DE CÍNICOS Y FA­NÁ­TI­COS

El Dia de Cordoba - - Opinión -

CO­MO di­ce Ame­lia Val­cár­cel, y es opi­nión co­mún, aun­que la ma­yo­ría se ale­ja de ta­les ex­tre­mos, un in­di­vi­duo pue­de es­tar en con­tra de las opi­nio­nes ge­ne­ra­les del mun­do en el que ha to­ca­do vi­vir, del mis­mo mo­do que otro pue­de ex­tre­mar­las en to­tal exa­ge­ra­ción. An­te el con­jun­to de con­ven­ci­mien­tos y creen­cias que re­gu­lan la vi­da y el com­por­ta­mien­to de los in­te­gran­tes de un gru­po so­cial, ca­be la po­si­bi­li­dad, y de he­cho así ocu­rre siem­pre, que ha­ya tan­to quie­nes se opo­nen, co­mo quie­nes lle­van has­ta el ex­tre­mo esos con­ven­ci­mien­tos. Ge­ne­ral­men­te se lla­ma cínicos (en un uso per­ver­so del tér­mino, ale­ja­do del ori­gi­na­rio que tu­vo en Gre­cia) a los pri­me­ros y fa­ná­ti­cos a los se­gun­dos. Cínicos y fa­ná­ti­cos cu­bren las fron­te­ras y los con­fi­nes de cual­quier ta­xo­no­mía co­lec­ti­va, (es de­cir, en qué hay que creer y có­mo hay que com­por­tar­se). Unos y otros, los dos, mar­can el te­rri­to­rio fue­ra del cual ya no ca­be de­cir que se es miem­bro de esa co­mu­ni­dad.

El cí­ni­co con­si­de­ra que to­do el an­da­mia­je ideo­ló­gi­co y de va­lo­res pre­co­ni­za­dos co­mo los au­tén­ti­ca­men­te vá­li­dos no tie­ne sen­ti­do y a mu­chos de sus pre­cep­tos les fal­ta so­li­dez y cohe­ren­cia pa­ra ello. El fa­ná­ti­co, por el con­tra­rio, es­tá con­ven

El es­cép­ti­co es quien cues­tio­na con sa­bi­du­ría los fun­da­men­tos y per­fec­cio­na el ar­ma­zón com­par­ti­do

ci­do de que no hay som­bra ni man­cha “en el mun­do va­lo­ra­ti­vo y nor­ma­ti­vo” do­mi­nan­te y, en oca­sio­nes, es tal su en­tre­ga a esos prin­ci­pios que se atri­bu­ye a sí mis­mo la obli­ga­ción de ve­lar cons­tan­te­men­te por su pu­re­za tra­tan­do, in­clu­so, de re­for­zar­los ca­da vez más y más.

Na­tu­ral­men­te, jun­to a es­tas dos po­si­cio­nes en la fron­te­ra, ca­ben otras di­ver­sas con las que uno se to­pa ca­da día: El hi­pó­cri­ta, que si­mu­la creer; el de­mo­le­dor, que ma­ne­ja el pa­lo pa­ra rom­per la creen­cia; el men­ti­ro­so, que tras­to­ca la reali­dad; o el que ejer­ce el di­si­mu­lo… Y el es­cép­ti­co que, a di­fe­ren­cia de las otras mal­da­des, es quien cues­tio­na con sa­bi­du­ría los fun­da­men­tos y per­fec­cio­na de esa for­ma el ar­ma­zón com­par­ti­do.

Na­tu­ral­men­te, den­tro de ca­da una de esas ac­ti­tu­des hay gra­dos y ca­te­go­rías. Pa­ra mu­cha gen­te en­ca­jar­se en el con­jun­to de con­vic­cio­nes y cer­ti­dum­bres, y re­glas de com­por­ta­mien­to re­sul­ta una du­ra di­fi­cul­tad. Por­que, mien­tras hay per­so­nas a las que la vi­da le ha lle­va­do con do­ci­li­dad por la sen­da im­pues­ta (yo he si­do siem­pre muy de­cen­te, nun­ca he te­ni­do ju­ven­tud, que de­cía aquel per­so­na­je de La Co­dor­niz), otras tie­nen sus du­das y va­ci­la­cio­nes. Pe­ro las dos ex­tre­mo­sas son las que rom­pen la co­mu­ni­dad. De ahí, el pe­li­gro.

JUAN CAR­LOS LÓPEZ EISMAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.