El Co­le­gio de Odon­tó­lo­gos y Es­to­ma­tó­lo­gos de As­tu­rias re­cuer­da que más de un 60% de los pa­cien­tes bru­xis­tas pa­de­cen pro­ble­mas a la ho­ra de dor­mir

El Dentista Moderno - - Actualidad -

Con mo­ti­vo del Día Mun­dial del Sue­ño, ce­le­bra­do el pa­sa­do 16 de mar­zo, el Co­le­gio de Odon­tó­lo­gos y Es­to­ma­tó­lo­gos de As­tu­rias re­cuer­da que el den­tis­ta es un gran alia­do a la ho­ra de diag­nos­ti­car de for­ma pre­coz uno de los tras­tor­nos más fre­cuen­tes a la ho­ra de dor­mir, la ap­nea del sue­ño, tam­bién co­no­ci­da co­mo SAHS. Di­cha pa­to­lo­gía se ca­rac­te­ri­za por la obs­truc­ción de las vías res­pi­ra­to­rias re­pe­ti­das ve­ces du­ran­te el sue­ño, lo que pro­vo­ca pa­ra­das res­pi­ra­to­rias que pue­den du­rar en­tre unos se­gun­dos y va­rios mi­nu­tos. La res­pi­ra­ción re­cu­pe­ra la nor­ma­li­dad con un ron­qui­do fuer­te o con un so­ni­do gu­tu­ral. El den­tis­ta es uno de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios res­pon­sa­ble del diag­nós­ti­co, pre­ven­ción y tra­ta­mien­to, en­tre otros, de los tras­tor­nos del sue­ño. Hay evi­den­cias de que un 60-80% de pa­cien­tes apre­ta­do­res (bru­xis­tas) pa­de­cen a su vez pro­ble­mas de sue­ño. Es­tos pa­cien­tes con­vi­ven con un dé­fi­cit de oxí­geno, en­tre otros, en su ce­re­bro, que les lle­va a des­can­sar po­co y de­fi­cien­te­men­te, lo que ha si­do con­si­de­ra­do por la So­cie­dad Es­pa­ño­la del Sue­ño, co­mo un fac­tor de ries­go de pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res co­mo el in­far­to, aneu­ris­ma, ic­tus; ade­más de ser con­si­de­ra­do fac­tor pre­ci­pi­tan­te de pro­ble­mas re­na­les, ce­re­bra­les, muscu­loes­que­lé­ti­cos, etc. En mu­chas oca­sio­nes se­rá el den­tis­ta el pri­me­ro en ob­ser­var una es­tre­chez en la vía área (zo­na de la gar­gan­ta), des­gas­tes den­ta­les, pro­ble­mas de ar­ti­cu­la­ción, apre­ta­mien­to de dien­tes, dé­fi­cit a la ho­ra de dor­mir, que ayu­den a diag­nos­ti­car y tra­tar etio­ló­gi­ca­men­te es­ta pa­to­lo­gía. En oca­sio­nes, es­te tras­torno se ha tra­ta­do con un CEPAP (Con­ti­nua Pre­sión de Ai­re Po­si­ti­va), aun­que a ve­ces, en si­tua­cio­nes le­ves o mo­de­ra­das, o en pa­cien­tes que no to­le­ran el CEPAP, se re­cu­rre a los DAM (Dis­po­si­ti­vo de Avan­ce Man­di­bu­lar), que se co­lo­can en las clí­ni­cas den­ta­les y que ayu­dan a me­jo­rar la aper­tu­ra de la vía aé­rea y así fa­vo­re­cer la oxi­ge­na­ción ce­re­bral. Siem­pre la pri­me­ra ac­tua­ción de­be ser evi­tar há­bi­tos no­ci­vos co­mo el al­cohol, el sobrepeso y el se­den­ta­ris­mo. En Es­pa­ña exis­ten en­tre 1.200.000 y 2.150.000 pa­cien­tes con ap­nea re­le­van­te y un ele­va­do in­fra­diag­nós­ti­co de ca­si el 80%, que obli­ga a los mé­di­cos y es­pe­cial­men­te a los den­tis­tas, a es­tar aten­tos a la pre­sen­cia de fac­to­res de ries­go. Se con­si­de­ra sín­dro­me de ap­nea de sue­ño cuan­do las pa­ra­das res­pi­ra­to­rias en un adulto se pro­du­cen al me­nos 30 ve­ces en una ho­ra. El por­cen­ta­je de va­ro­nes adul­tos afec­ta­dos lle­ga al 40% y en torno al 20% en el ca­so de las mu­je­res. El pa­cien­te ti­po sue­le ser un va­rón con sobrepeso, ron­ca­dor y ma­yor de 65 años. Sin em­bar­go, es­te sín­dro­me tam­bién afec­ta a las mu­je­res es­pe­cial­men­te a par­tir de la me­no­pau­sia. En ge­ne­ral, los fac­to­res de ries­go de la ap­nea del sue­ño son el sobrepeso, la edad, el ta­ba­co, el con­su­mo de al­cohol en las ho­ras ves­per­ti­nas, los se­dan­tes y los tran­qui­li­zan­tes. La cau­sa de­be en­con­trar­se en la al­te­ra­ción de la vía aé­rea, es­pe­cial­men­te la fa­rin­ge, que se es­tre­cha e in­clu­so se cie­rra e im­pi­de el pa­so del ai­re. Es­te fe­nó­meno se pro­du­ce por la de­bi­li­dad o ex­ce­si­va re­la­ja­ción de la mus­cu­la­tu­ra, por al­te­ra­cio­nes anató­mi­cas, fac­to­res he­re­di­ta­rios u otras cau­sas des­co­no­ci­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.