El Con­se­jo de Den­tis­tas ad­vier­te que el blan­quea­mien­to den­tal siem­pre de­be rea­li­zar­se ba­jo la su­per­vi­sión de un den­tis­ta

El Dentista Moderno - - Noticias -

El blan­quea­mien­to den­tal es un tra­ta­mien­to de odon­to­lo­gía es­té­ti­ca cu­yo ob­je­ti­vo es ha­cer que és­tos ad­quie­ran una to­na­li­dad más cla­ra y bri­llan­te. Las re­des so­cia­les y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que mues­tran con­ti­nua­men­te per­so­na­jes fa­mo­sos con son­ri­sas blan­cas y per­fec­tas, han con­ver­ti­do a es­te tra­ta­mien­to odon­to­ló­gi­co en uno de los más so­li­ci­ta­dos en las con­sul­tas. Des­de el Con­se­jo Ge­ne­ral de Den­tis­tas, su pre­si­den­te, el Dr. Ós­car Cas­tro Reino, ex­pli­ca que la po­bla­ción de­be con­ce­bir el blan­quea­mien­to den­tal co­mo un pro­ce­so sa­ni­ta­rio que tie­ne que ser rea­li­za­do ba­jo la su­per­vi­sión de un den­tis­ta. “An­tes de so­me­ter­se a es­te tra­ta­mien­to, hay que ha­cer una re­vi­sión bu­co­den­tal al pa­cien­te pa­ra des­car­tar cual­quier pa­to­lo­gía, co­mo ca­ries o pro­ble­mas en las en­cías”, ase­gu­ra. Ade­más, se­ña­la que “el den­tis­ta de­be es­tar ca­pa­ci­ta­do pa­ra ma­ne­jar los agen­tes blan­quea­do­res que se uti­li­zan -pe­ró­xi­do de hi­dró­geno y pe­ró­xi­do de car­ba­mi­da- si­guien­do un pro­to­co­lo ade­cua­do de diag­nós­ti­co, pla­ni­fi­ca­ción del pro­ce­di­mien­to y man­te­ni­mien­to de los re­sul­ta­dos”. Del mis­mo mo­do, el pro­fe­sio­nal tie­ne que co­no­cer las con­tra­in­di­ca­cio­nes y po­si­bles ries­gos pa­ra co­mu­ni­cár­se­los al pa­cien­te, por ejem­plo, al­te­ra­cio­nes gin­gi­va­les y sen­si­bi­li­dad den­ta­ria. Una hi­gie­ne oral de­fi­cien­te y el con­su­mo de de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos pue­den al­te­rar la tin­ción den­tal. Así, pue­den sur­gir: man­chas in­trín­se­cas o en­dó­ge­nas, pro­vo­ca­das por cier­tos me­di­ca­men­tos,

de­fi­cien­cias vi­ta­mí­ni­cas, fluo­ro­sis, gol­pes, frac­tu­ras, etc.; y man­chas ex­trín­se­cas o exó­ge­nas, que se pro­du­cen por el con­tac­to con pig­men­tos de be­bi­das co­mo el vino, té, ca­fé o el con­su­mo de ta­ba­co. Asi­mis­mo, al­gu­nos co­lu­to­rios y pas­tas den­tí­fri­cas con clor­he­xi­di­na pue­den te­ñir los dien­tes. Des­de el Con­se­jo Ge­ne­ral de Den­tis­tas se­ña­lan la exis­ten­cia de dos ti­pos de blan­quea­mien­to den­tal: el que se rea­li­za en la con­sul­ta del den­tis­ta y el que se lle­va a ca­bo en el do­mi­ci­lio ba­jo la su­per­vi­sión del den­tis­ta. Des­pués de es­te tra­ta­mien­to, el Dr. Cas­tro re­co­mien­da se­guir una “die­ta blan­ca” du­ran­te los pri­me­ros días, ya que au­men­ta la po­ro­si­dad del es­mal­te y los dien­tes pue­den ad­qui­rir pig­men­tos no desea­dos. El pre­si­den­te del Con­se­jo de Den­tis­tas con­clu­ye des­ta­can­do que una den­ta­du­ra sa­na y cui­da­da me­jo­ra la ima­gen per­so­nal, pe­ro la ob­se­sión por unos dien­tes blan­cos pue­de de­ri­var en blan­co­re­xia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.