EL ACO­SO ES­CO­LAR ES TA­REA DE TO­DOS

El Dia de Cordoba - - Opinión -

QUE una fa­mi­lia pue­da te­mer por la in­te­gri­dad sus hi­jos al ser víc­ti­mas del hos­ti­ga­mien­to de otros me­no­res es una si­tua­ción des­ga­rra­do­ra y an­gus­tio­sa. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos –por des­gra­cia– a ver si­tua­cio­nes de ese ti­po en los me­dios, pe­ro ca­si siem­pre co­mo al­go le­jano, que ocu­rre en otros si­tios, sin ima­gi­nar­nos que esa reali­dad pue­de es­tar en nues­tro en­torno más cer­cano. Sin du­da, lo más im­pac­tan­te de la nue­va red de en­ti­da­des Cór­do­ba Su­ma que se pre­sen­tó el pa­sa­do vier­nes en el Pa­la­cio de Via­na, fue el re- la­to de una víc­ti­ma, Ale­jan­dro, un chi­co cor­do­bés de ape­nas 11 años que con­tó en pri­me­ra per­so­na su dra­ma du­ran­te cin­co años, un cal­va­rio que co­mo pa­dres y ma­dres que so­mos nos es­tre­me­ce de una ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria.

“Re­ci­bía pa­li­zas ca­si a dia­rio. Me pre­gun­ta­ba por qué me lo ha­cían y nun­ca lle­gué a sa­ber por qué. En la es­cue­la no me ayu­da­ba na­die; y es­pe­ra­ba que en esos mo­men­tos el di­rec­tor, el je­fe de es­tu­dios o al­gún pro­fe­sor que otro me hu­bie­ra ayu­da­do, por­que te­nía ga­nas de mo­rir­me, de no exis­tir, sen­tía mu­cho mie­do y ra­bia y mu­chí­si­mo do­lor, con mu­chí­si­mo sen­ti­mien­to de im­po­ten­cia y mu­chí­si­mo de cul­pa, por­que lle­gas a pen­sar que te es­tán mal­tra­tan­do por­que me veían di­fe­ren­te, por­que no te­nía los mis­mos gus­tos que ellos no res­pe­ta­ban mi for­ma de ser”. Son al­gu­nas de las fra­ses de Ale­jan­dro, un tes­ti­mo­nio du­rí­si­mo y ate­rra­dor. Su ca­so, co­mo el de otros mu­chos, re­ve­lan no só­lo que al­go es­ta­mos ha­cien­do mal, sino que ha lle­ga­do el mo­men­to de ac­tuar, sin di­la­cio­nes y sin pa­ños ca­lien­tes.

No du­do de que las ad­mi­nis­tra­cio­nes es­tán ha­cien­do su tra­ba­jo, pe­ro eso so­lo no bas­ta. Las fa­mi­lias –y to­da la so­cie­dad– tie­nen que im­pli­car­se mu­cho más y los res­pon­sa­bles edu­ca­ti­vos y po­li­cia­les me­jo­rar sus sis­te­mas de con­trol, por­que a la vis­ta es­tá que tie­nen al­gu­nas grie­tas. Aho­ra, que es­ta­mos en pre­cam­pa­ña elec­to­ral, ve­mos por ejem­plo que el pro­ble­ma del aco­so es­co­lar no ha es­ta­do pre­sen­te en nin­gún ac­to pro­pa­gan­dís­ti­co con los que nos mar­ti­llean un día sí y otro tam­bién to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos. No es­tá en su agen­da.

A tiem­po es­tán aún. Y si tie­nen al­gu­na du­da, les re­cuer­do al­gu­nos da­tos que es­te pe­rió­di­co ya ofre­ció ha­ce unos me­ses del Ser­vi­cio de Aten­ción Te­le­fó­ni­co del Minis- te­rio de Edu­ca­ción res­pec­to al mal­tra­to y el aco­so en las es­cue­las. En su pri­mer año, só­lo a tra­vés de es­ta vía, 162 ca­sos en la pro­vin­cia de Cór­do­ba, 13 de ellos gra­ves has­ta el pun­to de que tu­vie­ron que in­ter­ve­nir las au­to­ri­da­des. Más ci­fras: el 35% de la víc­ti­mas son jó­ve­nes en­tre 11 y 13 años, el 70% de los ex­pe­dien­tes el aco­so se pro­du­ce a dia­rio, mien­tras que en un 23% es se­ma­nal. Seis de ca­da diez víc­ti­mas dan cuen­ta del pro­ble­ma a sus pa­dres o ma­dres y pro­fe­so­res, mien­tras que a com­pa­ñe­ros o ami­gos se acu­de en el 3% de las si­tua­cio­nes. En un 23% de los ca­sos se lle­ga al ais­la­mien­to so­cial por el im­pac­to de la si­tua­ción y en un 22% se pro­du­ce una ba­ja­da sen­si­ble del ren­di­mien­to es­co­lar.

¿Cuán­tos Ale­jan­dros ne­ce­si­ta­mos pa­ra abrir los ojos? Es una ta­rea ur­gen­te de to­dos, por­que edu­car tam­bién for­ma par­te de nues­tras obli­ga­cio­nes.

JUAN RUZ

5 Di­rec­tor deEl Día de Cór­do­ba@Jua­nRuz2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.