EN­TRE­VIS­TA

En­tre­vis­ta/ Dr. Gui­ller­mo Pra­díes, pre­si­den­te del Co­mi­té Cien­tí­fi­co del IV Con­gre­so Bie­nal del COEM

El Dentista Moderno - - Sumario - En­tre­vis­ta/ Dr. Gui­ller­mo Pra­díes, pre­si­den­te del Co­mi­té Cien­tí­fi­co del IV Con­gre­so Bie­nal del COEM

“No en­tien­do un fun­cio­na­mien­to ra­zo­na­ble de una clí­ni­ca sin un pro­té­si­co en el equi­po, in si­tu”

El Dr. Gui­ller­mo Pra­díes nos ade­lan­ta en es­te en­tre­vis­ta las no­ve­da­des más im­por­tan­tes del pró­xi­mo Con­gre­so bie­nal del Coem, que ce­le­bra su IV edi­ción el pró­xi­mo mes de fe­bre­ro. Se tra­ta de un even­to mul­ti­dis­ci­pli­nar, am­bi­cio­so, “con una ofer­ta a cua­tro pis­tas en con­ti­nuo fun­cio­na­mien­to”, con po­nen­tes na­cio­na­les y ex­tran­je­ros de pri­mer ni­vel, pro­yec­cio­nes 3D y se­sio­nes de de­ba­tes con los te­mas más can­den­tes de la ac­tua­li­dad clí­ni­ca. To­do un re­to pa­ra el Dr. Pra­díes, que en me­nos de un año va a pre­si­dir o ser par­te del Co­mi­té Cien­tí­fi­co de al me­nos cua­tro de los con­gre­sos más im­por­tan­tes del sec­tor; una po­si­ción, jun­to con su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, que le per­mi­te con­tar con una pri­vi­le­gia­da vi­sión de la si­tua­ción del sec­tor de la odon­to­lo­gía, que no ha du­da­do en com­par­tir en es­ta en­tre­vis­ta.

DM.- Co­mo pre­si­den­te del Co­mi­té Cien­tí­fi­co del pró­xi­mo Con­gre­so bie­nal del Coem, que ce­le­bra su IV edi­ción en el mes de fe­bre­ro de 2019, ¿qué nos pue­de ade­lan­tar co­mo prin­ci­pa­les no­ve­da­des di­fe­ren­cia­do­ras de es­te con­gre­so de ca­rác­ter mul­ti­dis­ci­pli­nar tan am­bi­cio­so? ¿Qué no­ve­da­des apor­ta es­ta cuar­ta edi­ción con res­pec­to a las an­te­rio­res?

Dr. G.P.- Con res­pec­to a las edi­cio­nes an­te­rio­res se man­tie­ne el for­ma­to de una sa­la de po­nen­tes ex­tran­je­ros de pri­mer ni­vel y la exis­ten­cia de otra sa­la con ac­ti­vi­da­des de per­fil pro­fe­sio­nal y de te­mas más am­plios que se so­lía de­no­mi­nar “even­tos pa­ra­le­los” y que aho­ra a to­ma­do el nom­bre de Pro­gra­ma 360º. Es­ta es una sa­la clave con una ofer­ta im­pre­sio­nan­te y de in­du­da­ble atrac­ti­vo pa­ra es­tu­dian­tes, au­xi­lia­res, hi­gie­nis­tas, den­tis­tas, etc. Co­mo no­ve­dad, abri­mos dos nue­vos es­pa­cios. Uno de se­sio­nes de de­ba­te con los te­mas más can­den­tes de la ac­tua­li­dad clí­ni­ca de ca­da una de las dis­tin­tas dis­ci­pli­nas de la Odon­to­lo­gía: Periodoncia e im­plan­tes, Or­to­don­cia, Res­tau­ra­do­ra, En­do­don­cia, Odontopediatría, etc. En es­ta sa­la, los po­nen­tes, de in­du­da­ble ca­pa­ci­ta­ción pro­fe­sio­nal y cien­tí­fi­ca, son en ge­ne­ral de “ca­sa” pe­ro de per­fil in­ter­na­cio­nal. Las pre­gun­tas re­to, fá­ci­les de re­dac­tar, pe­ro muy di­fí­ci­les de con­tes­tar: ¿Ex­traer o con­ser­var?; ¿pre­pa­ra­cio­nes verticales u horizontales?; ¿com­po­si­tes o ce­rá­mi­cas? son al­gu­nas de ellas y se­rán, sin du­da, de in­te­rés de to­dos los asis­ten­tes. La úl­ti­ma sa­la pre­sen­ta­rá, co­mo no po­dría ser de otra ma­ne­ra en un es­pa­cio co­mo Ki­ne­po­lis, pro­yec­cio­nes 3D de pro­ce­di­mien­tos clí­ni­cos lle­va­dos a ca­bo por los me­jo­res clí­ni­cos. Va­rias ve­ces al día de ma­ne­ra ro­ta­to­ria, di­chas fil­ma­cio­nes po­drán ser vi­sio­na­das de tal ma­ne­ra que na­die se las pier­da. Ade­más, ha­brá pa­lo­mi­tas, co­mo to­da bue­na se­sión de ci­ne que se pre­cie. Así pues, ten­dre­mos una ofer­ta a cua­tro pis­tas en con­ti­nuo fun­cio­na­mien­to, pe­ro ade­más, no nos de­be­mos ol­vi­dar de que va a exis­tir una am­plia re­pre­sen­ta­ción co­mer­cial por par­te de las prin­ci­pa­les em­pre­sas del sec­tor, por lo que el show room, tam­bién es­tá ga­ran­ti­za­do. He­mos pe­di­do a las em­pre­sas que ha­gan un es­fuer­zo por in­ten­tar mon­tar stands con mu­cha ca­pa­ci­dad de in­ter­ac­ción con el asis­ten­te, pa­ra que pue­da pro­bar, to­car co­sas, etc. En de­fi­ni­ti­va, nos va a cos­tar tra­ba­jo or­ga­ni­zar­nos por­que la ten­ta­ción de es­tar al me­nos en dos even­tos a la vez va a ser cons­tan­te. ¡Bien­ve­ni­dos al par­que de atrac­cio­nes del COEM!

DM.- ¿Cuá­les van a ser los te­mas y los po­nen­tes estrella de es­ta pró­xi­ma edi­ción?

Dr. G.P.- En Odon­to­lo­gía Con­ser­va­do­ra con­ta­re­mos con Marg­he­ri­ta Fon­ta­na, en Odon­to­lo­gía Es­té­ti­ca, con Fran­ces­ca Vai­la­ti; en En­do­don­cia, con Fer­nan­do Gol­berg; en Or­to­don­cia, con Nuno Sou­sa; en Odontopediatría, con Eduar­do Al­caino y en Periodoncia e Im­plan­tes, con Sta­vros Pe­le­ka­nos. Es­to en lo que se re­fie­re a la sa­la de dic­tan­tes ex­tran­je­ros. Sin em­bar­go, quie­ro re­sal­tar que va­mos a con­tar con más de 30 dic­tan­tes na­cio­na­les de pri­mer ni­vel a los que no nom­bro por­que me pa­re­ce­ría in­jus­to ol­vi­dar­me de uno so­lo y abu­rri­dí­si­mo enu­me­rar­los a to­dos en es­ta en­tre­vis­ta. Re­sal­to nue­va­men­te que los te­mas de de­ba­te que se tra­ta­rán se­rán de má­xi­mo in­te­rés y apues­to que se­rá una de las ac­ti­vi­da­des más va­lo­ra­das del Con­gre­so.

DM.-¿Qué ob­je­ti­vos de par­ti­ci­pa­ción se han mar­ca­do?

Dr. G.P.- En cuan­to a ob­je­ti­vos de par­ti­ci­pa­ción, la res­pues­ta no tie­ne du­da. Co­mo to­do buen es­pec­tácu­lo que se pre­cie, la ci­fra a ob­te­ner es col­gar el “afo­ro com­ple­to”. Pe­ro ade­más que­re­mos in­sis­tir en que el Con­gre­so COEM es un con­gre­so abier­to, así que no es­ta­mos ha­blan­do so­lo de den­tis­tas, sino tam­bién de hi­gie­nis­tas, au­xi­lia­res y ami­gos COEM que pue­den ser des­de pro­té­si­cos a pro­fe­sio­na­les del mun­do de la In­dus­tria o sim­ple­men­te, sim­pa­ti­zan­tes del Co­le­gio.

DM.- Cuén­te­nos so­bre la Se­sión de Ca­rio­lo­gía. ¿Qué se van a en­con­trar los que se ins­cri­ban en es­ta se­sión?

Dr. G.P.- En ge­ne­ral en Odon­to­lo­gía, la fi­lo­so­fía de mí­ni­ma in­va­sión (MI) es­tá lle­gan­do a to­das las es­pe­cia­li­da­des. La Ca­rio­lo­gía no so­lo no es una ex­cep­ción, sino que se es­tán pro­du­cien­do gran­des avan­ces en es­te sen­ti­do. Los que asis­tan a la se­sión de Ca­rio­lo­gía po­drán co­no­cer de la mano de una de las má­xi­mas au­to­ri­da­des mun­dia­les en

“He­mos pe­di­do a las em­pre­sas que ha­gan un es­fuer­zo por in­ten­tar mon­tar stands con mu­cha ca­pa­ci­dad de in­ter­ac­ción con el asis­ten­te, pa­ra que pue­da pro­bar, to­car co­sas...”

es­te as­pec­to, Marg­he­ri­ta Fon­ta­na, de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, to­do lo que se es­tá tra­ba­jan­do e in­ves­ti­gan­do en es­ta di­rec­ción ba­jo el tí­tu­lo: “Va­lo­ra­ción del ries­go de ca­ries. Pre­sen­ta­ción del Cu­rrícu­lo de Ca­rio­lo­gía pa­ra Es­pa­ña”.

DM.- En el Pro­gra­ma 360º se tra­ta­rán te­mas de pre­ven­ción, so­bre el tra­ta­mien­to a pa­cien­tes de más de 60 años y ges­tión. ¿Cree que es­tos se­rán los ejes es­tra­té­gi­cos de fu­tu­ro pa­ra el sec­tor den­tal?

Dr. G.P.- Creo que no. No se­rá el fu­tu­ro, por­que ya es el pre­sen­te. La Odon­to­ge­ria­tría, al igual que cual­quier otra es­pe­cia­li­dad mé­di­ca re­la­cio­na­da con el pa­cien­te an­ciano, ocu­pa ya una par­te im­por­tan­tí­si­ma de los te­mas re­la­cio­na­dos con la sa­lud y, por tan­to, con la ca­li­dad de vi­da. En cuan­to a la ges­tión, es par­te in­he­ren­te de nues­tra pro­fe­sión, im­po­si­ble des­vin­cu­lar­se de ella. En cual­quier ca­so, una vez más no ol­vi­de­mos que se lla­ma Pro­gra­ma 360º, así que abor­da­rá to­dos los te­mas de in­te­rés re­la­cio­na­dos con la Odon­to­lo­gía. Se­rá sin du­da al­gu­na una sa­la “ca­lien­te”.

DM.-En me­nos de un año va a pre­si­dir o ser par­te del Co­mi­té Cien­tí­fi­co de al me­nos cua­tro de los con­gre­sos más im­por­tan­tes del sec­tor, tan­to de ca­rác­ter na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal; una pers­pec­ti­va que le con­fie­re, jun­to con su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, una pri­vi­le­gia­da vi­sión de la si­tua­ción del sec­tor de la odon­to­lo­gía y de la evo­lu­ción que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do en los úl­ti­mos año. ¿Cuá­les cree que van a ser los desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos clave que mar­ca­rán el fu­tu­ro del sec­tor?

Dr. G.P.- La ver­dad es que la pre­gun­ta es más di­fí­cil de res­pon­der de lo que pa­re­ce. Se­ría fá­cil de­jar­se caer en una res­pues­ta ba­nal co­mo: la evo­lu­ción de la di­gi­ta­li­za­ción del con­sul­to­rio o los pro­ce­di­mien­tos CAD/CAM. Sin du­da, no nos es­ta­ría­mos equi­vo­can­do, sin em­bar­go, creo que exis­ten otros ac­to­res que van a te­ner un gran pro­ta­go­nis­mo du­ran­te los pró­xi­mos años. El con­trol del do­lor me­dian­te nue­vos sis­te­mas me­nos in­va­si­vos o más con­tro­la­dos que la me­ra anes­te­sia lo­cal con je­rin­ga, es­toy se­gu­ro de que va a mar­car un an­tes y un des­pués. Por otra par­te, la mag­ni­fi­ca­ción. Creo que en unos po- cos años nos pa­re­ce­rá men­ti­ra ha­ber po­di­do prac­ti­car Odon­to­lo­gía sin la uti­li­za­ción sis­te­má­ti­ca de me­dios de mag­ni­fi­ca­ción. Otra par­te im­por­tan­te se­rá la apli­ca­ción de la reali­dad vir­tual y la reali­dad au­men­ta­da co­mo asis­ten­cia al clí­ni­co en su día a día. Por úl­ti­mo, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial co­men­za­rá a fil­trar­se po­co a po­co en nues­tras con­sul­tas y de la mano de es­ta, la ro­bó­ti­ca. Sin lu­gar a du­da, el big da­ta empezará su ca­mino den­tro de las apli­ca­cio­nes en Odon­to­lo­gía.

“La Odon­to­ge­ria­tría, al igual que cual­quier otra es­pe­cia­li­dad mé­di­ca re­la­cio­na­da con el pa­cien­te an­ciano, ocu­pa ya una par­te im­por­tan­tí­si­ma de los te­mas re­la­cio­na­dos con la sa­lud”

DM.-Jus­to aho­ra se es­tán pre­sen­ta­do nue­vos sis­te­mas de ci­ru­gía guia­da pa­ra la co­lo­ca­ción de im­plan­tes… ¿Cree que a cor­to pla­zo se po­drán re­sol­ver los gaps que to­da­vía pa­re­cen exis­tir pa­ra las ar­ca­das com­ple­tas?

Dr. G.P.- Sin du­da al­gu­na los sis­te­mas han evo­lu­cio­na­do y lo van a se­guir ha­cien­do du­ran­te los

pró­xi­mos años. La pre­dic­ti­bi­li­dad ha au­men­ta­do en el ca­so de la so­lu­ción de des­den­ta­dos to­ta­les, pe­ro efec­ti­va­men­te to­da­vía nos que­da ca­mino por re­co­rrer que yo creo que, una vez más, lle­ga­rá en la me­jo­ra de la ca­li­dad de re­so­lu­ción de los CBCT, pe­ro sin au­men­to de la ra­dia­ción. Por otra par­te, creo que la tec­no­lo­gía de ul­tra­so­ni­dos va a dar que ha­blar du­ran­te los pró­xi­mos años. El pro­ble­ma de los des­den­ta­dos to­ta­les son la ines­ta­bi­li­dad de los te­ji­dos blan­dos al ser re­gis­tra­dos y su ca­pa­ci­dad de de­tec­ción por la apa­ra­to­lo­gía ac­tual ( bá­si­ca­men­te los CBCT) que ma­ne­ja­mos.

“El pro­ble­ma es­tá en que a lo lar­go de los múl­ti­ples cur­sos que ca­da año doy (...) he po­di­do ob­ser­var que el den­tis­ta, en ge­ne­ral, tie­ne po­ca for­ma­ción só­li­da de cuá­les son los cri­te­rios de se­lec­ción de los ma­te­ria­les”

DM.- ¿Có­mo ve el ni­vel de la odon­to­lo­gía en Es­pa­ña? ¿Los “mul­ti­tu­di­na­rios” egre­sa­dos que sa­len to­dos los años de las Uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las lo ha­cen pre­pa­ra­dos? Se ha­bla de que en 2020 se al­can­za­rá la ci­fra de 40.000 den­tis­tas en Es­pa­ña. ¿Pue­de su­po­ner es­ta ma­si­fi­ca­ción un me­nos­ca­bo en la aten­ción de los pa­cien­tes y la ca­li­dad de la odon­to­lo­gía en Es­pa­ña?

Dr. G.P.- Sin­ce­ra­men­te, es­ta es una pre­gun­ta pa­ra la que no sé si ten­go la cua­li­fi­ca­ción e in­for­ma­ción su­fi­cien­te. En mi opi­nión, no se tra­ta de el nú­me­ro de den­tis­tas que ten­ga­mos, sino el ni­vel pro­fe­sio­nal de los mis­mos. Si el ni­vel pro­fe­sio­nal fue­ra bueno, es­to no so­lo no iría en de­tri­men­to de la ca­li­dad de la aten­ción den­tal, sino to­do lo con­tra­rio. El pro­ble­ma es­tá en que es­ta plé­to­ra au­men­ta la com­pe­ti­ti­vi­dad has­ta tal pun­to que la lucha por un pues­to de tra­ba­jo ge­ne­ra si­tua­cio­nes pa­ra­dó­ji­cas. La fal­ta de re­gu­la­ción del mer­ca­do pue­de avo­car al pro­fe­sio­nal a caer en los so­bre­tra­ta­mien­tos, la co­mer­cia­li­za­ción de la Odon­to­lo­gía y la en­tre­ga de es­tán­da­res de ca­li­dad ba­ja pa­ra po­der com­pe­tir y ob­te­ner unos ho­no­ra­rios ra­zo­na­bles. Real­men­te creo que ahí es don­de es­tá el pe­li­gro. El ca­so iDental es una cla­ra prue­ba de có­mo pro­fe­sio­na­les po­co pre­pa­ra­dos o pre­pa­ra­dos, pe­ro sin es­crú­pu­los, ter­mi­nan so­me­tién­do­se a las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas por en­ci­ma de las con­di­cio­nes éti­cas, pues­to que al fi­nal los que rea­li­zan los tra­ta­mien­tos son ellos, y los res­pon­sa­bles de los mis­mos, son sin du­da al­gu­na, ellos.

DM.- Res­pec­to al otro gran es­co­llo que exis­te ac­tual­men­te: la ne­ce­sa­ria evo­lu­ción en la re­la­ción den­tis­ta-pro­té­si­co y una le­gis­la­ción to­tal­men­te ob­so­le­ta, ¿po­dría dar­nos las cla­ves de có­mo cree que se de­be­ría abor­dar el pro­ble- ma? ¿Có­mo ve el desa­rro­llo de los la­bo­ra­to­rios con la im­plan­ta­ción del CAD CAM? ¿Es ver­dad que afron­ta­mos una au­tén­ti­ca re­es­truc­tu­ra­ción o re­con­ver­sión del sec­tor de la­bo­ra­to­rios?

Dr. G.P.- Es una pre­gun­ta que he con­tes­ta­do en múl­ti­ples oca­sio­nes. El den­tis­ta y el pro­té­si­co son un equi­po in­di­vi­si­ble. No en­tien­do al pro­té­si­co sin es­tar al la­do del den­tis­ta, en la pro­pia clí­ni­ca, ni al pro­té­si­co fue­ra del en­torno clí­ni­co. En­tien­do que tie­nen que exis­tir gran­des cen­tros de fre­sa­do y pro­duc­ción que pue­den es­tar a dis­tan-

cia de la clí­ni­ca, pe­ro no en­tien­do un fun­cio­na­mien­to ra­zo­na­ble de una clí­ni­ca sin un pro­té­si­co en el equi­po, in si­tu. Así pues, yo creo que el mo­de­lo de pro­té­si­co en un pe­que­ño ta­ller to­tal­men­te ais­la­do es el que se ago­ta. Es­te pro­té­si­co de­be pa­sar a for­mar par­te di­rec­ta y vi­va de la pro­pia con­sul­ta. Una gran par­te de la pro­duc­ción que se va a lle­var a ca­bo en el fu­tu­ro se­rá de ti­po “chair­si­de” di­rec­ta en clí­ni­ca, con o sin la co­la­bo­ra­ción

“El con­trol del do­lor me­dian­te nue­vos sis­te­mas me­nos in­va­si­vos o más con­tro­la­dos que la me­ra anes­te­sia lo­cal con je­rin­ga, es­toy se­gu­ro de que va a mar­car un an­tes y un des­pués”

del téc­ni­co de la­bo­ra­rio. La otra par­te de la pro­duc­ción se­rá en­car­ga­da a gran­des cen­tros de fre­sa­do, im­pre­sión 3D, etc. y fi­na­li­za­da o adap­ta­da por el pro­té­si­co que ten­ga­mos en la clí­ni­ca, an­tes de que el den­tis­ta la pon­ga fi­nal­men­te en la bo­ca del pa­cien­te.

DM.-¿Po­dría­mos afir­mar que, ac­tual­men­te, con el desa­rro­lla­do del CAD el en­ce­ra­do ha lle­ga­do a su fin?

Dr. G.P.- Po­dría­mos de­cir que el en­ce­ra­do “con ce­ra” lle­ga sin du­da a su fin, pe­ro el “en­ce­ra­do di­gi­tal” to­ma su lu­gar, por­que lo úni­co que se cam­bia es la es­pá­tu­la por el ra­tón. Es ob­vio que no tie­ne sen­ti­do que ni un pro­té­si­co ni un den­tis­ta de­di­quen las ho­ras que de­di­ca­ban a la ce­ra y al me­che­ro, aho­ra to­ca pan­ta­lla y ra­tón co­mo de­cía.

DM.- Con la can­ti­dad de ma­te­ria­les que es­tán sa­lien­do al mer­ca­do…¿Cuá­les son los más uti­li­za­dos o pre­fe­ri­dos por el Dr. Pra­díes (cir­co­nio, ce­rá­mi­cas fel­des­pá­ti­cas, pm­ma o di­si­li­ca­to de li­tio…)?

Dr. G.P.- To­dos los ma­te­ria­les nom­bra­dos en la pre­gun­ta tie­nen su cla­ra in­di­ca­ción, así que los uti­li­zo to­dos. Unos bue­nos pro­vi­sio­na­les de PM­MA, unas ca­ri­llas fel­des­pá­ti­cas, un puen­te an­te­rior de di­si­li­ca­to de li­tio y gran­des puen­tes y pi­la­res de im­plan­tes reha­bi­li­ta­dos con óxi­do de cir­co­nio. No es po­si­ble ma­ne­jar­se hoy en día con un so­lo ma­te­rial y ca­da uno tie­ne su es­pa­cio y su mo­men­to den­tro de los re­cur­sos que el den­tis­ta de­be te­ner a su dis­po­si­ción. El pro­ble­ma es­tá en que a lo lar­go de los múl­ti­ples cur­sos que ca­da año doy en dis­tin­tos fo­ros in­ter y ex­tra uni­ver­si­ta­rios, he po­di­do ob­ser­var que el den­tis­ta, en ge­ne­ral, tie­ne po­ca for­ma­ción só­li­da de cuá­les son los cri­te­rios de se­lec­ción de los ma­te­ria­les y ter­mi­nan in­clu­so de­le­gan­do la to­ma de de­ci­sio­nes en los téc­ni­cos de la­bo­ra­to­rio, lo cual me pa­re­ce un error. Por otra par­te, al mis­mo nom­bre de un ma­te­rial, por ejem­plo, cir­co­nio, co­rres­pon­den for­mu­la­cio­nes, mar­cas y con­si­de­ra­cio­nes muy dis­tin­tas. Por ejem­plo, un cir­co­nio mo­no­lí­ti­co con­ven­cio­nal pue­de te­ner has­ta 1.200 me­ga­pas­ca­les de re­sis­ten­cia, sin em­bar­go, un cir­co­nio trans­lú­ci­do tam­bién se lla­ma cir­co­nio, pe­ro tie­ne jus­to la mi­tad de re­sis­ten­cia. Es im­por­tan­te que el den­tis­ta co­noz­ca y se for­me ade­cua­da­men­te en es­tas co­sas por­que si no, no to­ma­rá la me­jor de­ci­sión po­si­ble.

Dr. Gui­ller­mo Pra­díes. Doc­tor en Odon­to­lo­gía y Ma­gís­ter Uni­ver­si­ta­rio en Pró­te­sis Bu­co­fa­cial UCM. Di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Pró­te­sis Bu­co­fa­cial de la Fa­cul­tad de Odon­to­lo­gía de la UCM. Di­rec­tor del es­pe­cia­lis­ta uni­ver­si­ta­rio en “Odon­to­lo­gía Res­tau­ra­do­ra ba­sa­do en las nue­vas tec­no­lo­gías” en UCM. Eva­lua­dor de ac­ti­vi­da­des de for­ma­ción con­ti­nua de la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad de la Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.