De­ma­sia­das es­ta­ti­nas pa­ra pre­ve­nir pro­ble­mas car­dia­cos

El Dia de Cordoba - - Salud Y Bienestar - R. Navarro

Una re­vi­sión de es­tu­dios de­tec­ta una pres­crip­ción ex­ce­si­va de es­te ti­po de me­di­ca­men­tos

In­clu­so a las per­so­nas sa­nas que no pa­de­cen una en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar se les re­ce­tan me­di­ca­men­tos pa­ra re­du­cir el co­les­te­rol, co­no­ci­dos co­mo es­ta­ti­nas, si cum­plen con cier­tos cri­te­rios de ries­go. Du­ran­te años, el uso de las es­ta­ti­nas pa­ra la prevención pri­ma­ria ha si­do muy de­ba­ti­do en­tre los ex­per­tos. Al de­ci­dir si pres­cri­bir­le es­ta­ti­nas a un pa­cien­te, los es­pe­cia­lis­tas usan una se­rie de fac­to­res de ries­go co­mo el ni­vel de co­les­te­rol, el IMC o el es­ti­lo de vi­da pa­ra de­ter­mi­nar la pro­ba­bi­li­dad de que una per­so­na su­fra un ataque car­día­co o un de­rra­me ce­re­bral en los pró­xi­mos 10 años. El in­ves­ti­ga­dor Mi­lo Puhan,del Ins­ti­tu­to de Epi­de­mio­lo­gía, Bioes­ta­dís­ti­ca y Prevención de la Uni­ver­si­dad de Zú­rich ha rea­li­za­do por pri­me­ra vez un es­tu­dio ex­haus­ti­vo de mo­de­los es­ta­dís­ti­cos que ha pu­bli­ca­do An­nals of In­ter­nal Me­di­ci­ne.

Los in­ves­ti­ga­do­res creo­pi­la­ron da­tos pu­bli­ca­dos so­bre be­ne­fi­cios y efec­tos secundarios del uso pre­ven­ti­vo de las es­ta­ti­nas. Pa­ra in­cluir la vi­sión de los pa­cien­tes, tam­bién rea­li­za­ron una en­cues­ta en­tre per­so­nas sa­nas so­bre la im­por­tan­cia de los ata­ques car­día­cos, los accidentes ce­re­bro­vas­cu­la­res y cier­tos efec­tos secundarios. Usan­do es­ta in­for­ma­ción, de­ter­mi­na­ron nue­vos um­bra­les pa­ra hom­bres y mu­je­res en di­fe­ren­tes gru­pos de edad en­tre 40 y 75 años. Tam­bién com­pa­ra­ron los be­ne­fi­cios y los efec­tos secundarios no de­sea­dos de cua­tro pre­pa­ra­cio­nes de es­ta­ti­nas am­plia­men­te uti­li­za­das. “Nues­tro es­tu­dio mues­tra que hoy en día se re­co­mien­dan las es­ta­ti­nas con de­ma­sia­da fre­cuen­cia”, in­di­ca Puhan. Se­gún sus es­ti­ma­cio­nes, los nue­vos um­bra­les es­ta­ble­ci­dos podrían re­du­cir a la mi­tad la can­ti­dad de per­so­nas a las que se les pres­cir­be es­ta­ti­nas.

Se­gún sus con­clu­sio­nes, los be­ne­fi­cios de los me­di­ca­men­tos pa­ra re­du­cir el co­les­te­rol han si­do muy exa­ge­ra­dos es­pe­cial- men­te en lo que res­pec­ta a los adul­tos ma­yo­res: pa­ra el gru­po de 70 a 75 años, el mo­de­lo del es­tu­dio es­ta­ble­ció el um­bral en un 21%. Es de­cir, los be­ne­fi­cios de las es­ta­ti­nas su­pe­ran el da­ño de los po­si­bles efec­tos secundarios de las es­ta­ti­nas so­lo si exis­te un ries­go del 21% o ma­yor de que una per­so­na su­fra un ataque car­día­co o un de­rra­me ce­re­bral en los pró­xi­mos 10 años. Pa­ra hom­bres y mu­je­res de 40 a 45 años, el um­bral es li­ge­ra­men­te in­fe­rior, con un 14% y un 17% res­pec­ti­va­men­te.

Los ex­per­tos creen que los um­bra­les de ries­go y be­ne­fi­cio que se uti­li­zan no son rea­lis­tas

U. Z.

Ala iz­quier­da, el in­ves­ti­ga­dor Mi­lo Puhan, de la Uni­ver­si­dad de Zú­rich, jun­to a otros co­la­bo­ra­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.