EDI­TO­RIAL

El Dentista Moderno - - Sumario - Por Sil­via de Cas­tro, di­rec­to­ra del DM

Odon­to­lo­gía emo­cio­nal­men­te in­te­li­gen­te

V ivi­mos tiem­pos com­ple­jos, que re­quie­ren una trans­for­ma­ción de nues­tros tra­di­cio­na­les es­que­mas de có­mo ofre­cer un ser­vi­cio mé­di­co de ca­li­dad, pa­ra lo­grar di­fe­ren­ciar­nos de la fuer­te com­pe­ten­cia exis­ten­te en el sec­tor de la odon­to­lo­gía. Una com­pe­ten­cia fe­roz que en mu­chos ca­sos es ca­paz de ac­tuar sin es­crú­pu­los, no res­pe­tan­do ni si­quie­ra las exi­gen­cias de la deon­to­lo­gía pro­fe­sio­nal. Te­ne­mos en­fren­te a un pa­cien­te in­for­ma­do y for­ma­do, que bus­ca an­sio­so, en­tre tan­ta ofer­ta, un pro­fe­sio­nal en el que con­fiar, un den­tis­ta pa­ra to­da la vi­da que se­pa sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de su sa­lud bu­co­den­tal con un tra­to cer­cano y ac­ce­si­ble y con unos resultados que su­pon­gan una me­jo­ra en la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te. En de­fi­ni­ti­va, se tra­ta de apor­tar va­lor, bus­car la ex­ce­len­cia, hoy más que nun­ca pa­ra ha­cer fren­te a los gran­des re­tos que plan­tea el sec­tor. Pa­ra ello, ade­más de ofre­cer una odon­to­lo­gía de ca­li­dad, hay que apos­tar por un ser­vi­cio al pa­cien­te “emo­cio­nal­men­te in­te­li­gen­te”. Se tra­ta de una nue­va pers­pec­ti­va de lo que de­be ser la ca­li­dad asis­ten­cial, no só­lo ba­sa­da en sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de la sa­lud bu­cal del pa­cien­te, sino en el cui­da­do del es­ta­do afec­ti­vo que ex­pe­ri­men­ta cuan­do en­tra en con­tac­to con no­so­tros, con nues­tros ser­vi­cios. Te­ne­mos que cui­dar la reac­ción sub­je­ti­va al am­bien­te, que siempre vie­ne acom­pa­ña­do de cam­bios or­gá­ni­cos y fí­si­cos en el pa­cien­te, in­flui­dos por la ex­pe­rien­cia. Es de­cir, te­ne­mos que in­ci­dir en las emo­cio­nes que ex­pe­ri­men­ta el pa­cien­te cuan­do con­tac­ta con nues­tra clí­ni­ca y, co­mo apun­tan los gu­rús del mar­ke­ting ex­pe­rien­cial, do­tar a nues­tra or­ga­ni­za­ción de al­ma; es de­cir, que ade­más de ofre­cer ca­li­dad en el tra­ta­mien­to, se mue­va por la éti­ca, la mo­ral y los afec­tos, los sen­ti­mien­tos. Lo úni­co ca­paz de crear una in­fluen­cia in­vi­si­ble e inex­pli­ca­ble con el pa­cien­te, ca­paz de per­du­rar en el tiem­po y, por en­de, de es­ta­ble­cer víncu­los du­ra­de­ros. “Cuan­do he­chi­zas a la gen­te, tu me­ta no es ha­cer di­ne­ro con ellos y con­se­guir lo que ellos quie­ren, sino dar­les sa­tis­fac­ción”, Guy Ka­wa­sa­ki, co­fun­da­dor de Ap­ple. “Si­guien­do el mo­vi­mien­to Slow bus­ca­mos crear un víncu­lo emo­cio­nal en­tre el pa­cien­te y el equi­po pa­ra que dis­fru­ten de la vi­si­ta al den­tis­ta”, Dr. Pri­mi­ti­vo Roig, fun­da­dor de la red de Clí­ni­cas W.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.