­per­tas, ca­be­za y co­ra­zón, a me­nu­do se ob­tie­nen me­dian­te el uso de un so­fis­ti-

ca­do soft­wa­re, que si­mu­la el plan de tra­ta­mien­to, pe­ro que nun­ca pue­de sus­ti­tuir a la ex­pe­rien­cia y ha­bi­li­dad del mé­di­co ex­per­to. En los con­gre­sos, so­le­mos asis­tir a au­tén­ti­cos shows de po­nen­tes, que mues­tran pre­sen­ta­cio­nes muy pin­to­res­cas, pe­ro sin mos­trar ca­sos com­ple­tos, ni có­mo se ha tra­ta­do el se­gui­mien­to, pues­to que so­lo son mar­ke­ting y teo­ría. Y lo que más me dis­gus­ta es ver a la gen­te aplau­dien­do con éx­ta­sis.

D.M.- Por lo tan­to, so­bre to­do pa­ra una per­so­na jo­ven, ¿es el maes­tro un re­cur­so que pue­de ayu­dar a dis­tin­guir el ver­da­de­ro va­lor de las co­sas y a no caer en las tram­pas del mer­ca­do?

Dr. L.V.- Por su­pues­to, ya que los jó­ve­nes se sien­ten es­pe­cial­men­te atraí­dos por las no­ve­da­des tec­no­ló­gi­cas del mer­ca­do, que no siem­pre fa­vo­re­cen a la Odon­to­lo­gía. Si con­ti­nua­mos por es­te ca­mino, ten­go la sen­sa­ción de que el ar­te de la Odon­to­lo­gía se ve­rá dis­tor­sio­na­do: se co­rre el ries­go de que el pa­cien­te, co­mo de he­cho y por des­gra­cia ya es­tá su­ce­dien­do, juz­gue el va­lor de un pro­fe­sio­nal más por el equi­po que uti­li­za que por sus ha­bi­li­da­des clí­ni­cas. Des­pués es­tá el pro­ble­ma del con­flic­to de in­tere­ses de los lí­de­res de opi­nión: un con­flic­to que se de­be­ría so­lu­cio­nar, co­mo he he­cho yo, con la em­pre­sa con la que co­la­bo­ro des­de ha­ce 25 años, pe­ro no co­mo un “hom­bre sánd­wich” o re­pre­sen­tan­te, por­que yo no pa­tro­cino sus pro­duc­tos, sino que los di­se­ño con ellos, con el apo­yo de un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción y la Uni­ver­si­dad de Ra­tis­bo­na, una de las más gran­des del mun­do.

“En la ac­tua­li­dad, los pla­nes de tra­ta­mien­to que re­quie­ren ma­nos ex­per­tas, ca­be­za y co­ra­zón, a me­nu­do se ob­tie­nen me­dian­te el uso de un so­fis­ti­ca­do soft­wa­re, que si­mu­la el plan de tra­ta­mien­to, pe­ro que nun­ca pue­de sus­ti­tuir a la ex­pe­rien­cia y ha­bi­li­dad del mé­di­co ex­per­to” “En es­tos mo­men­tos es muy di­fí­cil en­con­trar un li­bro de Odon­to­lo­gía que pre­sen­te con­cep­tos in­no­va­do­res o crí­ti­cos con las te­sis con­so­li­da­das. Tal vez por ello he em­plea­do 10 años de mi vi­da en es­cri­bir mi úl­ti­mo li­bro”

D.M.- Por un la­do es­tán los maes­tros y por otro los li­bros de los maes­tros, que tam­bién tie­nen su im­por­tan­cia...

Dr. L.V.- No hay du­da al­gu­na y los “clá­si­cos”, es de­cir, los li­bros de los maes­tros, en los que to­dos he­mos apren­di­do la Odon­to­lo­gía, po­seen un va­lor ex­tre­mo. Sin em­bar­go, tam­bién es­tán los li­bros que no di­cen na­da nue­vo. Es­tos son “Los no­vios” de la Odon­to­lo­gía, don­de Ren­zo y Lu­cía tam­bién re­ci­ben otros nom­bres, pe­ro la his­to­ria es la mis­ma. En la ac­tua­li­dad es muy di­fí­cil en­con­trar un li­bro de Odon­to­lo­gía, que pre­sen­te con­cep­tos in­no­va­do­res o crí­ti­cos con las te­sis con­so­li­da­das. Tal vez, por ello, he em­plea­do 10 años de mi vi­da en es­cri­bir mi úl­ti­mo li­bro, es­cri­to en co­la­bo­ra­ción con el pro­fe­sor Ca­mi­llo D’Ar­can­ge­lo y uno de mis asis­ten­tes, el Dr. Ste­fano Mas­tro­ber­nar­dino. Es­te li­bro es un tra­ba­jo cen­tra­do en la re­la­ción en­tre las ma­lo­clu­sio­nes, los do­lo­res de ca­be­za y los pro­ble­mas pos­tu­ra­les: con­cep­tos que en los años 80, cuan­do co­men­za­ba a tra­ba­jar co­mo den­tis­ta, es­ta­ban au­sen­tes de las dis­cu­sio­nes y que, aún hoy en día, y a pe­sar de los pro­gre­sos rea­li­za­dos en nues­tra ca­te­go­ría en es­te ám­bi­to, aún lu­chan por im­po­ner­se a pe­sar de que hay evi­den­cias cien­tí­fi­cas, do­cu­men­ta­das en nues­tro li­bro, que de­mues­tran su au­ten­ti­ci­dad.

“El maes­tro aún es una fi­gu­ra im­por­tan­te”

En­tre­vis­ta/ Lo­ren­zo Va­ni­ni, pro­fe­sor y ex­per­to en odon­to­lo­gía con­ser­va­do­ra (*) En­tre­vis­ta rea­li­za­da por Il Den­tis­ta Mo­derno, oc­tu­bre 2017.

Lo­ren­zo Va­ni­ni (iz­quier­da) jun­to con Fran­ces­co Simoni, su alumno. “Tam­bién pa­ra mí es im­por­tan­te la fi­gu­ra del maes­tro”, di­ce Simoni, na­ci­do en 1981, den­tis­ta de Li­do di Ca­maio­re, so­cio ac­ti­vo de la So­cie­tà Ita­lia­na di Odon­toia­tria Con­ser­va­tri­ce (SIDOC) y de la Ac­ca­de­mia Ita­lia­na di Odon­toia­tria Es­te­ti­ca (IAED), así co­mo afi­lia­do a la Aca­de­mia Eu­ro­pea de Odon­to­lo­gía Es­té­ti­ca (EAED) y tam­bién alumno de Giano Ric­ci, su otro maes­tro. “Te per­mi­te apren­der el ar­te de la Odon­to­lo­gía en un con­tex­to real, don­de el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción vie­ne am­pli­fi­ca­do por la re­la­ción afec­ti­va, que crea una es­pe­cie de trans­fe­ren­cia, útil pa­ra apren­der de una for­ma más efi­caz”, con­clu­ye Simoni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.