Iden­tal, “un es­cán­da­lo sa­ni­ta­rio sin pre­ce­den­tes”

El Dentista Moderno - - Noticias -

Des­pués de va­rios me­ses de reite­ra­das que­jas y re­cla­ma­cio­nes de sus pa­cien­tes y sin que ha­ya ha­bi­do un co­mu­ni­ca­do ofi­cial por par­te de la em­pre­sa, Iden­tal ha ce­rra­do las clí­ni­cas que tie­ne en Es­pa­ña (a ex­cep­ción de Cór­do­ba y Ali­can­te, aun­que su cie­rre es in­mi­nen­te), de­jan­do mi­les de dam­ni­fi­ca­dos. Son mu­chos los afec­ta­dos que han vis­to có­mo, tras ha­ber pa­ga­do sus tra­ta­mien­tos, es­tos no han si­do fi­na­li­za­dos. El Dr. Óscar Cas­tro Reino, pre­si­den­te del Con­se­jo Ge­ne­ral de Den­tis­tas, ca­li­fi­ca la si­tua­ción co­mo “un es­cán­da­lo sa­ni­ta­rio sin pre­ce­den­tes”. El Dr. Óscar Cas­tro Reino ins­ta a los mi­les de pa­cien­tes afec­ta­dos a que no vuel­van a caer en la mis­ma tram­pa otra vez, pues­to que aho­ra re­ci­bi­rán lla­ma­das de otras clí­ni­cas den­ta­les, fi­nan­cie­ras y ban­cos ofre­cién­do­les arre­glar su si­tua­ción: “A pe­sar de su de­ses­pe­ra­ción, las per­so­nas dam­ni­fi­ca­das de­ben ana­li­zar de­te­ni­da­men­te es­tas ofer­tas y, si tie­nen du­das, pue­den acu­dir al Co­le­gio Ofi­cial de Den­tis­tas de su pro­vin­cia o a las or­ga­ni­za­cio­nes de con­su­mi­do­res pa­ra que les in­di­quen los pa­sos a se­guir y así so­lu­cio­nar sus pro­ble­mas de­fi­ni­ti­va­men­te y sin en­ga­ños”. El pre­si­den­te de la Or­ga­ni­za­ción Co­le­gial lle­va me­ses aler­tan­do so­bre las nu­me­ro­sas que­jas y pro­ble­mas que los pa­cien­tes de Iden­tal y otras clí­ni­cas cor­po­ra­ti­vas si­mi­la­res han he­cho lle­gar a los Co­le­gios de Den­tis­tas y que son muy su­pe­rio­res en nú­me­ro a las re­cla­ma­cio­nes que reciben las clí­ni­cas pri­va­das. En es­te sen­ti­do, se in­sis­te en la ne­ce­si­dad de que la Ad­mi­nis­tra­ción to­me me­di­das pa­ra am­pa­rar a to­dos los afec­ta­dos y evi­tar que si­tua­cio­nes tan dra­má­ti­cas co­mo es­ta se vuel­van a re­pe­tir. A es­te res­pec­to, Cas­tro Reino ha re­cor­da­do que uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas tie­ne que ver con la re­gu­la­ri­za­ción de la pu­bli­ci­dad sa­ni­ta­ria: “Se de­be ins­tau­rar una nor­ma­ti­va cla­ra y es­pe­cí­fi­ca en to­do el Es­ta­do que re­gu­le ade­cua­da­men­te es­te ti­po de pu­bli­ci­dad pa­ra que la in­for­ma­ción que se di­fun­da sea ri­gu­ro­sa, ve­raz, com­pren­si­ble, ba­sa­da en la éti­ca y el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co y que no con­fun­da al ciu­da­dano con men­sa­jes en­ga­ño­sos. Só­lo así los pa­cien­tes po­drán va­lo­rar ade­cua­da­men­te las di­ver­sas op­cio­nes de los tra­ta­mien­tos y los ries­gos que pue­dan con­lle­var pa­ra su sa­lud”. El pre­si­den­te del Con­se­jo Ge­ne­ral de Den­tis­tas ase­gu­ra que el cie­rre de Iden­tal, tal y co­mo su­ce­dió en su mo­men­to con em­pre­sas co­mo Funny­dent y Cor­po­ra­ción Der­moes­té­ti­ca no son ca­sos ais­la­dos, ya que des­de ha­ce unos años, en Es­pa­ña se ha pro­du­ci­do una “bur­bu­ja den­tal” en don­de pri­ma el in­te­rés em­pre­sa­rial so­bre el sa­ni­ta­rio. En mu­chos ca­sos, el con­trol en la to­ma de de­ci­sio­nes de las clí­ni­cas den­ta­les no es­tá en ma­nos de los den­tis­tas, sino de em­pre­sa­rios / es­pe­cu­la­do­res y los tra­ta­mien­tos que pre­ci­sa el pa­cien­te, en al­gu­nos ca­sos, los de­ci­de un co­mer­cial en vez de un odon­tó­lo­go pro­fe­sio­nal, lo cual es inad­mi­si­ble y, ade­más, un ac­to de in­tru­sis­mo pro­fe­sio­nal. “Mu­chos de es­tos pro­ble­mas se evi­ta­rían si la ad­mi­nis­tra­ción apli­ca­se la Ley 2/2007, de So­cie­da­des Pro­fe­sio­na­les, la cual pre­vé, en­tre otras co­sas, que las Or­ga­ni­za­cio­nes Co­le­gia­les pue­dan san­cio­nar deon­to­ló­gi­ca­men­te a aque­llas em­pre­sas que reali­cen ac­ti­vi­da­des pa­ra cu­yo desempeño se re­quie­re co­le­gia­ción obli­ga­to­ria, ade­más de ase­gu­rar que su con­trol efec­ti­vo que­da en ma­nos de pro­fe­sio­na­les co­le­gia­dos”, con­clu­ye el Dr. Cas­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.