Rid­ley Scott

pro­du­ce una se­cue­la de ‘Bla­de Run­ner’ que se es­tre­na es­te año

El Dia de Cordoba - - Portada -

328- 29

Por más que un re­la­to de cien­cia­fic­ción pue­da es­tar am­bien­ta­do en la Edad Me­dia sin que con­cu­rra ni un só­lo ar­te­fac­to tec­no­ló­gi­co fue­ra de tiem­po ni de lu­gar, la ver­tien­te an­ti­ci­pa­to­ria del gé­ne­ro re­cla­ma aún no po­ca aten­ción a cuen­ta de la eva­lua­ción de la ca­pa­ci­dad vi­sio­na­ria de sus au­to­res. En es­tas li­des, es­cri­to­res co­mo Art­hur C. Clar­ke (que ideó la co­mu­ni­ca­ción por sa­té­li­te mu­cho an­tes de que fue­se po­si­ble) e Isaac Asi­mov (cu­ya in­ven­ción de ar­te­fac­tos hoy ha­bi­tua­les to­da­vía cau­sa el ma­yor de los asom­bros) se lle­van la pal­ma, pe­ro ca­be con­si­de­rar que la ma­yo­ría de los no­ve­lis­tas me­ti­dos en el ajo han es­cri­to so­bre su pro­pio tiem­po y han acu­di­do a la cien­cia­fic­ción co­mo una li­cen­cia poé­ti­ca con tal de pro­po­ner una mi­ra­da dis­tin­ta (otros, co­mo Sta­nis­law Lem, me­re­cen ser con­si­de­ra­dos atem­po­ra­les da­da la am­bi­ción fi­lo­só­fi­ca y hu­ma­nis­ta de sus tí­tu­los): al­gu­nos ejem­plos no­to­rios son los her­ma­nos Bo­ris y Ar­ka­di Stru­gats­ki, en cu­ya obra la cien­cia-fic­ción en­tra­ñó más bien un re­cur­so pa­ra evi­tar la cen­su­ra so­vié­ti­ca (por cier­to sin mu­cho éxi­to); y Phi­lip K. Dick, cu­yos cuen­tos y no­ve­las atra­vie­san bue­na par­te de los sig­nos y te­mo­res de su tiem­po, des­de la cul­tu­ra hip­pie (es­pe­cial­men­te en lo que se re­fie­re al con­su­mo de dro­gas co­mo nue­va es­pi­ri­tua­li­dad) has­ta la Gue­rra Fría pa­san­do por la re­de­fi­ni­ción del ser hu­mano en vir­tud de su de­pen­den­cia tec­no­ló­gi­ca. Por más que el es­cri­tor de Chica­go am­bien­ta­ra no­ve­las co­mo Flu­yan mis lá­gri­mas, di­jo el po­li­cía y Los tres es­tig­mas de Pal­mer El­dritch en un hi­po­té­ti­co fu­tu­ro, Phi­lip K. Dick es­cri­bía siem­pre en cla­ve pre­sen­te. Cuan­do nues­tro hom­bre pu­bli­có en 1968 su no­ve­la ¿Sue­ñan los an­droi­des con ove­jas eléc­tri­cas?, con una ac­ción desa­rro­lla­da en 1992, na­die hi­zo mu­cho ca­so; pe­ro cuan­do Rid­ley Scott de­ci­dió tras­la­dar su adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, Bla­de Run­ner, al año 2019, y más aún cuan­do el fil­me ga­nó la du­do­sa eti­que­ta de pe­lí­cu­la de cul­to, la po­si­bi­li­dad so­ña­da de que pa­ra en­ton­ces exis­tie­ran co­ches vo­la­do­res y re­pli­can­tes sin­té­ti­cos de per­fec­ta apa­rien­cia hu­ma­na re­sul­tó pa­ra mu­chos una ten­ta­ción de­ma­sia- do po­de­ro­sa. La cues­tión es que el 2019 ya es­tá aquí y, por mu­cho que otras pe­lí­cu­las dis­tó­pi­cas co­mo Aki­ra tam­bién trans­cu­rran en la mis­ma fe­cha, sur­ca­mos ya un año Bla­de Run­ner que pro­me­te to­do ti­po de re­vi­si­ta­cio­nes, exé­ge­sis, re­lec­tu­ras y ce­le­bra­cio­nes en torno a uno de los hi­tos más logrados de la his­to­ria del ci­ne re­cien­te. En lo re­la­ti­vo a la an­ti­ci­pa­ción, no te­ne­mos co­ches vo­la­do­res ni re­pli­can­tes, pe­ro bue­na par­te de sus ar­gu­men­tos, so­bre to­do los más cer­ca­nos a la obra de Phi­lip K. Dick, si­guen dan­do en la dia­na del si­glo XXI. Así que hay mo­ti­vos de so­bra pa­ra dar rien­da suel­ta al aná­li­sis del mun­do se­gún que­dó pre­fi­gu­ra­do en Bla­de Run­ner. Y las ce­le­bra­cio­nes, por una vez, pi­lla­rán cer­ca: la pró­xi­ma edi­ción de Má­la­ga de Fes­ti­val, el pro­gra­ma de ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les en torno al sép­ti­mo ar­te que pre­ce­de al Fes­ti- val de Ci­ne en Es­pa­ñol de Má­la­ga, y que ten­drá lu­gar del 21 de fe­bre­ro al 14 de mar­zo, in­clui­rá un ci­clo de­di­ca­do en ex­clu­si­va a Bla­de Run­ner en el que es­cri­to­res, fi­ló­so­fos, mú­si­cos y di­ver­sos crea­do­res ana­li­za­rán la in­fluen­cia de la pe­lí­cu­la en to­dos sus ele­men­tos, des­de el ca­ris­ma de sus per­so­na­jes has­ta la ar­chi­rre­pro­du­ci­da ban­da so­no­ra ori­gi­nal de Van­ge­lis.

¿Sue­ñan los an­droi­des con ove­jas eléc­tri­cas?, la no­ve­la de Phi­lip K. Dick, am­bien­ta­da en el San Francisco de 1992, trans­cu­rre en un mun­do cu­bier­to de pol­vo ra­diac­ti­vo tras una gue­rra nu­clear y na­rra la his­to­ria de un ca­za­dor de an­droi­des re­bel­des. Su vi­da co­ti­dia­na se re­suel­ve en­tre un ma­tri­mo­nio frus­tra­do, una ca­bra sin­té­ti­ca cu­ya vi­da quie­re pre­ser­var a to­da cos­ta y la doc­tri­na del mer­ce­ris­mo, una suer­te de cre­do re­li­gio­so que pro­po­ne una so­lu­ción tecno-

Hay mo­ti­vos pa­ra dar rien­da suel­ta al aná­li­sis del mun­do se­gún que­da pre­fi­gu­ra­do en la obra

ló­gi­ca pa­ra la unión fra­ter­nal de to­dos los se­res hu­ma­nos. Dick alum­bró un ar­te­fac­to li­te­ra­rio car­ga­do de melancolía, co­mo el can­to del cis­ne del ser hu­mano co­no­ci­do, y de he­cho es­ta nos­tal­gia im­preg­na Bla­de Run­ner de prin­ci­pio a fin, gra­cias en gran me­di­da a su rein­ven­ción es­té­ti­ca de la tra­di­ción noir. Lo cu­rio­so es el mo­do en que Bla­de Run­ner es tan dis­tin­ta de ¿Sue­ñan los an­droi­des con ove­jas eléc­tri­cas? has­ta el pun­to de que pue­den ser con­si­de­ra­das dos his­to­rias di­fe­ren­tes y cómo, al mis­mo tiem­po, am­bas abor­dan cues­tio­nes idén­ti­cas. En la ya lar­ga his­to­ria de las adap­ta­cio­nes de la li­te­ra­tu­ra al ci­ne, Bla­de Run­ner si­gue re­pre­sen­tan­do un ver­da­de­ro ca­so apar­te digno de es­tu­dio.

Ya en 1977, el tem­prano guion de Ham­pton Fan­cher ob­via­ba la cues­tión re­li­gio­sa pa­ra cen­trar­se en el di­le­ma me­dioam­bien­tal (al­go te­nía que ver el apo­geo de Du­ne, la no­ve­la de Frank Her­bert cu­ya adap­ta­ción al ci­ne se con­vir­tió pa­ra en­ton­ces en una co­lec­ción de fra­ca­sos que no re­sol­vió David Lynch has­ta 1984). Dick des­au­to­ri­zó el guion pe­ro David Peo­ples, a quien fi­chó Rid­ley Scott en sus­ti­tu­ción de Fan­cher, no só­lo de­ja­ba a un la­do la re­li­gión: el mun­do que re­pre­sen­ta­ba no era un pa­ra­je postapo­ca­líp­ti­co y, sal­vo al­gu­na re­fe-

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.