Di­ver­gen­cia en­tre re­gio­nes

El Dia de Cordoba - - Economía -

DES­DE el fi­nal de la II Gue­rra Mun­dial has­ta el ini­cio de la Gran Re­ce­sión en 2008, la con­ver­gen­cia en PIB por ha­bi­tan­te en­tre paí­ses y en­tre re­gio­nes del mis­mo país fue un fe­nó­meno ge­ne­ra­li­za­do en las eco­no­mías oc­ci­den­ta­les.

Sin em­bar­go, du­ran­te la cri­sis y el ac­tual pe­rio­do de re­cu­pe­ra­ción, se ha pro­du­ci­do, con ca­rác­ter ge­ne­ral, una trans­for­ma­ción a gran es­ca­la en las re­la­cio­nes en­tre las áreas me­tro­po­li­ta­nas más prós­pe­ras y de ma­yor ta­ma­ño, y las zo­nas me­nos po­bla­das. La glo­ba­li­za­ción, ha ro­to las ca­de­nas de su­mi­nis­tro que man­te­nían uni­das a mu­chas zo­nas fue­ra de las áreas me­tro­po­li­ta­nas con el res­to del mun­do.

El na­ci­mien­to y de­sa­rro­llo de la eco­no­mía de la in­for­ma­ción ha pro­vo­ca­do un au­men­to del ren­di­mien­to aso­cia­do al ti­po de ha­bi­li­da­des y for­ma­ción de esa nueva eco­no­mía, y re­du­ci­do la im­por­tan­cia de los re­cur­sos na­tu­ra­les y de las ac­ti­vi­da­des ma­nua­les que f lo­re­cían en el pe­rio­do an­te­rior. Ade­más, las ac­ti­vi­da­des ma­nua­les han si­do tras­la­da­das a paí­ses emer­gen­tes con sa­la­rios mu­cho más re­du­ci­dos. Lo ve­mos es­tos días en Ga­li­cia con los pro­ble­mas aso­cia­dos a Ves­tas y Al­can. Ha habido mu­chos más ca­sos, en Es­pa­ña y en el res­to de paí­ses oc­ci­den­ta­les.

Una de las con­se­cuen­cias de es­te pro­ce­so es que el cre­ci­mien­to se ha con­cen­tra­do de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da en las áreas me­tro­po­li­ta­nas más gran­des y me­jor co­nec­ta­das, en de­tri­men­to del res­to. In­clu­so des­pués de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, nu­me­ro­sas áreas ru­ra­les to­da­vía no han al­can­za­do el ni­vel de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y de po­bla­ción que te­nían an­tes de la cri­sis. Mu­chas no lo re­cu­pe­ra­rán nun­ca.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, al­gu­nas de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que se han lle­va­do a ca­bo han exa­cer­ba­do es­te pro­ce­so. Aun­que pue­da ser ne­ce­sa­rio pa­ra lo­grar una ma­yor co­nec­ti­vi­dad del te­rri­to­rio –una pers­pec­ti­va que de­fien­den los geó­gra­fos y ur­ba­nis­tas–, las nue­vas au­to­pis­tas y tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad en la UE han ido va­cian­do la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca co­mer­cial e in­dus­trial de las zo­nas ale­ja­das en fa­vor de las áreas den­sa­men­te po­bla­das. La des­re­gu­la­ción del trans­por­te ha ju­ga­do tam­bién un im­por­tan­te pa­pel en es­te pro­ce­so.

En los efec­tos de es­ta des­re­gu­la­ción, ha contribuido po­de­ro­sa­men­te el co­mer­cio elec­tró­ni­co, que es­tá ga­nan­do in­ten­si­dad en la UE. Te­ne­mos que pen­sar que las ac­ti­vi­da­des de empresas co­mo Ama­zon se en­cuen­tran a ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro en EEUU y en la UE lle­van un cier­to re­tra­so. Al otro la­do del Atlán­ti­co, las ven­tas de Ama­zon re­pre­sen­tan ya el 1,5% del PIB de EEUU. Es fá­cil ima­gi­nar que Ama­zon su­pe­rará con cre­ces a Wal­mart –el ma­yor gran al­ma­cén fí­si­co del mun­do–, cu­ya fac­tu­ra­ción re­pre­sen­ta el 2,5% del PIB. Las con­se­cuen­cias pa­ra la pe­que­ña dis­tri­bu­ción van a ser muy da­ñi­nas, pues­to que des­apa­re­ce­rán miles de pe­que­ños negocios y cen­tros de dis­tri­bu­ción, con­cen­trán­do­se ex­tra­or­di­na­ria­men­te los gran­des cen­tros en las áreas me­tro­po­li­ta­nas.

Ade­más, las des­re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra y la enor­me cri­sis de las ca­jas de aho­rros en nues­tro país, han contribuido –y lo si­guen ha­cien­do– a una ma­yor con­cen­tra­ción de la ac­ti­vi­dad en áreas po­bla­das. Las se­des cen­tra­les han au­men­ta­do su ta­ma­ño en áreas ur­ba­nas, mien­tras que cien­tos de pueblos se es­tán que­dan­do sin ofi­ci­nas de ca­jas de aho­rros.

Adi­cio­nal­men­te, el pro­ce­so de con­cen­tra­ción me­tro­po­li­ta­na no ga­na aún más fuer­za, de­bi­do al al­to precio de la vi­vien­da en esas zo­nas. Si las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de ac­ce­so a la vi­vien­da tie­nen éxi­to, la pér­di­da de ac­ti­vi­dad y de po­bla­ción en las zo­nas sin gran­des ciu­da­des, se ace­le­ra. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, esas zo­nas pue­den ga­nar en PIB por ha­bi­tan­te, pe­ro de­bi­do al tris­te fe­nó­meno de la emi­gra­ción ha­cia las áreas ur­ba­nas y otras re­gio­nes.

La di­ná­mi­ca de es­te pro­ce­so se au­to­ali­men­ta. Las gran­des con­cen­tra­cio­nes ur­ba­nas se con­vier­ten en gran­des mer­ca­dos, lo que pro­pi­cia la ins­ta­la­ción de nue­vas empresas. És­tas van a te­ner a sus clien­tes más pró­xi­mos, au­men­tan­do, en con­se­cuen­cia, la efi­cien­cia de to­das las ac­ti­vi­da­des de trans­por­te y en­tre­ga de bie­nes y ser­vi­cios. Una de las ra­zo­nes más im­por­tan­tes por las que re­cien­te­men­te Ama­zon ha ele­gi­do las áreas me­tro­po­li­ta­nas de Was­hing­ton DC y Nueva York pa­ra ins­ta­lar dos gran­des sub­se­des ale­ja­das del cen­tro cor­po­ra­ti­vo de Seattle ha si­do jus­ta­men­te la cer­ca­nía a sus gran­des clien­tes, con los que va a es­ta­ble­cer unas re­la­cio­nes más in­ten­sas y ági­les.

Pe­ro ade­más de es­tos fac­to­res que ope­ran por el la­do de la de­man­da, hay otros que ope­ran des­de la ofer­ta. La gran con­cen­tra­ción de po­bla­ción con la for­ma­ción téc­ni­ca ade­cua­da, fa­ci­li­ta ex­tra­or­di­na­ria­men­te la con­tra­ta­ción de nue­vos em­plea­dos con los co­no­ci­mien­tos ade­cua­dos.

Es­te pro­ce­so –tan­to por la de­man­da co­mo por la ofer­ta– tien­de a au­to­ali­men­tar­se, atra­yen­do a más empresas y crean­do ciu­da­des ca­da vez ma­yo­res e in­ten­si­vas en co­no­ci­mien­to. La com­bi- na­ción de em­plea­dos con ele­va­do ni­vel de co­no­ci­mien­to y empresas in­no­va­do­ras, in­cre­men­tan la pro­duc­ti­vi­dad, au­men­tan­do los sa­la­rios. Son las ac­ti­vi­da­des de ser­vi­cios avan­za­dos pa­ra empresas, las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles del pro­ce­so.

Co­mo las po­lí­ti­cas que se han lle­va­do a ca­bo no han de­te­ni­do el pro­ce­so de di­ver­gen­cia, hay que bus­car otros me­ca­nis­mos pa­ra que es­to sea po­si­ble. El én­fa­sis se es­tá co­lo­can­do en las ha­bi­li­da­des di­gi­ta­les de los tra­ba­ja­do­res, al ser la nueva eco­no­mía di­gi­tal el prin­ci­pal mo­tor de de­sa­rro­llo.

Sin em­bar­go, no se tra­ta só­lo de ad­qui­rir com­pe­ten­cias di­gi­ta­les; es fun­da­men­tal apren­der los muy di­fe­ren­tes usos a los que la di­gi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía y sus ac­ti­vi­da­des dan lu­gar. Una ma­yor re­la­ción y pro­xi­mi­dad de los tra­ba­ja­do­res que re­si­den en zo­nas ru­ra­les con aque­llos que desa­rro­llan su ac­ti­vi­dad en áreas de ele­va­da con­cen­tra­ción, re­sul­ta fun­da­men­tal.

No so­mos crea­ti­vos, no in­no­va­mos, cuan­do es­ta­mos so­los, por­que no po­de­mos con­tar con la opinión con­tras­ta­da de pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en la fron­te­ra del co­no­ci­mien­to y sus dis­tin­tos usos apli­ca­dos en el mer­ca­do. En mu­chos ca­sos, las ideas so­bre nue­vas ac­ti­vi­da­des pro­vie­nen de las ya rea­li­za­das en otros ám­bi­tos geo­grá­fi­cos. Pe­ro pos­te­rior­men­te fa­ci­li­ta la ac­ti­vi­dad crea­ti­va por sí mis­ma.

El mer­ca­do atrae a la gen­te en don­de se en­cuen­tra la ac­ti­vi­dad. Los go­bier­nos in­ten­tan lle­var la ac­ti­vi­dad en don­de es­tá la gen­te. Am­bos ope­ran en el mun­do real. La se­gun­da só­lo ten­drá éxi­to si las ac­tua­cio­nes de los go­bier­nos se orien­tan y eje­cu­tan de tal ma­ne­ra que sean ca­pa­ces de ge­ne­rar ac­ti­vi­da­des in­no­va­do­ras que se sos­ten­gan por sí mis­mas en un cor­to pe­rio­do de tiem­po.

RO­GE­LIO VELASCO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.