"El 'Abc' pa­ra los adul­tos no va­le pa­ra los ni­ños"

En­tre­vis­ta/ Dra. Eva Mª Mar­tí­nez Pe­rez, se­cre­ta­ria de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Odon­to­pe­dia­tría y nue­vo miem­bro del Co­mi­té Cien­tí­fi­co del DM

El Dentista Moderno - - Sumario -

En­tre­vis­ta/ Dra. Eva Mª Mar­tí­nez Pe­rez, se­cre­ta­ria de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Odon­to­pe­dia­tría y nue­vo miem­bro del Co­mi­té Cien­tí­fi­co del DM

For­ma­ción con­ti­nua, ca­rác­ter, hu­mil­dad pa­ra “apren­der de los erro­res y per­fec­cio­nar mé­to­dos y desa­rro­llar nue­vas es­tra­te­gias de su­pera­ción” son los mo­to­res que mue­ven a nues­tra en­tre­vis­ta­da en el día a día y que le apor­tan, ade­más de ca­li­dad pro­fe­sio­nal, pa­sión por la Odon­to­pe­dia­tría. In­mer­sa en di­fe­ren­tes pro­yec­tos de investigación, des­ta­ca el que es­tá lle­van­do a ca­bo en la ac­tua­li­dad, en co­la­bo­ra­ción con la sec­ción de on­cohe­ma­to­lo­gía pe­diá­tri­ca del Hos­pi­tal Ge­ne­ral Uni­ver­si­ta­rio Gre­go­rio Ma­ra­ñón de Ma­drid, pa­ra pre­ve­nir el efec­to se­cun­da­rio de la mu­co­si­tis en la te­ra­pia an­ti­neo­plá­si­ca. Y co­mo presidenta de la pró­xi­ma ci­ta de SEOP, la XLI Reunión Anual de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Odon­to­pe­dia­tría que se ce­le­bra­rá en Ma­drid, en ma­yo de 2019, nos ade­lan­ta al­gu­nos de los pro­yec­tos en mar­cha que ha­rán de es­te en­cuen­tro “un con­gre­so inol­vi­da­ble”.

DM.- Cuén­te­nos los hi­tos que más le han mar­ca­do en su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal.

Dra. Eva Mª Mar­tí­nez Pe­rez.- Es di­fí­cil ele­gir los prin­ci­pa­les hi­tos que han po­di­do ir con­du­cien­do mis pa­sos hacia lo que soy aho­ra. A ve­ces ten­go la sen­sa­ción de que to­do ha ido ocu­rrien­do ca­si sin dar­me cuen­ta. Qui­zás mu­chas de las ex­pe­rien­cias con los pa­cien­tes pue­dan con­si­de­rar­se hi­tos: las bue­nas te re­afir­man en lo que ha­ces, te apor­tan sa­tis­fac­ción y fuer­zas pa­ra se­guir cre­cien­do co­mo pro­fe­sio­nal; pe­ro las ma­las tam­bién apor­tan lec­cio­nes, ayu­dan a for­jar el ca­rác­ter, a apren­der de los erro­res, a per­fec­cio­nar mé­to­dos y a desa­rro­llar nue­vas es­tra­te­gias de su­pera­ción. Sin du­da, con­si­de­ro un hi­to es­pe­cial el día que des­cu­brí que ne­ce­si­ta­ba am­pliar mi for­ma­ción en odon­to­pe­dia­tría. To­dos co­no­ce­mos la fra­se atri­bui­da a Isaac New­ton. “Lo que sa­be­mos es una ‘go­ta de agua’; lo que ig­no­ra­mos es el océano” y, por eso, to­do pro­fe­sio­nal que se pre­cia se es­fuer­za en con­se­guir que la “go­ta de agua” sea lo más gran­de po­si­ble. Lle­va­ba un tiem­po tra­ba­jan­do de odon­tó­lo­go ge­ne­ral en una clí­ni­ca y al­guien de­ci­dió que yo po­dría ocu­par­me de la odon­to­pe­dia­tría. To­do bien has­ta que llegó el pri­mer pa­cien­te con al­go de com­ple­ji­dad y ahí me di cuen­ta de que lo que apren­dí en la ca­rre­ra no era su­fi­cien­te pa­ra tra­tar ade­cua­da­men­te a la ma­yo­ría de los pa­cien­tes pe­diá­tri­cos: el “ABC” pa­ra los adul­tos no va­le pa­ra los ni­ños. Por otro la­do, el hi­to que mar­có mi tra­yec­to­ria aca­dé­mi­ca fue co­no­cer a la que se­ría en un fu­tu­ro mi di­rec­to­ra de Te­sis doc­to­ral, la Dra. Pa­lo­ma Pla­nells. Ella me ani­mó a for­mar­me en es­ta lí­nea, y guió mis pri­me­ros pa­sos en el apa­sio­nan­te mun­do de la investigación. En es­te sen­ti­do, po­dría de­cir que más que hi­tos, han si­do per­so­nas las que más han mar­ca­do mi tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal: pro­fe­so­res que me han en­se­ña­do a amar mi pro­fe­sión, pro­fe­so­res que des­per­ta­ron mi in­te­rés por de­ter­mi­na­das asig­na­tu­ras o los que me ani­ma­ron a ser do­cen­te, aqué­llos que me in­tro­du­je­ron en la investigación. Tam­bién hay gran­des hue­llas de mis com­pa­ñe­ros y ami­gos que me han acom­pa­ña­do en es­ta tra­yec­to­ria con los que com­par­tir co­no­ci­mien­to, anéc­do­tas, in­quie­tu­des y pro­yec­tos. Creo que, de al­gu­na ma­ne­ra, ca­da día es im­por­tan­te en una tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal.

DM.- Há­ble­nos de su es­pe­cia­li­dad, la Odon­to­pe­dia­tría, ¿es la gran ol­vi­da­da del mo­men­to? ¿Cuá­les son las lu­ces y som­bras que afron­ta la Odon­to­pe­dia­tría en la ac­tua­li­dad?

Dra. E.M.P.- Bueno, no creo que sea la gran ol­vi­da­da real­men­te. De he­cho, creo que, en los úl­ti­mos años, la odon­to­pe­dia­tría es­tá en au­ge: ca­da vez hay más in­te­rés por la sa­lud bu­co­den­tal in­fan­til y ca­da vez hay más in­te­rés por la for­ma­ción en es­te sen­ti­do. Qui­zás sí que ha si­do un po­co la más sub­es­ti­ma­da en mu­chos as­pec­tos, pe­ro creo que eso es­tá cam­bian­do, afor­tu­na­da­men­te. Si hablamos de lu­ces, qui­zás des­ta­ca­ría el au­men­to en la de­man­da de una aten­ción es­pe­cia­li­za­da, des­de eda­des ca­da vez más tem­pra­nas. Ca­da día ve­mos más pa­dres in­tere­sa­dos por apren­der los cui­da­dos más ade­cua­dos pa­ra man­te­ner sa­na la bo­ca de sus hi­jos y ca­da vez se tra­ba­ja más en es­ta­ble­cer há­bi­tos sa­lu­da­bles tem­pra­nos. Tam­bién des­ta­ca­ría en es­te apar­ta­do de “lu­ces”, el in­te­rés cre­cien­te por la for­ma­ción es­pe­cia­li­za­da en odon­to­pe­dia­tría, al­go muy gra­ti­fi­can­te. En re­la­ción a las som­bras, pien­so que aún nos que­da mu­cho ca­mino que re­co­rrer pa­ra de­jar a un

“‘Lo que sa­be­mos es una go­ta de agua; lo que ig­no­ra­mos es el océano’ y por eso, to­do pro­fe­sio­nal que se pre­cia se es­fuer­za en con­se­guir que la ‘go­ta de agua’ sea lo más gran­de po­si­ble”

la­do mi­tos y fal­sas creen­cias. El pa­cien­te in­fan­til es un ti­po de pa­cien­te muy di­fe­ren­cia­do, que ne­ce­si­ta una aten­ción es­pe­cia­li­za­da que pue­de pre­sen­tar si­mi­li­tu­des con la aten­ción de un pa­cien­te adul­to pe­ro que es muy dis­tin­ta. Es­tas di­fe­ren­cias es­tán mar­ca­das por mul­ti­tud de fac­to­res, des­de la com­ple­ji­dad que con­lle­va a ve­ces el ma­ne­jo de la con­duc­ta pa­ra lo­grar una bue­na ac­ti­tud fren­te al tra­ta­mien­to den­tal, has­ta la di­fe­ren­te ma­ne­ra que tie­nen de ma­ni­fes­tar­se y evo­lu­cio­nar las mis­mas pa­to­lo­gías o los dis­tin­tos ob­je­ti­vos y op­cio­nes te­ra­péu­ti­cas. To­do es­to ha­ce ne­ce­sa­rio una for­ma­ción más es­pe­cí­fi­ca que el sim­ple he­cho de “que se te den bien los ni­ños”. Por otro la­do, aun­que sí que pa­re­ce que ca­da vez se es más cons­cien­te de la im­por­tan­cia de la den­ti­ción tem­po­ral y el es­ta­ble­ci­mien­to de buenos há­bi­tos des­de an­tes de na­cer, aún que­da mu­cho tra­ba­jo por ha­cer y el he­cho de que los pla­nes de sa­lud bu­co­den­tal in­fan­til con­tem­plen al ni­ño só­lo a par­tir de los 6 años de edad y no con­tem­plen la den­ti­ción tem­po­ral, su­po­ne un las­tre pa­ra se­guir avan­zan­do.

DM.- ¿Qué va­lo­ra­ción po­dría ha­cer­nos de la evo­lu­ción que ha ex­pe­ri­men­ta­do la odon­to­pe­dia­tría en la úl­ti­ma dé­ca­da? ¿Cuá­les cree que han si­do los avan­ces que han mar­ca­do un an­tes y un des­pués en es­te cam­po?

Dra. E.M.P.- La odon­to­pe­dia­tría evo­lu­cio­na más o me­nos al mis­mo rit­mo que otras ra­mas de la odon­to­lo­gía. Es­to qui­zás es por­que la odon­to­pe­dia­tría tie­ne mu­chí­si­mas co­sas en co­mún con otras es­pe­cia­li­da­des; co­mo di­ce la ac­tual presidenta de SEOP, “la odon­to­pe­dia­tría es a la odon­to­lo­gía lo que la pe­dia­tría es a la medicina”. En es­te sen­ti­do, mu­chos de los avan­ces que se pro­du­cen en cuan­to a la uti­li­za­ción de nue­vos ma­te­ria­les y nue­vas tec­no­lo­gías, aun­que se desa­rro­llen con otros fi­nes, tie­nen su re­per­cu­sión en nues­tro ám­bi­to. Por eso, si qui­sie­se nom­brar to­dos los avan­ces im­por­tan­tes en nues­tro ám­bi­to, creo que no ter­mi­na­ría. Ten­dría­mos que em­pe­zar re­pa­san­do una por una to­das las ne­ce­si­da­des que ro­dean al pa­cien­te in­fan­til y de qué ma­ne­ra, la investigación nos va apor­tan­do so­lu­cio­nes pa­ra dar res­pues­tas a es­tas ne­ce­si­da­des. Ha­bría que des­ta­car los avan­ces en el diag­nós­ti­co, los es­tu­dios mi­cro­bio­ló­gi­cos, las nue­vas ten­den­cias mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas, la me­jo­ría de las téc­ni­cas ad­he­si­vas, el de­sa­rro­llo de bio­ma­te­ria­les, la ac­ce­si­bi­li­dad a las co­ro­nas de cir­co­nio, la evo­lu­ción de las téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas y los nue­vos sis­te­mas de or­to­don­cia in­vi­si­ble, en­tre otros. Por úl­ti­mo, no creo que po­da­mos lla­mar­lo avan­ce y tam­po­co creo que po­da­mos ha­blar de un “an­tes y un des­pués” pe­ro, en cier­to modo, una de las co­sas que más ha cam­bia­do en la úl­ti­ma dé­ca­da es el per­fil de nues­tros pe­que­ños pa­cien­tes y de sus pa­dres. Es­tos cam­bios so­cio­cul­tu­ra­les es­tán te­nien­do re­per­cu­sio­nes im­por­tan­tes en nues­tra ma­ne­ra de tra­ba­jar, es­pe­cial­men­te en re­la­ción a la uti­li­za­ción de téc­ni­cas que nos ayu­dan a mo­du­lar el com­por­ta­mien­to del pa­cien­te en el ga­bi­ne­te den­tal.

DM.- Den­tro del mar­co uni­ver­si­ta­rio, ha par­ti­ci­pa­do en mul­ti­tud de pro­yec­tos de investigación, ¿cuá­les des­ta­ca­ría?

Dra. E.M.P.- Uno de los pro­yec­tos más im­por­tan­tes fue al prin­ci­pio de mi ca­rre­ra, en co­la­bo­ra­ción con el Hos­pi­tal San Ce­ci­lio de Gra­na­da, so­bre los efec­tos de la pre­ma­tu­ri­dad en el cre­ci­mien­to y de­sa­rro­llo de la den­ti­ción. Ahí me ini­cié real­men­te en la investigación. El pro­yec­to que sir­vió pa­ra la ela­bo­ra­ción de mi te­si­na de li­cen­cia­tu­ra y de mi pos­te­rior te­sis doc­to­ral fue un ma­ra­vi­llo­so pro­yec­to so­bre la sa­lud bu­co­den­tal en ni­ños con au­tis­mo. Des­de que co­men­zó el pro­yec­to, se­gui­mos tra­ba­jan­do en co­la­bo­ra­ción con los cen­tros de edu­ca­ción es­pe­cial, en­se­ñan­do un po­co y apren­dien­do mu­cho. Ese tam­bién es un pro­yec­to muy es­pe­cial pa­ra mí. Hoy por hoy, des­ta­ca­ría uno de los que más tiem­po me ab­sor­be úl­ti­ma­men­te, del que ya ha sa­li­do una te­sis doc­to­ral y otra que es­tá en ca­mino. Se tra­ta de un pro­yec­to que rea­li­za­mos en co­la­bo­ra­ción con la sec­ción de on­cohe­ma­to­lo­gía pe­diá­tri­ca del Hos­pi­tal Ge­ne­ral Uni­ver­si­ta­rio Gre­go­rio Ma­ra­ñón de Ma­drid. En 2013 co­men­za­mos a tra­ba­jar pa­ra va­lo­rar las ne­ce­si­da­des de sa­lud bu­co­den­tal de los ni­ños que se aten­dían en es­ta sec­ción y, pos­te­rior­men­te, desa­rro­lla­mos un pro­to­co­lo de pre­ven­ción pa­ra la mu­co­si­tis, que es uno de los efec­tos se­cun­da­rios más de­vas­ta­do­res de la te­ra­pia an­ti­neo­plá­si­ca. En la ac­tua­li­dad, tra­ba­ja­mos en la va­lo­ra­ción de los efec­tos de es­te pro­to­co­lo. Es­te pro­yec­to nos es­tá apor­tan­do mu­chas co­sas po­si­ti­vas más allá de lo me­ra­men­te cien­tí­fi­co: tra­ba­jar con un equi­po ma­ra­vi­llo­so de on­có­lo­gos pe­diá­tri­cos, de los que te­ne­mos tan­to que apren­der o las emo­cio­nes que nos inun­dan cuan­do en­tra­mos en el mun­do de los ni­ños con cán­cer y sus familias.

“Te­ne­mos mu­chas ideas, mu­cha ilu­sión y mu­chas fuer­zas pa­ra tra­ba­jar y ha­cer de SEOP 2019 un con­gre­so inol­vi­da­ble”

DM.- Us­ted desem­pe­ña ac­tual­men­te el car­go de Se­cre­ta­ria de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Odon­to­pe­dia­tría, pe­ro se ru­mo­rea que po­dría ser la pró­xi­ma Vi­ce­pre­si­den­ta ¿Nos po­dría con­fir­mar es­te da­to?

Dra. E.M.P.- Bueno, en nues­tra so­cie­dad, el car­go de vi­ce­pre­si­den­te equi­va­le a “pre­si­den­te elec­to”, con lo que la per­so­na que os­ten­ta es­te car­go, pa­sa­rá a ser pre­si­den­te de la So­cie­dad en dos años. Qui­zás en un fu­tu­ro, lle­gue a ser vi­ce­pre­si­den­ta de SEOP, pe­ro aho­ra mis­mo, no es mi mo­men­to. To­da­vía hay miem­bros nu­me­ra­rios cu­ya im­pli­ca­ción en la So­cie­dad y en la Odon­to­pe­dia­tría en ge­ne­ral que tie­nen mu­cho que ofre­cer. Por aho­ra, tras un año más de se­cre­ta­ria, me gus­ta­ría vol­ver al Co­mi­té Cien­tí­fi­co.

DM.- ¿En qué pun­to se en­cuen­tra la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Odon­to­pe­dia­tría? ¿Cuá­les son los pro­yec­tos que, co­mo par­te de la Eje­cu­ti­va, tie­nen pre­vis­to desa­rro­llar pa­ra po­ten­ciar su pro­ta­go­nis­mo en el cam­po de la Odon­to­lo­gía an­te la fuer­te com­pe­ten­cia exis­ten­te por par­te de otras so­cie­da­des?

Dra. E.M.P.- La So­cie­dad Es­pa­ño­la de Odon­to­pe­dia­tría se en­cuen­tra en un mo­men­to bri­llan­te. El in­cre­men­to ex­po­nen­cial del nú­me­ro de so­cios en los úl­ti­mos años, la in­ter­co­la­bo­ra­ción con ca­da vez más so­cie­da­des cien­tí­fi­cas afi­nes y otros or­ga­nis­mos y el éxi­to de la ofer­ta for­ma­ti­va son se­ña­les de ello. En cuan­to a los pro­yec­tos, te­ne­mos mu­chos fren­tes abier­tos. No creo que sea tan­to por po­ten­ciar el pro­ta­go­nis­mo de la so­cie­dad, sino por sa­tis­fa­cer las de­man­das ac­tua­les, so­cia­les y pro­fe­sio­na­les, en re­la­ción a la odon­to­pe­dia­tría. La SEOP par­ti­ci­pa, ca­da año, en mul­ti­tud de even­tos cien­tí­fi­cos, cur­sos de for­ma­ción, reunio­nes, works­hops, etc., to­dos con el ob­je­ti­vo de pro­mo­ver la sa­lud bu­co­den­tal in­fan­til. Uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de SEOP, en la ac­tua­li­dad, es im­pul­sar la es­pe­cia­li­dad de Odon­to­pe­dia­tría, te­ma en el que se lle­va tra­ban­do des­de ha­ce ya al­gu­nos años. Y, por su­pues­to, en­tre los pro­yec­tos, se en­cuen­tra se­guir fo­men­tan­do la ela­bo­ra­ción de guías y pro­to­co­los, mu­chos de ellos desa­rro­lla­dos en co­la­bo­ra­ción con otras áreas del co­no­ci­mien­to en re­la­ción al pa­cien­te in­fan­til.

DM.- ¿Qué va­lo­ra­ción pue­de ha­cer­nos de la XL Reunión anual de la So­cie­dad, ce­le­bra­da el pa­sa­do mes de ma­yo? Y co­mo presidenta de la pró­xi­ma ci­ta, la XLI Reunión anual de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Odon­to­pe­dia­tría que se ce­le­bra­rá en Ma­drid, en ma­yo de 2019, ¿qué nos pue­de ade­lan­tar? ¿Qué ob­je­ti­vos se ha mar­ca­do?

Dra. E.M.P.- A la es­pe­ra de co­no­cer los de­ta­lles del cie­rre, creo que po­de­mos afir­mar que la XL Reunión fue to­do un éxi­to: el nú­me­ro de asisten-

tes su­peró las ex­pec­ta­ti­vas y se tra­ta­ron de for­ma muy di­ná­mi­ca mu­chos de los te­mas de ma­yor ac­tua­li­dad en la Odon­to­pe­dia­tría. La ce­le­bra­ción con­jun­ta­men­te con la So­cie­dad Por­tu­gue­sa de Odon­to­pe­dia­tría, co­sa que ocu­rre ca­da cua­tro años y jus­to es­te año to­ca­ba, con­si­de­ro que re­sul­ta muy en­ri­que­ce­do­ra. Los miem­bros del co­mi­té or­ga­ni­za­dor afron­ta­ron un gran re­to pre­pa­ran­do es­ta reunión en las is­las y lo han re­suel­to de ma­ra­vi­lla. La ver­dad es que, cuan­do te en­cuen­tras or- ga­ni­zan­do un con­gre­so, va­lo­ras mu­cho más to­do el tra­ba­jo que hay de­trás. En re­la­ción a la XLI Reunión, qué voy a de­cir yo; lle­va­mos ya mu­cho tiem­po tra­ba­jan­do con mu­cha ilu­sión. La ma­yo­ría de los miem­bros de los co­mi­tés so­mos ami­gos des­de ha­ce mu­chos años y es un pla­cer tra­ba­jar jun­tos. He­mos que­ri­do sa­lir­nos un po­co de lo ha­bi­tual, co­men­zan­do por la elec­ción de la se­de, ubi­ca­da en ple­na es­ta­ción de Cha­mar­tín y que en su día con­si­de­ra­mos se­ría el mar­co per­fec­to pa­ra desa­rro­llar nues­tras ideas. He­mos or­ga­ni­za­do el con­gre­so por blo­ques te­má­ti­cos, tra­tan­do al­gu­nos de los pi­la­res fun­da­men­ta­les de nues­tra es­pe­cia­li­dad: Ha­brá un gran blo­que de nue­vas tec­no­lo­gías y su apli­ca­ción a la Odon­to­pe­dia­tría, en el que tam­bién se abor­da­rán te­mas tan in­tere­san­tes co­mo la pre­pa­ra­ción de ca­sos clí­ni­cos y pre­sen­ta­cio­nes pa­ra com­par­tir­las en ám­bi­tos cien­tí­fi­cos. De­di­ca­re­mos una ma­ña­na en­te­ra pa­ra re­vi­sar las nue­vas re­co­men­da­cio­nes de los pro­to­co­los in­ter­na­cio­na­les so­bre trau­ma­to­lo­gía den­ta­ria. Ten­dre­mos otro blo­que en­fo­ca­do a odon­to­lo­gía ma­terno in­fan­til, con­tem­plan­do los as­pec­tos más re­le­van­tes de la pre­ven­ción y el diag­nós­ti­co de la pa­to­lo­gía bu­co­den­tal in­fan­til des­de eda­des tem­pra­nas. Y tam­bién he­mos re­ser­va­do una par­te im­por­tan­te del pro­gra­ma a la ac­tua­li­dad so­bre los tra­ta­mien­tos de or­to­don­cia in­ter­cep­ti­va, abor­dan­do al­gu­nas de las ma­lo­clu­sio­nes más ha­bi­tua­les des­de di­fe­ren­tes en­fo­ques te­ra­péu­ti­cos. Ade­más, co­mo vie­ne sien­do tra­di­cio­nal en nues­tras Reunio­nes en Ma­drid, ce­le­bra­re­mos un en­cuen­tro en­tre Pe­dia­tras y Odon­to­pe­dia­tras, y un cur­so so­bre pa­cien­tes in­fan­ti­les con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les que ver­sa­rá so­bre los pa­cien­tes on­co­ló­gi­cos. En re­la­ción a es­te úl­ti­mo te­ma, he­mos que­ri­do apor­tar nues­tro gra­ni­to de are­na, co­la­bo­ran­do con la Fun­da­ción Ala­di­na, que es­ta­rá pre­sen­te en nues­tro con­gre­so y con quie­nes es­ta­mos desa­rro­llan­do al­gu­nas ideas. Los miem­bros del co­mi­té or­ga­ni­za­dor y cien­tí­fi­co he­mos que­ri­do dar re­le­van­cia a una de las per­so­nas que más im­pac­to ha te­ni­do en nues­tro de­sa­rro­llo pro­fe­sio­nal co­mo Odon­to­pe­dia­tras: la Dra. Ele­na Bar­be­ría, que par­ti­ci­pa­rá en la aper­tu­ra del con­gre­so con una lec­ción ma­gis­tral que se­gu­ro nos apor­ta mu­cho. Te­ne­mos mu­chas ideas, mu­cha ilu­sión y mu­chas fuer­zas pa­ra tra­ba­jar y ha­cer de SEOP 2019 un con­gre­so inol­vi­da­ble.

“Una de las co­sas que más ha cam­bia­do en la úl­ti­ma dé­ca­da es el per­fil de nues­tros pe­que­ños pa­cien­tes y de sus pa­dres. Es­tos cam­bios so­cio­cul­tu­ra­les es­tán te­nien­do re­per­cu­sio­nes im­por­tan­tes en nues­tra ma­ne­ra de tra­ba­jar”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.