UN RES­PE­TO, SEÑOR

El Dia de Cordoba - - Opinión -

ACA­BA de ser pu­bli­ca­da sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Na­va­rra (TSJN), me­dian­te la cual se pro­nun­cia so­bre el po­lé­mi­co y es­can­da­lo­so asun­to co­no­ci­do co­mo La Ma­na­das que, co­mo es de do­mi­nio pú­bli­co, so­me­tie­ron a una jo­ven a un cal­va­rio de hu­mi­lla­cio­nes e in­de­cen­cias. La di­li­gen­cia me­diá­ti­ca que el ca­so des­per­tó au­gu­ra­ba una cas­ca­da de crí­ti­cas –ya a fa­vor, ya en con­tra de la mis­ma– que ya a na­die ha­bría de sor­pren­der ha­bi­da cuen­ta de la na­tu­ra­le­za del ca­so.

La “crí­ti­ca” de es­tos es­can­da­lo­sos su­pues­tos con­tri­bu­ye, en ge­ne­ral, al es­cla­re- ci­mien­to de los he­chos ob­je­to in­ves­ti­ga­ción. En con­se­cuen­cia, pue­de re­sul­tar ser una he­rra­mien­ta de ex­tra­or­di­na­ria va­lía para el es­cla­re­ci­mien­to de los he­chos ob­je­to de en­jui­cia­mien­to. Pe­ro ello su­ce­de así siem­pre que la… “crí­ti­ca” sea ejer­ci­da en sus jus­tos tér­mi­nos. Por­que, en ca­so con­tra­rio, pue­de de­ve­nir en al­go muy pe­li­gro­so, ne­fas­to, de­tes­ta­ble: En el… “adoc­tri­na­mien­to”, que es co­sa bien dis­tin­ta.

Con­cre­ta­men­te, en el su­per­pues­to ca­so de La Ma­na­da, las crí­ti­cas vie­nen sien­do ca­si ge­ne­ra­li­za­das. Ca­si na­die es­tá de acuer­do con la sen­ten­cia dic­ta­da pe­se a ser con­de­na­to­ria. En es­tos su­pues­tos de dis­con­for­mi­dad, siem­pre ca­be la po­si­bi­li­dad de re­cu­rrir an­te las ins­tan­cias su­pe­rio­res. Es lo que pro­ce­de por los cau­ces le­ga- les prees­ta­ble­ci­dos. Por­que, ju­rí­di­ca­men­te, las re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les so­lo pue­den ser ca­li­fi­ca­das de jus­ta o in­jus­tas. Si son o no con­for­mes a De­re­cho. En to­do ca­so, siem­pre po­drán ser re­cu­rri­das por quie­nes se con­si­de­ren le­gi­ti­ma­dos para ello.

A te­nor de lo pu­bli­ca­do, sa­be­mos que, para Pa­blo Igle­sias, la sen­ten­cia a la que alu­di­mos no es más que una “ver­güen­za que de­mues­tra que el ma­chis­mo es­tá ins­ta­la­do en los tri­bu­na­les”.

De la sim­ple lec­tu­ra del tex­to en­tre­co­mi­lla­do, se des­pren­de, con la cla­ri­dad del sol de me­dio­día –en el de­cir de Las Par­ti­das– que el señor Igle­sias de­be­ría rec­ti­fi­car sus pa­la­bras y la­var­se la bo­ca con una mia­ja de so­sa cáus­ti­ca, por­que atri­bu­ye al juz­ga­dor la con­di­ción de “ma­chis­ta” y, con ello, lo con­vier­te en par­cial. Ou­séa­se: en pre­va­ri­ca­dor.

Ob­via­men­te, es de es­pe­rar que la Fis­ca­lía adop­te las me­di­das que con­si­de­re jus­tas res­pec­to de es­tos com­por­ta­mien­tos. En to­do ca­so, las… de­ci­sio­nes ju­di­cia­les me­re­cen un res­pe­to, señor Igle­sias. Te­ne­mos que aca­tar­las. Es lo que ha­ce­mos… los de­mó­cra­tas. Los que aún que­da­mos.

Las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les me­re­cen res­pe­to, señor Igle­sias. Te­ne­mos que aca­tar­las. Es lo que ha­ce­mos los de­mó­cra­tas

RA­MI­RO GAR­CÍA VI­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.