Las co­mi­das de Na­vi­dad se re­cu­pe­ran y lle­gan a un gas­to de 30 eu­ros por per­so­na

Los res­tau­ran­tes más tí­pi­cos de la ciudad ya es­tán ca­si lle­nos para los fi­nes de semana an­te­rio­res a la No­che­bue­na Las re­ser­vas ca­da vez se ha­cen con ma­yor an­te­la­ción

El Dia de Cordoba - - Córdoba - Án­ge­la Al­ba

El alum­bra­do ya es­tá en­cen­di­do, las tien­das de ju­gue­tes se en­cuen­tran en pleno apo­geo y los es­ta­ble­ci­mien­tos de ro­pa y cal­za­do lle­nos de gen­te que bus­ca re­ga­los de Re­yes o un ves­ti­do para lu­cir en las co­mi­das de Na­vi­dad, una tra­di­ción que se ha re­cu­pe­ra­do tras pa­sar va­rios años ba­jos de­bi­do a los efec­tos de la cri­sis. Ca­da cor­do­bés se gas­ta­rá una me­dia de 30 eu­ros en ca­da al­muer­zo o ce­na a la que asis­ta en es­tas fies­tas, ya sea con ami­gos, fa­mi­lia o com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo.

Des­de ha­ce unas se­ma­nas, los te­lé­fo­nos de los res­tau­ran­tes cor­do­be­ses más tí­pi­cos para ce­le­brar es­tos en­cuen­tros no dan abas­to y ya no tie­nen me­sas dis­po­ni­bles para los días más de­man­da­dos. Sin du­da, los más re­za­ga­dos se que­da­rán sin re­ser­va.

Ade­más, al­gu­nos gru­pos quie­ren que es­tas que­da­das no só­lo

Las em­pre­sas ca­da vez más pi­den un even­to lleno de “emo­cio­nes”, in­di­ca Ro­cío Sánchez

sean una sim­ple co­mi­da y de­man­dan “emo­cio­nes”. Ro­cío Sánchez, de la em­pre­sa or­ga­ni­za­do­ra de even­tos So­cial Even­tos, ex­pli­ca que “ya no es co­mo an­tes, que te sen­ta­bas en una me­sa a co­mer con los com­pa­ñe­ros; aho­ra pi­den pho­to­call, un ma­go, un ca­ma­re­ro in­fil­tra­do, la pro­yec­ción de un ví­deo o pre­mios para los tra­ba­ja­do­res que ha­yan lle­ga­do a los ob­je­ti­vos en ven­tas”. “Ha­ce unos años eso no ocu­rría y aho­ra se ha­ce ca­da vez más”, apun­ta.

Ella re­ci­be los en­car­gos con unos 15 o 30 días de an­te­la­ción. En ese tiem­po, de­be so­lu­cio­nar te­mas co­mo cam­bios de me­nús y avi­sar si al­guien es in­to­le­ran­te o alér­gi­co a al­gún ali­men­to; ade­más de ase­gu­rar­se de que en ese es­ta­ble­ci­mien­to se van a po­der pres­tar to­dos los ser­vi­cios-emo­cio­nes de­man­da­dos. “Hay hos­te­le­ros que no po­nen nin­gún pro­ble­ma pe­ro a otros les cues­ta tra­ba­jo en­ten­der el cam­bio de con­cep­to que es­tán vi­vien­do las co­mi­das de Na­vi­dad”, in­di­ca.

El pre­cio a pa­gar va­ría de­pen­dien­do del me­nú ele­gi­do y va des­de los 25 eu­ros has­ta los 40. Es de­cir, “la me­dia son unas 30 eu­ros”, ase­gu­ra Sánchez, que tra­ba­ja so­bre to­do con em­pre­sas gran­des (de más de 30 per­so­nas) y es­tá pre­sen­te en el even­to de prin­ci­pio a fin para ase­gu­rar­se de que to­do va­ya bien.

Mien­tras, los gru­pos de ami­gos, fa­mi­lias y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo o pe­que­ñas em­pre­sas si­guen uti­li­zan­do el mé­to­do tra­di- cio­nal: la lla­ma­da para ha­cer la re­ser­va.

El pro­pie­ta­rio del Gru­po La Mon­ti­lla­na, Ra­fael Ga­vi­lán, ex­pli­ca que des­de no­viem­bre tie­nen com­ple­tos va­rios días, so­bre to­do los sá­ba­dos más fuer­tes, es de­cir, los días 15 y 22. In­clu­so “des­de sep­tiem­bre em­pe­za­mos a re­ci­bir las pri­me­ras lla­ma­das para re­ser vas na­vi­de­ñas, so­bre to­do para esas fe­chas, por­que sa­ben que se com­ple­tan muy rá­pi­do”, pun­tua­li­za. Al res­pec­to, es­te em­pre­sa­rio re­cuer­da que en “los años ma­los de cri­sis no ha­bía tan­to mo­vi­mien­to, des­de ha­ce dos años para acá hay más ale­gría”.

En los es­ta­ble­ci­mien­tos de Ga­vi­lán se pue­de ele­gir en­tre me­nú y car­ta, y el gas­to me­dio sue­le ser de unos 28 eu­ros con be­bi­da in­clui­da. En es­te ca­so, el me­nú más eco­nó­mi­co es de 22 eu­ros con dos con­su­mi­cio­nes. “Si es a la car­ta, de­pen­de de ca­da gru­po”, aña­de. Se­gún su ex­pe­rien­cia, en es­tos en­cuen­tros na­vi­de­ños se sue­len pe­dir una mez­cla de pla­tos tra­di­cio­na­les y otros al­go más no­ve­do­sos (den­tro de que la ba­se de la cocina de La Mon­ti­lla­na es la tra­di­ción).

Ade­más, Ga­vi­lán des­ta­ca que las co­mi­das sue­len ser de ami­gos o com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo por­que “que la em­pre­sa pa­gue la co­mi­da, co­mo an­ti­gua­men­te, es com­pli­ca­do”.

En La Ca­zue­la de la Es­par­te­ría los días más fuer­tes (viernes y sá­ba­dos has­ta an­tes de la No­che­bue­na) es­tán com­ple­tos des­de me­dia­dos de oc­tu­bre, ex­pli­ca el pro­pie­ta­rio del res­tau­ran­te, Jo­sé Sa­la­man­ca. En es­te es­ta­ble­ci­mien­to, “el te­lé­fono no para de so­nar” y, se­gún su per­cep­ción, es­te año hay “más mo­vi­mien­to” que los an­te­rio­res. De he­cho, “ca­si a fi­na­les de no­viem­bre he­mos te­ni­do las pri­me­ras co­mi­das de em­pre­sa”.

Otra de las fe­chas cla­ve es el al­muer­zo del 24 de di­ciem­bre,

RE­POR­TA­JE GRÁFICO: JUAN AYALA

Un gru­po de ami­gos, de co­mi­da en La Ca­zue­la de la Es­par­te­ría.

Am­bien­te en el pa­tio cen­tral de la So­cie­dad de Pla­te­ros de Ma­ría Au­xi­lia­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.