El Go­bierno de Sán­chez irrum­pe en la ne­go­cia­ción en­tre PP y CS

● En un ges­to in­só­li­to pi­de a los dos par­ti­dos que evi­ten que An­da­lu­cía se con­vier­ta en la “cu­na de la ul­tra­de­re­cha” ● Las ne­go­cia­cio­nes en­tre po­pu­la­res y na­ran­jas avan­zan

El Dia de Cordoba - - Portada - Car­los Ro­cha

Las ne­go­cia­cio­nes pa­ra ar­mar el pri­mer Go­bierno no so­cia­lis­ta de An­da­lu­cía ya es­tán en mar­cha. Son con­ver­sa­cio­nes pre­li­mi­na­res y se lle­van a ca­bo en Ma­drid, al­go im­pen­sa­ble has­ta aho­ra. La lis­ta más vo­ta­da, la que en­ca­be­za Susana Díaz por el PSOE, es­tá fue­ra de jue­go, pe­ro en el cen­tro­de­re­cha tie­nen pri­sa por­que cuen­tan con me­nos de tres se­ma­nas pa­ra hil­va­nar un acuer­do que per­mi­ta a PP y Ciu­da­da­nos sa­car a los so­cia­lis­tas de San Tel­mo gra­cias a la ayu­da de los 12 es­ca­ños de Vox.

La mis­ma no­che elec­to­ral Juan Ma­rín y Juan­ma Mo­reno ha­bla­ron por te­lé­fono pa­ra con­cre­tar lo que ve­nían ru­mian­do to­da la cam­pa­ña, con ofre­ci­mien­tos en pú­bli­co in­clui­dos. Si su­ma­ban, ha­bría acuer­do. Lo ha­brá, aun­que en los pri­me­ros días de re­sa­ca po­se­lec­to­ral los can­di­da­tos de PP y Ciu­da­da­nos se em­pe­ña­ron en de­jar cla­ro que nin­guno de los dos te­nía pen­sa­do ser vi­ce­pre­si­den­te del otro.

Des­pués de su­bir el tono a prin­ci­pios de es­ta se­ma­na, Ma­rín y Mo­reno han des­pe­ja­do su agen­da pa­ra de­jar que sean otros quie­nes pi­sen el ace­le­ra­dor de unas ne­go­cia­cio­nes que tie­nen una fe­cha mar­ca­da en el ca­len­da­rio: la del 27 de di­ciem­bre, día de la se­sión cons­ti­tu­ti­va del Par­la­men­to de An­da­lu­cía en la XI Le­gis­la­tu­ra. Mien­tras los can­di­da­tos apro­ve­chan el puen­te de la In­ma­cu­la­da pa­ra to­mar­se unos días de asue­to, en Ma­drid son Teo­do­ro Gar­cía Egea y Jo­sé Ma­nuel Vi­lle­gas quie­nes es­bo­zan el acuer­do an­da­luz. Los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de PP y Ciu­da­da­nos, res­pec­ti­va­men­te, se vie­ron el miér­co­les, des­pués de la reunión de la di­rec­ción na­ran­ja y an­tes de los fas­tos por el 40 aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción de 1978.

Por el mo­men­to no hay equi­po ne­go­cia­dor en An­da­lu­cía y exis­te la po­si­bi­li­dad de que ten­ga un pa­pel me­ra­men­te tes­ti­mo­nial si el acuer­do lle­ga con la ce­le­ri­dad que lle­van por aho­ra las ne­go­cia­cio­nes. Las pri­sas res­pon­den al in­te­rés que tie­nen PP y Cs por ejer­cer su ma­yo­ría –de la mano de Vox– en la elec­ción del pre­si­den­te del Par­la­men­to y los miem­bros de la Me­sa de la Cá­ma­ra, el ór­gano que con­tro­la el fun­cio­na­mien­to del le­gis­la­ti­vo an­da­luz.

Los po­pu­la­res son ve­te­ra­nos y en Ciu­da­da­nos han si­do tes­ti­gos pri­vi­le­gia­dos –cuan­do no cóm­pli- ces– del con­trol que el PSOE ha he­cho de la Me­sa en los úl­ti­mos tres años y me­dio pe­se a no dis­fru­tar de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Si Juan Pa­blo Du­rán, en con­ni­ven­cia con Díaz, ha mar­ca­do los tiem­pos par­la­men­ta­rios ha si­do gra­cias al desacuer­do de la opo­si­ción, que, en abril de 2015, no fue ca­paz de im­po­ner su ma­yo­ría pa­ra qui­tar­le al PSOE el con­trol de la Me­sa de la Cá­ma­ra.

Eso es lo que quie­ren evi­tar po­pu­la­res y na­ran­jas, cons­cien­tes de que sus 47 es­ca­ños son tres me­nos que los 50 que su­man PSOE y Ade­lan­te An­da­lu­cía. Ahí ra­di­ca la im­por­tan­cia de Vox. PP y Ciu­da­da­nos no só­lo de­ben lle­gar a un acuer­do en­tre ellos, al­go fá­cil si se mi­ran sus pro­gra­mas elec­to­ra­les y se atien­de a la bue­na sin­to­nía en­tre los can­di­da­tos. Tam­bién de­ben atraer­se a los 12 dipu­tados del par­ti­do de San­tia­go Abas­cal, an­tes de ese 27 de di­ciem­bre que mar­ca­rá el fun­cio­na­mien­to de la le­gis­la­tu­ra. Vox ha he­cho ya pe­ti­cio­nes co­mo ce­rrar Ca­nal Sur y cam­biar el Es­ta­tu­to, pe­ro Mo­reno y Ma­rín no ten­drán que lle­gar tan le­jos pa­ra ga­nar­se el apo­yo de Fran­cis­co Se­rrano.

La ló­gi­ca di­ce que fi­nal­men­te se­rá el lí­der po­pu­lar quién se sien­te en el si­llón de San Tel­mo, lo que ha­ce a los na­ran­jas ga­nar en­te­ros pa­ra que­dar­se con la je­fa­tu­ra del an­ti­guo hos­pi­tal de las Cin­co Lla­gas. Hay quien ya mi­ra in­clu­so a la al­me­rien­se Mar­ta Bos­quet o al onu­ben­se Ju­lio Díaz, que ya pre­si­dió la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre los cur­sos de for­ma­ción en la ex­tin­ta le­gis­la­tu­ra. En las fi­las po­pu­la­res hay tam­bién dipu­tados ex­pe­ri­men­ta­dos que en­ca­ja­rían per­fec­ta­men­te en es­te pa­pel de ár­bi­tro par­la­men­ta­rio. El nom­bre de Es­pe­ran­za Oña des­ta­ca en­tre to­dos, pues ha si­do vi­ce­pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra en los úl­ti­mos años y tie­ne ta­blas pa­ra ma­ne­jar el le­gis­la­ti­vo.

El ele­gi­do se­rá quien de­ci­da una fe­cha cru­cial en la con­for­ma­ción del fu­tu­ro Go­bierno de la Jun­ta. Es el pre­si­den­te del Par­la-

men­to quien fi­ja la fe­cha pa­ra el de­ba­te de in­ves­ti­du­ra des­pués de con­sul­tar con los lí­de­res de los gru­pos y di­lu­ci­dar quién pue­de te­ner los apo­yos su­fi­cien­tes pa­ra lle­gar a San Tel­mo. En la his­to­ria del au­to­no­mis­mo an­da­luz ha habido nue­ve je­fes de la Cá­ma­ra, ocho de ellos so­cia­lis­tas. De me­dia, tar­dan 14,5 días en co­lo­car el Pleno de in­ves­ti­du­ra des­de la con­for­ma­ción del Par­la­men­to.

Al fi­nal de to­dos los pro­ce­sos de in­ves­ti­du­ra aca­bó go­ber­nan­do el PSOE, pe­ro el tiem­po que los pre­si­den­tes de la Cá­ma­ra se to­man pa­ra fi­jar la fe­cha va­ría des­de los 23 días de la I Le­gis­la­tu­ra a los sie­te de la II y la III. Los so­cia­lis­tas te­nían la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en los tres ca­sos. En la IV Le­gis­la­tu­ra, la de la pin­za de Ja­vier Are­nas y Luis Car­los Re­jón, el iz­quier­dis­ta Die­go Val­de­ras se to­mó dos se­ma­nas pa­ra co­lo­car el de­ba­te de in­ves­ti­du­ra. Des­pués el PSOE só­lo lo­gró la ma­yo­ría ab­so­lu­ta una vez, en 2008, y en­ton­ces Fuen­san­ta Co­ves se to­mó 13 días pa­ra fi­jar el Pleno. El res­to de pre­si­den­tes se to­ma­ron más tiem­po, aun­que el re­gla­men­to de la Cá­ma­ra es­ta­ble­ce que de­ben pro­po­ner a un can­di­da­to –y una fe­cha– en me­nos de 15 días des­de la se­sión cons­ti­tu­ti­va.

El día ele­gi­do pa­ra la pri­me­ra vo­ta­ción es im­por­tan­te per se, pe­ro tam­bién por­que mar­ca la

Los 12 vo­tos de Vox se­rán de­ci­si­vos en la elec­ción del pre­si­den­te de la Cá­ma­ra

cuen­ta atrás pa­ra una hi­po­té­ti­ca re­pe­ti­ción de las elec­cio­nes en caso de que los par­ti­dos no lle­guen a un acuer­do. No pa­re­ce que va­ya a ser el caso en es­ta XI Le­gis­la­tu­ra, ya que PP y Cs controlarán la Me­sa de la Cá­ma­ra sal­vo que sus ne­go­cia­cio­nes sal­ten por los ai­res. Por el mo­men­to, se­gún re­ve­ló ayer An­drea Levy, vi­ce­se­cre­ta­ria de Es­tu­dios y Pro­gra­mas del PP, avan­zan las con­ver­sa­cio­nes con su “so­cio prio­ri­ta­rio”, en re­fe­ren­cia a Ciu­da­da­nos.

Se­gún Levy, los con­tac­tos se mul­ti­pli­ca­rán a par­tir de la se­ma­na que vie­ne, pe­ro ayer fue la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PP an­da­luz, Do­lo­res Ló­pez quien dio más de­ta­lles. Ase­gu­ró la nú­me­ro dos de Juan­ma Mo­reno que en las con­ver­sa­cio­nes con los na­ran­jas no ha­brá “una lis­ta de nom­bres ni de car­gos”, sino que se cen­tra­rán en las “pro­pues­tas”, en­tre las que des­ta­có la ba­ja­da de im­pues­tos, la eli­mi­na­ción del tri­bu­to a las Su­ce­sio­nes y me­jo­ras en el sec­tor sa­ni­ta­rio. “Es­pe­ro que Ciu­da­da­nos ten­ga la me­jor de las dis­po­si­cio­nes”, di­jo Ló­pez an­tes de re­cor­dar que su par­ti­do lo­gró 90.000 vo­tos y cin­co es­ca­ños más que la for­ma­ción na­ran­ja.

RAUL CA­RO/ EFE

Juan­ma Mo­reno y Juan Ma­rín char­lan en el pa­tio del Par­la­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.