DE AQUE­LLOS POL­VOS ES­TOS LODOS

El Dia de Cordoba - - Opinión -

EN una tri­bu­na an­te­rior ( En­tre to­dos la ma­ta­ron, 31/10/2017), alu­día al ori­gen de la irra­cio­na­li­dad política que nos asue­la, en re­la­ción con los in­de­pen­den­tis­mos de “ricos” y la cul­pa de los dos gran­des par­ti­dos na­cio­na­les tra­di­cio­na­les, in­ca­pa­ces de pac­tar en­tre sí y, me­nos aún, de afron­tar una re­for­ma elec­to­ral que sir­va pa­ra que el Con­gre­so de los Dipu­tados ac­túe ex­clu­si­va­men­te co­mo cá­ma­ra de dis­cu­sión del in­te­rés ge­ne­ral de to­dos los es­pa­ño­les. En otra pos­te­rior ( Dis­cur­sos y reali­da­des, 9/6/2018), apun­ta­ba la fa­la­cia de los dis­cur­sos po­lí­ti­cos en los que, in­ten­cio­na­da­men­te, se pre­sen­ta a los ri­va­les co­mo enemi­gos ra­di­ca­les, fren­te a la reali­dad de la ba­se co­mún so­cio­li­be­ral y proeu­ro­pea de los par­ti­dos cen­tra­les y que ins­pi­ra nues­tra pro­pia Cons­ti­tu­ción. Ad­ver­tía en­ton­ces que en es­te jue­go ha­bía irrum­pi­do con fuer­za el te­ma de la or­ga­ni­za­ción del Es­ta­do, y có­mo mu­chos vo­tan­tes y ex vo­tan­tes del PSOE es­ta­ban des­co­lo­ca­dos an­te la ti­bia po­si­ción del pre­si­den­te Sán­chez (mar­ca­da por la ne­ce­si­dad de lo que el PSC en­tien­de co­mo su su­per­vi­ven­cia, pe­se a ha­ber­se que­da­do ya sin la mi­tad de sus vo­tan­tes, los de cla­se tra­ba­ja­do­ra) y con sus me­nos ti­bios apo­yos in­de­pen­den­tis­tas. Al­go si­mi­lar ocu­rre en Po­de­mos.

El CIS mues­tra que los es­pa­ño­les son ma­yo­ri­ta­ria­men­te fa­vo­ra­bles a man­te­ner el Es­ta­do de las Au­to­no­mías, pe­ro, en­tre los que pre­fie­ren cam­bios, los par­ti­da­rios de más cen­tra­lis­mo su­pe­ran a los con­tra­rios. Igual­men­te, una ma­yo­ría se sien­ten tan es­pa­ño­les co­mo de su co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, y en el res­to pre­do­mi­nan los que se sien­ten só­lo o más es­pa­ño­les. Exis­te ade­más una con­vic­ción ge­ne­ra­li­za­da de que los es­pa­ño­les han de te­ner los mis­mos de­re­chos y la mis­ma fi­nan­cia­ción pa­ra los ser­vi­cios pú- bli­cos (edu­ca­ti­vos, sa­ni­ta­rios) allá don­de vi­van. Ya ad­ver­tía­mos que eso ten­dría un cos­te elec­to­ral pa­ra el que no lo en­ten­die­ra y un ré­di­to pa­ra el que sí lo hi­cie­ra. Y se ha confirmado.

La caí­da del PSOE-A en las re­cien­tes elec­cio­nes tie­ne dos cau­sas: una in­ter­na, con el des­gas­te de 36 años de go­bierno, so­no­ros ca­sos de co­rrup­ción in­ti­tu­cio­nal, de­te­rio­ro de la sa­ni­dad pú­bli­ca… y otra ex­ter­na, la política de po­la­ri­za­ción del Go­bierno Sán­chez, con prio­ri­da­des co­mo ha­cer­se con el con­trol de TVE y ex­hu­mar a Fran­co por de­cre­to-ley (apre­cian­do, pues, “ra­zo­nes de ex­tra­or­di­na­ria y ur­gen­te ne­ce­si­dad”, se­gún exi­ge la Cons­ti­tu­ción), y, so­bre to­do, man­te­ner­se a to­da cos­ta y con el vo­to de cual­quie­ra, mien­tras es­ta­lla la cre­di­bi­li­dad in- di­vi­dual de su “Go­bierno bo­ni­to” con el des­cu­bri­mien­to de frau­des de to­do ti­po por par­te de la mi­tad de sus mi­nis­tros. An­te ese des­con­cier­to, mu­chos ex vo­tan­tes han hui­do a Ciu­da­da­nos o a la abs­ten­ción. En cuan­to a Vox, su irrup­ción es el fru­to pre­vi­si­ble y di­rec­to del cues­tio­na­mien­to de la pax cons­ti­tu­cio­nal por par­te del tri­no­mio in­de­pen­den­tis­tas-Po­de­mos-Sán­chez. Vox ha sa­bi­do oler la preo­cu­pa­ción que cun­de en una par­te de la po­bla­ción an­te el cues­tio­na­mien­to de la uni­dad de Es­pa­ña, la re­su­rrec­ción del len­gua­je gue­rra­ci­vi­lis­ta, las di­fe­ren­cias de tra­to le­gal por ra­zón de gé­ne­ro, o el errá­ti­co dis­cur­so mary­pop­pins so­bre la in­mi­gra­ción –sin po­ner me­dios reales pa­ra su in­te­gra­ción en la sociedad ni de­jar de apli­car por lo de­más la le­gis­la­ción de ex­tran­je­ría–. Apo­ya, ade­más, la re­cen­tra­li­za­ción de las com­pe­ten­cias en edu­ca­ción o sa­ni­dad co­mo ga­ran­tía de una uni­dad de de­re­chos de to­dos los es­pa­ño­les, o el de­re­cho a la edu­ca­ción en cas­te­llano en cual­quier lu­gar de Es­pa­ña. Son te­mas reales que no ha “in­ven­ta­do” Vox y que de­be­rían ser ob­je­to de de­ba­te so­cial riguroso. Vox no era na­da an­tes de ju­nio y tie­ne do­ce par­la­men­ta­rios en An­da­lu­cía tras la mo­ción de cen­su­ra que au­pó a Sán­chez, cu­yo efec­to mo­vi­li­za­dor a los crí­ti­cos ha si­do evi­den­te y se re­pro­du­ci­rá en fu­tu­ras elec­cio­nes. Ya te­ne­mos un se­mi­círcu­lo con cin­co cu­ñas (la ul­tra­iz­quier­da, la iz­quier­da, el cen­tro, la de­re­cha y la ul­tra­de­re­cha, pa­ra el que gus­te de es­tas no­men­cla­tu­ras, que fa­ci­li­tan el len­gua­je y di­fi­cul­tan el en­ten­di­mien­to). To­das de­fien­den la per­te­nen­cia a Eu­ro­pa, el de­re­cho de pro­pie­dad, la li­ber­tad de em­pre­sa, el de­re­cho a la sa­ni­dad y a la edu­ca­ción… con sus res­pec­ti­vos ma­ti­ces, que no pa­san de ahí, en es­pe­cial, en los tres par­ti­dos cen­tra­les; par­ti­dos que, por lo de­más, pue­den ju­gar con el vo­to o la abs­ten­ción pa­ra evi­tar, si así lo quie­ren, de­pen­der de los ex­tre­mos. Con­ti­nuar con el len­gua­je y la política ban­dis­ta de las iden­ti­da­des y de la ne­ga­ción del otro ge­ne­ra en la sociedad des­ga­rro, ex­tra­ña­mien­to y des­crei­mien­to en la po­si­bi­li­dad de un pro­yec­to de pro­gre­so co­mún pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos. Con­fío en que, con el tiem­po, esa ma­yo­ría de elec­to­res que creen en la li­ber­tad, la igual­dad real de opor­tu­ni­da­des y la res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual pon­drán a ca­da uno en su si­tio.

Vox no era na­da an­tes de ju­nio y tie­ne do­ce par­la­men­ta­rios en An­da­lu­cía tras la mo­ción de cen­su­ra que au­pó a la Pre­si­den­cia del Go­bierno a Pe­dro Sán­chez

RO­SELL

EMI­LIO GUICHOT

Ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Ad­mi­nis­tra­ti­vo de la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.