Vi­lla­re­jo ad­mi­te un es­pio­na­je “po­li­cial, no po­lí­ti­co” a Igle­sias

El ex co­mi­sa­rio nie­ga que la in­for­ma­ción que te­nía del lí­der de Po­de­mos la ob­tu­vie­ra de In­te­rior y di­ce que se li­mi­tó a vehi­cu­li­zar­la

El Dia de Cordoba - - España - Efe MA­DRID

El ex co­mi­sa­rio José Vi­lla­re­jo de­cla­ró ayer co­mo impu­tado so­bre la do­cu­men­ta­ción que te­nía en su po­der del lí­der de Po­de­mos, Pa­blo Igle­sias, y ne­gó que la ob­tu­vie­ra en el mar­co de una “ope­ra­ción po­lí­ti­ca” sino de “una in­ves­ti­ga­ción po­li­cial” y que el “so­lo” la “vehi­cu­li­zó” en el ám­bi­to po­li­cial.

Así lo ex­pu­so su abo­ga­do, An­to­nio José García Ca­bre­ra, en de­cla­ra­cio­nes a los pe­rio­dis­tas que aguar­da­ban su sa­li­da tras la to­ma de de­cla­ra­ción a Vi­lla­re­jo co­mo tes­ti­go pa­ra es­cu­char su ver­sión so­bre la au­to­ría del 11-M, que en una car­ta re­mi­ti­da al juez atri­buía a ser­vi­cios se­cre­tos fran­ce­ses y ma­rro­quíes.

Apro­ve­chan­do su tras­la­do ayer a la Au­dien­cia Na­cio­nal des­de la pri­sión de Es­tre­me­ra, en la que lle­va más de un año in­terno, el juez del ca­so Vi­lla­re­jo, que es tam­bién el del 11-M, de­ci­dió asi­mis­mo in­te­rro­gar­lo, jun­to a los fis­ca­les del ca­so Tán­dem, acer­ca de la do­cu­men­ta­ción que le ha si­do in­ter­ve­ni­da re­la­ti­va a un te­lé­fono que le fue sus­traí­do a una co­la­bo­ra­do­ra de Po­de­mos en 2016.

En el mar­co de esa in­ves­ti­ga­ción, que ha da­do pie a la aper­tu­ra de una dé­ci­ma pie­za del ca­so Vi­lla­re­jo, en la que Igle­sias se per­so­nó el miér­co­les co­mo per­ju­di­ca­do, el ex co­mi­sa­rio, se­gún su abo­ga­do, ase­gu­ró que su clien­te “no ha re­ve­la­do nin­gu­na in­for­ma­ción pri­va­da” del lí­der de Po­de­mos.

“Es una cues­tión in­ter­na per­so­nal y no es una ope­ra­ción po­lí­ti­ca co­mo se ha pu­bli­ca­do”, in­di­có el le­tra­do que no qui­so apor­tar más da­tos al es­tar es­ta pie­za ba­jo se­cre­to.

Des­ta­có no obs­tan­te que Vi­lla­re­jo tam­po­co “ha par­ti­ci­pa­do en nin­gu­na cam­pa­ña” ni ha ro­ba­do do­cu­men­tos o un pen­dri­ve con in­for­ma­ción de Pa­blo Igle­sias y que no ha he­cho “nin­gún uso in­de­bi­do de esa in­for­ma­ción”.

“Lo que hay que pre­gun­tar­se es de dón­de sa­lió ese pen­dri­ve y có­mo se vehi­cu­li­zó”, plan­teó el le­tra­do, al in­sis­tir que “en ab­so­lu­to ha­bía una ope­ra­ción so­bre Igle­sias”.

Res­pec­to del 11-M, Vi­lla­re­jo, que de­cla­ró a pe­ti­ción pro­pia, se­gún su abo­ga­do, ra­ti­fi­có la ver­sión que apor­tó en dos cartas re­mi­ti­das al juez en las que alu­día a la im­pli­ca­ción de ser­vi­cios se­cre­tos y ma­rro­quíes en los aten­ta­dos.

García Ca­bre­ra la­men­tó que Vi­lla­re­jo no ha­ya po­di­do te­ner a su dis­po­si­ción el ma­te­rial que le fue in­ter­ve­ni­do so­bre es­te asun­to –no­tas su­yas y gra­ba­cio­nes– y por eso el ex co­mi­sa­rio se ofre­ció al juez pa­ra fa­ci­li­tar a los in­ves­ti­ga­do­res el ha­llaz­go de to­da esa do­cu­men­ta­ción.

Fuen­tes pre­sen­tes en la de­cla­ra­ción con­sul­ta­das por Efe ca­li­fi­ca­ron sus ma­ni­fes­ta­cio­nes so­bre el 11-M de “con­je­tu­ras” so­bre las que no apor­tó da­tos ob­je­ti­vos que co­rro­bo­ren su ver­sión y que se re­fi­rió a cues­tio­nes que han si­do ya ob­je­to de es­tu­dio ju­di­cial o han apa­re­ci­do pu­bli­ca­das.

Al ser pre­gun­ta­do el abo­ga­do por­qué ha­bía es­pe­ra­do su clien­te 15 años pa­ra apor­tar esos da­tos a la Jus­ti­cia, se­ña­ló que el ex co­mi­sa­rio, en el mar­co de su la­bor po­li­cial, re­ca­bó in­for­ma­ción y la pu­so a dis­po­si­ción de sus su­pe­rio­res, por lo que el uso que se hi­cie­ra “no es res­pon­sa­bi­li­dad de Vi­lla­re­jo”.

“Si de ver­dad hay una vo­lun­tad de in­ves­ti­gar no se pue­de ha­cer un uso se­lec­ti­vo de esa in­for­ma­ción”, la­men­tó de for­ma reite­ra­da el abo­ga­do dan­do a en­ten­der que hay cier­to in­te­rés en in­ves­ti­gar unos asun­tos y otros no.

Tras re­ci­bir las cartas de Vi­lla­re­jo so­bre el 11-M, el juez dio tras­la­do a la Fis­ca­lía de la Au­dien­cia Na­cio­nal pa­ra ela­bo­rar un in­for­me, sin em­bar­go, an­tes de co­no­cer ese dic­ta­men, pa­ra cu­ya ela­bo­ra­ción se es­tán rea­li­zan­do com­pro­ba­cio­nes so­bre el re­la­to del ex co­mi­sa­rio, el juez de­ci­dió pri­me­ro es­cu­char­lo.

El se­cre­ta­rio de So­cie­dad Ci­vil de Po­de­mos, Ra­fael Ma­yo­ral, lla­mó ayer por su par­te a aca­bar con las “cloa­cas del Es­ta­do” y sus “vo­ce­ros” des­pués de que, a su jui­cio, ha­ya que­da­do de­mos­tra­do que han in­ten­ta­do “aca­bar con la di­si­den­cia po­lí­ti­ca” en Es­pa­ña.

El impu­tado in­sis­te en la im­pli­ca­ción de los ser­vi­cios se­cre­tos ma­rro­quíes en el 11-M

JUAN CAR­LOS HIDALGO / EFE

Pa­blo Igle­sias, a su sa­li­da el pa­sa­do miér­co­les de la Au­dien­cia Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.