Poe­ta, can­tan­te y alum­na de Zir­yab

El Dia de Cordoba - - Córdoba -

ABDERRAMÁN II (792852) fo­men­tó las cien­cias, las ar­tes, la in­dus­tria y la agri­cul­tu­ra. Or­de­nó im­por­tan­tes obras pú­bli­cas co­mo ca­na­li­za­cio­nes de agua o la pri­me­ra am­plia­ción de la gran Mez­qui­ta. En su épo­ca se in­tro­du­jo el sis­te­ma de­ci­mal de nu­me­ra­ción y acu­ñó las pri­me­ras mo­ne­das de Qur­tu­ba. Do­tó a la ad­mi­nis­tra­ción de per­so­nas ca­pa­ces e hi­zo que una prós­pe­ra Qur­tu­ba aco­gie­ra sa­bios y ar­tis­tas, co­men­zan­do la épo­ca de es­plen­dor an­da­lu­sí. Atra­jo a Cór­do­ba a los más ilus­tres sa­bios de su épo­ca y cul­ti­vó per­so­nal­men­te la poe­sía. Abderramán era tam­bién per­di­da­men­te mu­je­rie­go y nun­ca to­ma­ba a nin­gu­na que no fue­se vir­gen, aun­que su­pe­ra­se en her­mo­su­ra y ex­ce­len­cia a las mu­je­res de su épo­ca. Tu­vo 50 hi­jos va­ro­nes y otras tan­tas hi­jas.

En es­ta épo­ca los es­cla­vos vi­vían en la so­cie­dad de Al-An­da­lus co­mo en to­das las so­cie­da­des ara­bois­lá­mi­cas. Ha­bía es­cla­vos fran­cos, ga­lle­gos, be­re­be­res y ne­gros. Tam­bién di­ver­sos ti­pos: eu­nu­cos pa­ra guar­dar el ha­rén, es­cla­vos pa­ra tra­ba­jar en ca­sa y tam­bién es­cla­vas de ha­rén. En­tre és­tas, las de mú­si­cas y can­tan­tes te­nían un pa­pel par­ti­cu­lar y cos­ta­ban más ca­ras. Igual­men­te, la pre­di­lec­ción por las ru­bias de ojos azu­les era cau­sa de que el mer­ca­do de es­cla­vas cons­ti­tu­ye­ra uno de los ne­go­cios más ren­ta­bles de los Ome­yas, a car­go de tra­fi­can­tes que pre­go­na­ban las vir­tu­des y cua­li­da­des de la mer­can­cía hu­ma­na que ven­dían y que, se­gún su ca­li­dad y pro­ce­den­cia, se va­lo­ra­ba así: Las be­re­be­res, vo­lup­tuo­sas. Las eu­ro­peas (ru­míes), bue­nas ad­mi­nis­tra­do­ras. Las tur­cas, en­gen­dra­do­ras de hi­jos va­lien­tes. Las etío­pes, las me­jo­res amas de cría. Las ára­bes, bue­nas can­tan­tes. Las de Medina, ele­gan­tes. Las per­sas, co­que­tas. Otras eran co­no­ci­das co­mo can­tan­tes y poe­ti­sas.

An­tes de que Cór­do­ba con­ta­se con su pro­pia es­cue­la de mú­si­ca, los an­da­lu­síes so­lían im­por­tar can­to­ras de Orien­te, en especial de La Me­ca o de Medina. La lle­ga­da a Al-An­da­lus del ira­quí Zir­yab (si­glo IX) pro­ce­den­te de Qay­ra­wán y Bag­dad, im­pri­mió un im­pul­so de­fi­ni­ti­vo a la tra­di­ción orien­tal, sien­do con­si­de­ra­do co­mo el fun­da­dor de la es­cue­la mu­si­cal an­da­lu­sí. Se crea­ron en Cór­do­ba las pri­me­ras es­cue­las de es­cla­vas-can­to­ras, de las que for­ma­ron par­te sus pro­pias hi­jas: Ulay­ya y Ham­dû­na. Cór­do­ba era el cen­tro de es­tas es­cue­las a las que se di­ri­gían aque­llos emi­res mu­sul­ma­nes y reyes cris­tia­nos que so­li­ci­ta­ban sus ser­vi­cios. Se in­cor­po­ra­ron es­cla­vas y li­ber­tas li­te­ra­tas y es­cri­ba­nas al ser­vi­cio di­rec­to del so­be­rano y de la ca­sa real. Di­ce al-Mak­ka­rî en su li­bro Fra­gan­cia de per­fu­mes de la tier­na al-Án­da­lus que Zir­yab era hom­bre de am­plia cul­tu­ra y gus­tos re­fi­na­dos, que le con­vir­tie­ron en el ár­bi­tro de la mo­da de la cor­te cor­do­be­sa.

Zir­yab in­ven­tó nue­vas for­mas mu­si­ca­les y so­bre to­do desa­rro­lló un nue­vo mé­to­do de en­se­ñan­za del ar­te del can­to, ba­se de una es­cue­la man­te­ni­da y desa­rro­lla­da du­ran­te va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Es­te mé­to­do iba es­pe­cial­men­te di­ri­gi­do a la for­ma­ción de can­to­ras, en­tre las cua­les ca­bía dis­tin­guir dos cla­ses: las de fa­mi­lia no­ble, qui­yán, y las es­cla­vas, las ya­warl, que

Abderramán II. eran ma­yo­ría y a las que se edu­ca­ba pa­ra pos­te­rior­men­te ven­der­las.

Así Abderramán II hi­zo traer a su cor­te a Fald, (edu­ca­da co­mo es­cla­va de una prin­ce­sa del ca­li­fa de Bag­dad). Lle­gó des­de orien­te co­mo can­tan­te a la cor­te, jun­to con Alam y Qa­lam al-Bas­kun­siy­ya (la vas­co­na), que pro­ce­dían de la es­cue­la clá­si­ca de Medina y eran lla­ma­das las me­di­ne­sas. La tra­di­ción de es­cla­vas-can­to­ras orien­ta­les se in­ten­si­fi­có con Abderramán II, quien les de­di­có uno de sus palacios, Dar al-Ma­da­niy­yat, la ca­sa de las me­di­ne­sas, des­ta­can­do en­tre ellas Faql y Qa­lam.

Qa­lam, re­co­no­ci­da can­to­ra e ins­tru­men­tis­ta y alum­na de al-Maw­sill, fue com­pra­da por el ca­li­fa alWá­tiq bi-Alláh des­pués de oír­la can­tar. Ge­ne­ral­men­te las qui­yán y las ya­warl ini­cia­ban su ca­rre­ra mu­si­cal en Bag­dad, ciu­dad que pa­só a con­ver­tir­se en fo­co y tram­po­lín no só­lo de la poe­sía, sino tam­bién de la mú­si­ca du­ran­te la épo­ca aba­sí.

Qa­lam era una can­tan­te for­ma­da en Medina, no era de ori­gen orien­tal, viz­caí­na, traí­da muy jo­ven to­da­vía de Na­va­rra. Tras una ex­pe­di­ción en el nor­te de la pe­nín­su­la, ha­bía si­do lle­va­da a Medina y lle­vó con ella cria­dos al orien­te, don­de pa­só por to­das las eta­pas de la edu­ca­ción que de­bían re­co­rrer las fu­tu­ras can­tan­tes. Lle­gó a ser há­bil en el can­to, en las le­tras, en la es­cri­tu­ra y es­pe­cial­men­te do­ta­da pa­ra me­mo­ri­zar ver­sos.

Fue com­pra­da pos­te­rior­men­te por Abderramán II, que de­bió apre­ciar­la mu­cho, pues­to que a pe­sar de su lar­ga es­tan­cia en Orien­te ha­bía man­te­ni­do la tez de las ru­bias que tan­ta se­duc­ción sa­be­mos ejer­cía en los Ome­yas de Al An­da­lus. Que­dó em­be­le­sa­do con sus can­cio­nes acom­pa­ña­da de ins­tru­men­tos que ella mis­ma ta­ñía y, ade­más, es­cri­bía poe­mas que re­ci­ta­ba con voz me­lo­dio­sa. Tal efec­to cau­só, que a su vuelta, el emir, pren­da­do de sus do­tes ar­tís­ti­cas, la to­mó co­mo es­po­sa y fue la ma­dre de su hi­jo Abü al-Walld Aban. Se dis­tin­guía por la per­fec­ción del can­to, ex­qui­si­ta ele­gan­cia y pul­cra ur­ba­ni­dad y dul­zu­ra. Se­gún el his­to­ria­dor Al-Ma­ka­ri, se ha­bla de que era eru­di­ta, una ex­ce­len­te es­cri­ba, una his­to­ria­do­ra de la poe­sía, una re­ci­ta­do­ra de his­to­rias, bien ver­sa­da en las di­ver­sas for­mas de li­te­ra­tu­ra edu­ca­da, y de­di­ca­da a la mú­si­ca (al-samd). Se di­ce que en es­te ar­te al­can­zó “el pun­to más al­to de ex­ce­len­cia y ha­bi­li­dad, jun­to con la dul­zu­ra de la voz”. Ibn’Abd Rab­bihi tie­ne un poe­ma en su ho­nor. Ella te­nía a Zir­yab co­mo maes­tro.

Ima­gen aé­rea de la Mez­qui­ta de Cór­do­ba, que or­de­nó am­pliar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.