PUER­TAS AL MON­TE

El Dia de Cordoba - - Opinión - JUAN LUIS PIQUERAS

LA UE es la me­jor cons­truc­ción po­lí­ti­ca que ha vis­to Eu­ro­pa en su his­to­ria. Por pri­me­ra vez va­rias ge­ne­ra­cio­nes –la de mis pa­dres, la nues­tra y, por aho­ra, la de mis hi­jos– han si­do pro­te­gi­das de la gue­rra y el ham­bre en el vie­jo con­ti­nen­te. No es la UE al­go que ha­ya caí­do del cie­lo, y con­vie­ne te­ner pre­sen­te lo que va­le an­te la que se nos vie­ne. Des­de den­tro y des­de fue­ra. La gran de­bi­li­dad de Eu­ro­pa vie­ne en lo po­lí­ti­co cau­sa­da por el enor­me error que fue in­ten­tar co­lar –aquí co­ló– por Cons­ti­tu­ción Eu­ro­pea lo que era una Car­ta Otor­ga­da. Fran­cia y los Paí­ses Ba­jos tum­ba­ron el apa­ño en re­fe­rén­dum y los avan­ces en la

unión po­lí­ti­ca lle­van tres lus­tros es­tan­ca­dos. En lo eco­nó­mi­co, más allá de un eu­ro crea­do co­mo mar­co 2.0 y que ha ser­vi­do pa­ra que en­tre to­dos pa­gue­mos la reuni­fi­ca­ción de Ale­ma­nia sin que ha­ya san­gre, pe­ro sí su­dor y lá­gri­mas, la de­bi­li­dad vie­ne ori­gi­na­da por el gran error –com­par­ti­do por to­do el Oc­ci­den­te Co­lec­ti­vo– de la des­lo­ca­li­za­ción de tra­mos de pro­duc­ción y en­sam­bla­je de al­to va­lor a Chi­na.

Si tie­ne us­ted uno, mi­re la tra­se­ra de su Ai­fón: “De­sig­ned by Ap­ple in Ca­li­for­nia. As­sem­bled in Chi­na” en mi Jua­güey po­ne di­rec­ta­men­te “Ma­de in Chi­na” y pa­ra que com­prar la co­pia, si se pue­de com­prar el ori­gi­nal y ade­más es más ba­ra­to. No nos equi­vo­que­mos, ha­ce ya va­rios ci­clos que la tec­no­lo­gía pun­ta no es ex­clu­si­va de la man­za­na, ni la ex­clu­si­vi­dad tam­po­co. Chi­na: ese dra­gón que se mue­ve co­mo una ra­ta y que es pi­lo­ta­da con guan­te de se­da y pu­ño de hie­rro por Xi Jin­ping, un tío del que la ma­yo­ría só­lo sa­be que tie­ne to­da la ca­ra de Win­nie the Pooh –aquí, con los me­mes, pa­ra va­riar–, y que ha co­la­do su pen­sa­mien­to en la Cons­ti­tu­ción, co­ro­nán­do­se co­mo el pre­si­den­te más po­de­ro­so de la His­to­ria de Chi­na, incluido Mao. Al con­tra­rio que el pa­to co­jo Do­nald, Xi sa­be que el po­der es­tá en las re­des, y se ha lan­za­do a es­ta­ble­cer co­ne­xio­nes a ni­vel glo­bal: gran­des in­fraes­truc­tu­ras de trans­por­te, co­mu­ni­ca­cio­nes, ener­gía, agua y pro­duc­ción agroa­li­men­ta­ria que per­mi­tan ali­men­tar su mer­ca­do in­te­rior en las pró­xi­mas dé­ca­das.

Gra­cias al tra­to que la UE le ha da­do a Gre­cia, con­tro­lan el puer­to de El Pi­reo. Ita­lia se ha su­ma­do al pro­yec­to de la Nue­va Ru­ta de la Se­da. Mi­ni Na­po­león Ma­crón, Mer­kel von Bis­mark y un bo­rra­cho de Lu­xem­bur­go con nom­bre de avión ale­mán se reúnen con Xi pa­ra in­ten­tar po­ner puer­tas al mon­te y fre­nar las in­ver­sio­nes chi­nas en in­fraes­truc­tu­ras eu­ro­peas. En ple­na cri­sis de Boeing, Xi en­car­ga 300 avio­nes eu­ro­peos Air­bus, y aquí to­dos con­ten­tos y ca­lla­di­tos. Es­tá cla­ro que los Jun­kers se han que­da­do an­ti­cua­dos.

Xi en­car­ga 300 avio­nes eu­ro­peos Air­bus, y aquí to­dos con­ten­tos y ca­lla­di­tos

@jl­pi­que­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.