El Dia de Cordoba - - Opi­nión -

NOS han y nos he­mos edu­ca­do en el res­pe­to a la Jus­ti­cia. No exa­ge­ro, de­tén­ga­se un ins­tan­te a pen­sar­lo. Una edu­ca­ción, de­be­mos de re­co­no­cer­lo, im­par­ti­da por nues­tros re­pre­sen­tan­tes pú­bli­cos, que sal­vo en con­ta­dí­si­mas ex­cep­cio­nes siem­pre se han man­te­ni­do al mar­gen de las de­ci­sio­nes de los tri­bu­na­les, res­pe­tán­do­las y aca­tán­do­las has­ta en las si­tua­cio­nes más com­pli­ca­das. Una bue­na edu­ca­ción, en cual­quier ca­so, ya que en una De­mo­cra­cia que se pre­cie la se­pa­ra­ción de po­de­res de­be ser un ele­men­to esen­cial. Y, co­mo ellos, co­mo nues­tros po­lí­ti­cos, he­mos en­ten­di­do y obe­de­ci­do las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les, sal­vo ex­cep­cio­nes, igual­men­te, ya sea en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en las ba­rras de los ba­res o en los en­cuen­tros fa­mi­lia­res. Cuan­do ha­ya sen­ten­cia ju­di­cial, has­ta en­ton­ces no ten­go na­da que de­cir, he­mos re­pe­ti­do. Y lo se­gui­mos re­pi­tien­do, cuan­do vie­ne al cuen­to, has­ta con­tra­di­cién­do­nos a no­so­tros mis­mos. He­mos em­plea­do el “su­pues­ta­men­te” y el “sos­pe­cho­so” has­ta en los ca­sos más evi­den­tes y fla­gran­tes, esos que no ge­ne­ran nin­gu­na du­da, co­mo si de­cir lo con­tra­rio fue­ra una fal­ta gra­ve. En las sen­ten­cias más ex­tra­ñas, di­so­nan­tes o re­bus­ca­das he­mos tra­ta­do de en­con­trar esa le­ja­ní­si­ma ex­cu­sa o pe­cu­lia­ri­dad con tal de po­der ex­pli­car lo inex­pli­ca­ble, en tan­tas y tan­tas oca­sio­nes. Sí, en tan­tas y tan- tas oca­sio­nes. He­mos lle­ga­do a du­dar de la ab­so­lu­ta ve­ra­ci­dad de la víc­ti­ma con tal de ofre­cer un res­qui­cio de com­pren­sión a esa de­ci­sión o sen­ten­cia que no po­de­mos com­pren­der. Sí, he­mos he­cho to­do eso y al­go más. Co­mo cre­yen­tes de una re­li­gión má­gi­ca e in­fa­li­ble, co­mo miem­bros de una sec­ta alu­ci­nó­ge­na, co­mo pa­dres an­te el evi­den­te pe­ca­do de sus hi­jos, nos he­mos pues­to una ven­da en los ojos y nos he­mos creí­do lo que la Jus­ti­cia nos ha di­cho. Sin du­dar, sin res­pon­der, obe­dien­tes. Tal cual, más allá del res­pe­to.

Y es que a pe­sar de cua­ren­ta años te­rri­bles, de jus­ti­cia al ser­vi­cio de la dic­ta­du­ra, su bra­zo eje­cu­tor con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, jus­ti­cia de ren­cor, ven­gan­za y ex­ter­mi­nio, con la lle­ga­da de la De­mo­cra­cia to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos, agen­tes so­cia­les y de­más re­pre­sen­tan­tes pú­bli­cos se en­fun­da­ron la ban­de­ra de la Jus­ti­cia co­mo si se tra­ta­se de una piel que nos pro­te­gía del frío, de las in­cle­men­cias, de la in­jus­ti­cia. Por­que ese de­be ser su pa­pel, y no otro: de­fen­der la equi­dad, ofre­cer igual­dad. Y du­ran­te bas­tan­te tiem­po, de­be­mos re­co­no­cer­lo, la Jus­ti­cia ha cum­pli­do con su pa­pel, a pe­sar de to­do lo ex­pues­to, a pe­sar de las pi­fias, las ex­cep­cio­nes y los pa­ti­na­zos, y es que ba­jo las to­gas se es­con­den hom­bres, so­bre to­do, y mu­je­res, en oca­sio­nes, de car­ne y hue­so, y co­mo ta­les pre­dis­pues­tos a la equi­vo­ca­ción. Y así lo he­mos en­ten­di­do y así lo he­mos de­fen­di­do. O sea, se han ga­na­do el res­pe­to, al me­nos el mío, sí. Res­pe­to que la Jus­ti­cia ha per­di­do, ha­blo del mío, de mi res­pe­to par­ti­cu­lar, tras al­gu­nas de las úl­ti­mas de­ci­sio­nes y com­por­ta­mien- tos adop­ta­dos. Ya no me sien­to pro­te­gi­do, ya no la con­tem­plo co­mo ese en­te su­pe­rior, ne­ce­sa­rio, que nos res­pal­da y que nos ga­ran­ti­za la equi­dad.

No re­tro­ce­do has­ta la te­rri­ble­men­te cé­le­bre sen­ten­cia de La ma­na­da (o Pia­ra), que pro­pi­ció que bue­na par­te del país le­van­ta­ra la voz, me bas­ta con mi­rar de reojo y es­ca­lo­frío a la pa­sa­da se­ma­na. No me ca­be du­da de que con la de­ci­sión adop­ta­da, acom­pa­ña­da de la más bur­da y des­tar­ta­la­da es­ce­ni­fi­ca­ción, con res­pec­to a la bo- chor­no­sa sen­ten­cia so­bre el im­pues­to de la hi­po­te­cas, la Jus­ti­cia ha rea­li­za­do la más tor­pe y ca­si irre­pa­ra­ble cam­pa­ña de ima­gen, de ma­la ima­gen, de su his­to­ria más re­cien­te. La ban­ca ga­na, sí, más allá del jue­go, tam­bién en la vi­da real, so­bre to­do, y eso lo te­nían más que cla­ro los in­te­gran­tes del Tri­bu­nal Su­pre­mo. No nos pre­gun­tó Ra­joy cuan­do, per­ju­di­can­do la edu­ca­ción de nues­tros hi­jos, po­nien­do en ries­go la vi­da de las per­so­nas de­pen­dien­tes o re­du­cien­do, cuan­do eli­mi­nan­do, mul­ti­tud de de­re­chos de la ciu­da­da­nía, re­ga­ló 60.000 mil mi­llo­nes de eu­ros a la ban­ca pa­ra sa­near­la. Sí, los re­ga­ló, por­que de ese di­ne­ro no he­mos re­cu­pe­ra­do un cén­ti­mo. No nos pre­gun­tó Ra­joy, en su mo­men­to, y aho­ra el Su­pre­mo (o en el ín­fi­mo, y en mi­nús­cu­la) nos fal­ta el res­pe­to, nos to­ma a to­dos por ton­tos. Ese res­pe­to fal­ta­do ara­ña y gol­pea en el que le de­bía­mos.

La ban­ca ga­na, sí, más allá del jue­go, tam­bién en la vi­da real, so­bre to­do, y eso lo te­nían más que cla­ro los in­te­gran­tes del Tri­bu­nal Su­pre­mo

SAL­VA­DOR GU­TIÉ­RREZ SO­LÍS

5@gu­ti­so­lis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.