Po­pu­lis­mo Vs de­ba­te

El Dia de Cordoba - - Córdoba -

EN el mun­do ideal de la pre­cam­pa­ña y la cam­pa­ña po­lí­ti­ca, to­do es de co­lar de ro­sa. De re­pen­te el im­pues­to de los Ac­tos Ju­rí­di­cos Do­cu­men­ta­dos (AJD), que to­dos los par­ti­dos han man­te­ni­do, pa­sa a ser el gran enemi­go y el muer­to que to­dos quie­ren sa­cu­dir­se de en­ci­ma. Si hay al­go que ha de­ja­do la po­lé­mi­ca sen­ten­cia y pos­te­rior rec­ti­fi­ca­ción de la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo, ade­más del des­cré­di­to de la cla­se ju­rí­di­ca, es un re­gue­ro de reac­cio­nes po­lí­ti­cas a ca­da cual más po­pu­lis­ta. Des­de quién va a de­vol­ver el di­ne­ro del im­pues­to –sí, eso se ha lle­ga­do a de­cir– a quien pro­po­ne su su­pre­sión pa­san­do por la me­di­da anun­cia­da del pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, pa­ra que sean los ban­cos quie­nes asu­man el pa­go de es­te im­pues­to. ¿Al­guien du­da, real­men­te, de que fi­nal­men­te esa can­ti­dad re­per­cu­ti­rá en los clien­tes?

La li­ber­tad con la que ha ope­ra­do la ban­ca –siem­pre, cla­ro, den­tro del mar­co le­gal– cho­có de bru­ces ha­ce un mes con la sen­ten­cia del Su­pre­mo, que con­si­de­ra­ba in­jus­to car­gar al clien­te con un im­pues­to que hay que pa­gar por rea­li­zar un trá­mi­te al que te obli­ga, prác­ti­ca­men­te, el ban­co, por­que es el aval que ga­ran­ti­za la de­vo­lu­ción del cré­di­to. Por fin, pen­sa­mos mu­chos, al­go de ló­gi­ca en me­dio de to­do un pro­ce­so, el de la ob­ten­ción de una hi­po­te­ca, que es ca­si un in- fierno pa­ra el com­pra­dor. Hay un dis­cur­so que ala­ba el pro­ce­di­mien­to ban­ca­rio fren­te a los que se re­be­lan con al­gu­nas prác­ti­cas, co­mo las cláu­su­las abu­si­vas. Es la mis­ma co­rrien­te que ava­ló el res­ca­te al sec­tor, una me­di­da sin du­da ne­ce­sa­ria pe­ro que, al me­nos, de­be­ría ha­ber­les apre­ta­do al­go las tuer­cas. Se ata­ca co­mo po­pu­lis­ta a to­do el que no de­fien­da al sis­te­ma tal y co­mo es­tá es­ta­ble­ci­do, pe­ro re­sul­ta cu­rio­so que to­dos los par­ti­dos ha­yan en­tra­do en ese jue­go en una se­ma­na en la que se han di­cho au­tén­ti­cas bar­ba­ri­da­des.

La ban­ca ga­nó en el pri­mer se­mes­tre del año más de 8.000 mi­llo­nes, que se di­ce pron­to. Su apor­ta­ción al pro­gre­so de las fa­mi­lias y las em­pre­sas a tra­vés de la con­ce­sión de cré­di­tos es un va­lor pa­ra la pro­pia evo­lu­ción de la so­cie­dad, pe­ro ese pa­pel no pue­de de­fen­der­se a to­da cos­ta. Pe­ro los ban­cos, ló­gi­ca­men­te, no ofre­cen prés­ta­mos de ma­ne­ra al­truis­ta. Se tra­ta de una ope­ra­ción co­mer­cial con la que ob­tie­nen di­ne­ro. Por lo cual no so­lo se be­ne­fi­cia la fa­mi­lia jo­ven que quie­re ac­ce­der a una vi­vien­da o com­prar­se un co­che, tam­bién to­do el en­tra­ma­do ban­ca­rio y las per­so­nas que em­plea.

El cri­te­rio que a prio­ri fi­ja­ba el Su­pre­mo pa­re­cía arro­jar al­go de ló­gi­ca en un sis­te­ma en el que pa­re­ce que so­lo uno es­ta­ble­ce las re­glas y los de­más obe­de­cen. Po­día ser­vir pa­ra abrir un de­ba­te se­rio so­bre el pa­pel y la res­pon­sa­bi­li­dad del sec­tor ban­ca­rio, con ar­gu­men­tos, pro­pues­tas y al­ter­na­ti­vas, así co­mo so­bre la po­lí­ti­ca de im­pues­tos y su ges­tión. Pe­ro al fi­nal ha de­ri­va­do en una opor­tu­ni­dad, otra más, pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca en ple­na cam­pa­ña, ha­cer pro­me­sas que no se van a cum­plir e in­ten­tar sa­car vo­tos de una me­di­da que pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te.

JUAN AYALA

Pro­tes­ta por la sen­ten­cia del Su­pre­mo an­te la Ciu­dad de la Jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.