Os­cu­ro y preo­cu­pan­te pa­no­ra­ma es­pa­ñol

El Dia de Cordoba - - Opinión -

Ya pues­tos, re­co­noz­ca­mos que en ge­ne­ral la ta­lla in­te­lec­tual de nues­tros po­lí­ti­cos ha ex­pe­ri­men­ta­do una con­si­de­ra­ble pér­di­da de ni­vel, co­men­zan­do por los del par­ti­do del Go­bierno. Se otor­gan nom­bra­mien­tos, es­pu­rios en oca­sio­nes, sin so­me­ter­los pre­via­men­te a la más ele­men­tal com­pro­ba­ción so­bre su pre­pa­ra­ción, co­no­ci­mien­tos y efi­ca­cia en sus co­me­ti­dos an­te­rio­res, lo que con­lle­va, co­mo ya ha su­ce­di­do, te­ner que pres­cin­dir de sus ser­vi­cios al po­co tiem­po, con el con­si­guien­te des­do­ro de la for­ma­ción en cues­tión. Exis­ten otros ca­sos que ya han sal­ta­do a la palestra co­mo, por ejem­plo, el de la se­cre­ta­ria de Es­ta­do, Cul­tu­ra y De­por­te, Ma­ría Jo­sé Rien­da Con­tre­ras, per­te­ne­cien­te al PSOE, que tiem­po atrás mon­tó una sociedad ins­tru­men­tal pa­ra per­ci­bir de­re­chos de ima­gen, prác­ti­ca prohi­bi­da por la Agen­cia Tri­bu­ta­ria y, lo que es más gra­ve, a sa­bien­das que en fe­bre­ro del 2015 Pe­dro Sán­chez ya ha­bía ad­ver­ti­do de que si una per­so­na crea­ra una sociedad in­ter­pues­ta pa­ra tri­bu­tar la mi­tad de lo que le co­rres­pon­de­ría, di­cha per­so­na, al día si­guien­te estaría fue­ra de su Eje­cu­ti­va. Si es­to es así, y no só­lo por­que lo de­fien­da la opo­si­ción, la ciu­da­da­nía en ge­ne­ral ya es­tá pre­gun­tán­do­se a que es­pe­ra Sán­chez pa­ra po­ner­la en la ca­lle o in­vi­tán­do­la a que pre­sen­te su di­mi­sión. La ci­ta­da Ma­ría Jo­sé Rien­da, uti­li­zó su sociedad pa­ra ges­tio­nar su pa­tri­mo­nio in­mo­bi­lia­rio, con lo cual tri­bu­ta­ba a tra­vés del Im­pues­to de So­cie­da­des y no so­bre el Im­pues­to de las Per­so­nas Fí­si­cas, lo que le per-

mi­tía abo­nar un por­cen­ta­je sen­si­ble­men­te in­fe­rior por las ga­nan­cias li­ga­das a su tra­ba­jo. El Go­bierno, al pa­re­cer, re­afir­ma su con­fian­za en Rien­da, si bien ha­brá que es­pe­rar du­ran­te cuán­to tiem­po con­ti­núa man­te­nien­do tal pos­tu­ra. Nues­tro ac­ti­vo via­je­ro y Je­fe del Eje­cu­ti­vo, con su des­afor­tu­na­da ges­tión car­ga­da de con­tra­dic­cio­nes y ape­lan­do al si­len­cio co­mo pau­ta de com­por­ta­mien­to, co­mo se es­tá de­mos­tran­do, só­lo co­se­cha fra­ca­so tras fra­ca­so. Un sim­ple re­pa­so de su tra­yec­to­ria arro­ja un sal­do ne­fas­to. Por sa­na cu­rio­si­dad de­be­ría pu­bli­car­se que can­ti­dad la su­po­ne al era­rio pú­bli­co cual­quie­ra de los via­jes que rea­li­za a Su­da­mé­ri­ca en com­pa­ñía de su es­po­sa, motivo y ne­ce­si­dad de los mis­mos y los be­ne­fi­cios que re­por­ta pa­ra el país el

ci­ta­do des­pla­za­mien­to. Pa­ra ma­yor des­ca­ro, has­ta le fe­cha, los es­pa­ño­les to­da­vía des­co­no­cen que ha su­ce­di­do con la te­sis del pre­si­den­te, ni si­quie­ra quien la re­dac­tó. So­bre la sociedad crea­da por ex mi­nis­tro Pe­dro Du­que, otro tan­to de lo mis­mo. ¿Por qué se man­tie­ne a Do­lo­res Del­ga­do a pe­sar de re­co­no­cer­se los con­tac­tos que man­tu­vo con el co­rrup­to co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo? Y a sí su­ce­si­va­men­te…. ¿Es se­rio es­te com­por­ta­mien­to? ¿Has­ta dón­de lle­ga­rá es­te ro­sa­rio de irre­gu­la­ri­da­des?

Jo­sé To­más Cruz (E-mail)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.