EL LAN­GOS­TINO, ANI­MAL PO­LÍ­TI­CO

El Dia de Cordoba - - Opinión -

EL im­per­do­na­ble an­tro­po­cen­tris­mo de Aris­tó­te­les le in­du­jo al error de con­si­de­rar al hom­bre co­mo el úni­co zoon po­li­ti­kón de la crea­ción, pe­ro los avan­ces de la cien­cia de las úl­ti­mas dé­ca­das han per­mi­ti­do el des­cu­bri­mien­to y ca­ta­lo­ga­ción de nue­vos bi­chos que tam­bién re­cla­man su con­di­ción po­lí­ti­ca y so­cial. Ahí es­tá el bu­rro, con­ver­ti­do en acer­ta­do sím­bo­lo del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán en con­tra­po­si­ción del to­ro de Os­bor­ne que di­se­ñó Ma­nuel Prie­to, uno de los hi­jos más pre­cla­ros que ha da­do El Puer­to de San­ta Ma­ría

en el si­glo XX, jun­to a Al­ber­ti, Mu­ñoz Se­ca y nues­tro ad­mi­ra­do Enrique García-Maí­quez. O la ove­ja con la que to­dos los ele­gan­tes del País Vas­co ador­nan sus co­ches co­mo ar­gu­men­to in­con­tes­ta­ble de su de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción. An­da­lu­cía, que co­mo cual­quie­ra sa­be no tie­ne na­da que en­vi­diar a na­die en cuan­to a he­chos di­fe­ren­cia­les se re­fie­re, ha adop­ta­do tam­bién su pro­pio ani­mal po­lí­ti­co no sa­piens: el lan­gos­tino (de San­lú­car de Ba­rra­me­da, a ser po­si­ble).

La im­por­tan­cia que tie­ne el Pe­naeus van­na­mei en el ima­gi­na­rio po­lí­ti­co an­da­luz es in­cues­tio­na­ble. Ya des­de el ini­cio de la au­to­no­mía se hi­zo pa­ten­te la afi­ción de nues­tra cla­se po­lí­ti­ca a es­te fruit de mer que re­pre­sen­ta co­mo na­die nues­tras an­sias de au­to­go­bierno. El lan­gos­tino sir­ve pa­ra ablan­dar vo­lun­ta­des y pro­pi­ciar gran­des con­sen­sos, pe­ro tam­bién es un ani­mal to­té­mi­co, sím­bo­lo del po­der y bla­són que se po­ne en los es­cu­dos co­mo an­tes se po­nían cal­de­ros o ca­be­zas de mo­ros. No exis­te pre­ten­cio­so, arri­bis­ta, o apren­diz de se­ño­ri­to que no pre­su­ma de sus atra­co­nes de lan­gos­ti­nos en el ya des­apa­re­ci­do Gi­tano Ru­bio (res­pon­sa­ble de la rui­na de va­rias for­tu­nas fa­mi­lia­res) o en Bi­go­te, bu­que in­sig­nia de la res­tau­ra­ción san­lu­que­ña. Des­de el pre­si­den­te Bor­bo­lla, no se pue­de go­ber­nar An­da­lu­cía sin cum­plir con la ri­tual in­ges­ta de crus­tá­ceos en Ba­jo de Guía. Hay co­sas que el ac­tual Go­bierno y sus an­sias re­for­mis­tas no pue­den cam­biar, y és­ta es una de ellas. De ahí la inevi­ta­bi­li­dad de la ya cé­le­bre ce­na del Eje­cu­ti­vo de Mo­reno-Ma­rín jun­to a la desem­bo­ca­du­ra del Gua­dal­qui­vir. To­da po­lé­mi­ca al res­pec­to no pue­de ser más que in­jus­ta y ma­lin­ten­cio­na­da. Sin em­bar­go, sí hay que afear la im­per­do­na­ble noc­tur­ni­dad con la que se per­pe­tró el ban­que­te. A Bi­go­te hay que ir de día pa­ra dis­fru­tar del ca­li­gi­no­so ho­ri­zon­te del Co­to, el que Ca­ba­lle­ro Bo­nald des­cri­bió y Car­men Laf­fón pin­tó. El lan­gos­tino tie­ne su pai­sa­je y sin él to­do es os­cu­ri­dad. Esas co­sas de­be­ría sa­ber­las un Go­bierno. ¿Pa­ra qué tie­ne ase­so­res?

El lan­gos­tino sir­ve pa­ra ablan­dar vo­lun­ta­des y pro­pi­ciar con­sen­sos, pe­ro tam­bién es sím­bo­lo del po­der

LUIS SÁN­CHEZ-MOLINÍ

lmo­li­[email protected]­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.