Los mé­di­cos se pre­pa­ran pa­ra el efec­to del cam­bio cli­má­ti­co en la salud

La Sociedad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na In­ter­na ha pre­sen­ta­do un do­cu­men­to con re­co­men­da­cio­nes y pi­de que se for­me a to­dos los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios so­bre su im­pac­to

El Dia de Cordoba - - Salud Y Bienestar - Ja­vier Granda Re­vi­lla

La Sociedad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na In­ter­na ha pre­sen­ta­do el do­cu­men­to Cam­bio cli­má­ti­co y salud, ela­bo­ra­do en co­la­bo­ra­ción con Lan­cet Count­down. El tra­ba­jo, rea­li­za­do por el doc­tor Ber­nar­dino Ro­ca, del Hos­pi­tal Ge­ne­ral Uni­ver­si­ta­rio de Cas­te­llón, rea­li­za una se­rie de re­co­men­da­cio­nes, en­tre las que se in­clu­ye que se for­me a to­dos los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios so­bre cam­bio cli­má­ti­co.

El im­pac­to de sus efec­tos so­bre la salud se evi­den­cia en el da­to de que, en la Unión Eu­ro­pea, por ca­da gra­do que au­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra, se in­cre­men­ta un 4% la mor­ta­li­dad. De es­to mo­do, mo­ri­rán unas 30.000 per­so­nas más al año en 2030 y en­tre 50.000 y 110.000 más en 2080. Otras ci­fras re­le­van­tes es que aho­ra hay 57 millones de per­so­nas vul­ne­ra­bles más que las que ha­bía en 2000. Y que se per­die­ron el año pa­sa­do 153.000 millones de ho­ras de tra­ba­jo por el ca­lor ex­tre­mo, es­pe­cial­men­te en Eu­ro­pa y en el Me­di­te­rrá­neo, con 157 millones de even­tos con in­ci­den­cia en la salud el año pa­sa­do en to­do el mun­do re­la­cio­na­dos con la ola de ca­lor.

“Las olas de ca­lor van a cau­sar cam­bios en la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y en el au­men­to de las en­fer­me­da­des co­mo la ma­la­ria y el den­gue, al ocu­par los mos­qui­tos zo­nas más al nor­te. Es­tos cam­bios po­nen en ries­go los sis­te­mas pú­bli­cos de salud. Ade­más, cir­cuns­tan­cias co­mo no me­jo­rar la ca­li­dad del ai­re en las ciu­da­des, su­ma­do a la po­ca in­ver­sión en po­lí­ti­cas pre­ven­ti­vas del cam­bio cli­má­ti­co, ahon­da­rán el pro­ble­ma. Afor­tu­na­da­men­te, ca­da vez hay más con­cien­cia­ción de la sociedad, con una me­nor emi­sión de ga­ses. Pe­ro que­da mu- cho por ha­cer”, ha ad­ver­ti­do el doc­tor Ri­car­do Gó­mez Huel­gas, pre­si­den­te de la SE­MI.

Otras en­fer­me­da­des que ha des­ta­ca­do que au­men­ta­rán son el me­la­no­ma –por el au­men­to a la ex­po­si­ción so­lar– y las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y res­pi­ra­to­rias, que es­tán muy re­la­cio­na­das con el em­peo­ra­mien­to de la ca­li­dad del ai­re y con la po­lu­ción, que se es­ti­ma que ma­tó a más de 20.000 es­pa­ño­les en 2015. Tam­bién los pro­ble­mas re­na­les y los re­la­cio­na­dos con la des­hi­dra­ta­ción cre­ce­rán, a cau­sa del ca­lor.

“Los pro­fe­sio­na­les de salud tie­nen que sa­ber que el cam­bio cli­má­ti­co es un pro­ble­ma de salud pú­bli­ca. Y de­ben res­pon­der más rá­pi­da­men­te y coor­di­nar­se pa­ra las emer­gen­cias por ca­lor”, ha re­co­men­da­do la doc­to­ra He­le­ne Ros­si­not, au­to­ra del do­cu­men­to ‘2018 Lan­cet Count­down EU Po­licy Brief”.

En su opinión, es fun­da­men­tal que las po­lí­ti­cas pú­bli­cas pro­por­cio­nen a la ciu­da­da­nía men­sa­jes y con­se­jos du­ran­te las olas de ca­lor co­mo que bus­quen lu­ga­res de som­bra y acon­di­cio­na­dos y que dis­pon­gan y con­su­man de la can­ti­dad ne­ce­sa­ria de agua. Es­ta in­for­ma­ción de­be es­tar es­pe­cial­men­te cen­tra­da en an­cia­nos y otros co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles co­mo las per­so­nas que tra­ba­jan a al­tas tem­pe­ra­tu­ras o al sol y los pa­cien­tes con en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi-

Las olas de ca­lor in­ci­di­rán en se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y en pa­to­lo­gías in­fec­cio­sas

cas, psi­quiá­tri­cas, car­dia­cas, pul­mo­na­res, re­na­les o con dia­be­tes.

En mu­chos de es­tos ca­sos, se pro­du­ce el lla­ma­do ‘es­trés por ca­lor’: su­ce­de cuan­do los me­ca­nis­mos de de­fen­sa del cuer­po no pue­den evi­tar el au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y pro­vo­can ca­lam­bres, sín­co­pes y ago­ta­mien­to por el ca­lor. Los sín­to­mas ha­bi­tua­les son el do­lor de ca­be­za, el can­san­cio, el can­san­cio, los vó­mi­tos y la con­fu­sión. La for­ma más gra­ve del ‘es­trés por ca­lor’ es el gol­pe de ca­lor, que apa­re­ce cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po es­tá por en­ci­ma de los 40 gra­dos e in­clu­ye el fa­llo en di­fe­ren­tes ór­ga­nos del cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.