El Dentista Moderno - - Ac­tua­li­dad -

1. Fal­ta de con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do Siem­pre que un pa­cien­te co­mien­za un tra­ta­mien­to mé­di­co o va a so­me­ter­se a una in­ter­ven­ción, el pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio de­be in­for­mar­le de los ries­gos que con­lle­va. El fa­cul­ta­ti­vo tie­ne la obli­ga­ción de in­for­mar ver­bal­men­te de los ries­gos y de pre­sen­tar un do­cu­men­to en el que se es­pe­ci­fi­can los po­si­bles pro­ble­mas que pue­den sur­gir, ya sea du­ran­te el tra­ta­mien­to o a pos­te­rio­ri. Es lo que se co­no­ce co­mo con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do: el do­cu­men­to por el que se acre­di­ta que el pa­cien­te ha re­ci­bi­do la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria so­bre su tra­ta­mien­to o in­ter­ven­ción y es­tá de acuer­do con ella. No obs­tan­te, son mu­chos los ca­sos en los que, una vez ini­cia­do o ter­mi­na­do el tra­ta­mien­to del pa­cien­te, es­te su­fre da­ños de los que no te­nía cons­tan­cia o no sa­bía que po­dían su­ce­der. Es en es­tos ca­sos cuan­do pue­de re­cla­mar por da­ño des­pro­por­cio­na­do. 2. Re­tra­so y error en el diag­nós­ti­co Un diag­nós­ti­co erró­neo pue­de oca­sio­nar múl­ti­ples con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra la sa­lud del pa­cien­te, al­gu­nas muy se­ve­ras. En oca­sio­nes, in­clu­so, pue­de pro­vo­car su muer­te. En pri­mer lu­gar, hay que te­ner en cuen­ta que es­te error pue­de ve­nir mo­ti­va­do por una fal­ta de em­pleo de me­dios, es de­cir, que no se ha­yan usa­do to­dos los re­cur­sos po­si­bles pa­ra dar con un diag­nós­ti­co co­rrec­to. Es­to se pue­de re­cla­mar. Al­gu­nos de los ca­sos más fre­cuen­tes de error de diag­nós­ti­co se dan en el ám­bi­to de trau­ma­to­lo­gía. Por ejem­plo, al con­fun­dir con­tu­sio­nes con ro­tu­ras óseas. Los ca­sos de re­tra­so en el diag­nós­ti­co tam­bién pue­den re­cla­mar­se. Es­to se da­rá cuan­do, tras va­rias vi­si­tas al mé­di­co, es­te de­ci­da re­tra­sar las prue­bas con­ve­nien­tes pa­ra dar con un re­sul­ta­do sa­ni­ta­rio en cla­ro y, la de­mo­ra, ten­ga con­se­cuen­cias en la re­cu­pe­ra­ción o pro­vo­que da­ños o se­cue­las. Una cues­tión que in­flu­ye tam­bién en es­te as­pec­to es la pér­di­da de opor­tu­ni­dad. Es de­cir, si co­mo con­se­cuen­cia de re­tra­sar el diag­nós­ti­co ya no se pue­de apli­car un tra­ta­mien­to que hu­bie­ra re­sul­ta­do efec­ti­vo, se­ría tam­bién una ne­gli­gen­cia. 3. Error en in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas y/o en el tra­ta­mien­to Cuan­do, a con­se­cuen­cia de una ma­la prác­ti­ca del per­so­nal sa­ni­ta­rio du­ran­te una ope­ra­ción, se ge­ne­ren da­ños o le­sio­nes, se po­drá exi­gir tam­bién una in­dem­ni­za­ción. Ejem­plos cla­ros de erro­res en in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas pue­den ser: el da­ño de ner­vios du­ran­te la ope­ra­ción, cor­tes e in­ci­sio­nes in­co­rrec­tas u ol­vi­do de ga­sas y otros ma­te­ria­les qui­rúr­gi­cos den­tro del cuer­po. 4. Error en se­gui­mien­to El se­gui­mien­to mé­di­co es un pro­ce­so de aten­ción sa­ni­ta­rio que con­ti­núa a otra in­ter­ven­ción diag­nós­ti­ca o te­ra­péu­ti­ca con el ob­je­ti­vo de fi­na­li­zar el epi­so­dio de aten­ción ini­cia­do pa­ra con­se­guir su com­ple­ta re­cu­pe­ra­ción, o de man­te­ner un es­ta­do de sa­lud sa­tis­fac­to­rio en en­fer­me­da­des cró­ni­cas. La ne­gli­gen­cia mé­di­ca apa­re­ce cuan­do, el fa­cul­ta­ti­vo con­si­de­ra que no es ne­ce­sa­rio rea­li­zar un se­gui­mien­to de la en­fer­me­dad (o tras ella), o no es­ta­ble­ce uno ade­cua­do pa­ra el pa­cien­te. De tal mo­do que es­te aca­ba su­frien­do da­ños de­ri­va­dos de ese se­gui­mien­to erró­neo. El ca­so más ha­bi­tual es el error en el se­gui­mien­to de un pa­cien­te con cán­cer pa­ra evi­tar la apa­ri­ción de me­tás­ta­sis. 5. In­fec­cio­nes hos­pi­ta­la­rias (no­so­co­mia­les) Las in­fec­cio­nes hos­pi­ta­la­rias o no­so­co­mia­les son las que se con­traen den­tro del pro­pio cen­tro hos­pi­ta­la­rio. Por ejem­plo, tras uti­li­zar ob­je­tos que no es­tán de­bi­da­men­te es­te­ri­li­za­dos. Sin em­bar­go, es im­por­tan­te ma­ti­zar que no to­das las en­fer­me­da­des que se con­trai­gan en el cen­tro sa­ni­ta­rio se­rán re­cla­ma­bles. Un ca­ta­rro de­ri­va­do del ai­re acon­di­cio­na­do o por de­fen­sas ba­jas, no po­dría re­cla­mar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.