A TI­ROS EN EL BLO­QUE

El Dia de Cordoba - - Opinión - MARILÓ MON­TE­RO

CUAN­DO San­tia­go Abas­cal lu­cha por que los es­pa­ño­les ten­gan li­cen­cia de ar­mas pa­ra po­der de­fen­der a sus hi­jas an­te una po­si­ble vio­la­ción, den­tro de sus ho­ga­res, me ate­rro. El he­cho de la for­ma de pro­po­ner ese su­pues­to ade­más de una fa­la­cia, es pu­ro ma­chis­mo. De ri­sa. No me sien­to invitada a sa­car­me la li­cen­cia de ar­mas. In­ci­ta, ex­pre­sa­men­te, a que el hom­bre de la fa­mi­lia se ima­gi­ne que un cri­mi­nal en­tra en su ca­sa a vio­lar a sus hi­jas. No ha­bla de de­fen­der a los hi­jos va­ro­nes. Pri­me­ro: Es­pa­ña no es un país don­de los cri­mi­na­les van vio­lan­do a mu­je­res a do­mi­ci­lio, ni nos asal­tan en nues­tras pro­pias ca­mas, cual fuer­te del Oes­te arra­sa­do por en­lo­que­ci­dos in­dios a ca­ba­llo. Se­gun­do: ¿qué se ima­gi­na el lí­der de Vox, qué se vi­ve en una fin­ca de cien mil me­tros de par­ce­la? ¿In­clu­so, en un cha­lé o en una ur­ba­ni­za­ción a las afue­ra de la ciu­dad? En zo­nas ais­la­das de la ur­be, en ple­na no­che se es­cu­chan rui­dos que el vien­to pue­de con­ver­tir en per­so­nas sos­pe­cho­sas cuan­do el mie­do ace­cha. ¿Y si en vez de ser el vien­to el que ha­ce fi­gu­ras hu­ma­nas con las ho­jas de los ár­bo­les re­sul­ta que en ple­na ma

¿Quién me ase­gu­ra que el del 5ºA y el del 2ºB no se van a en­zar­zar a ba­la­zos por cul­pa de una de­rra­ma?

dru­ga­da a una fa­mi­lia se le ha pin­cha­do una rue­da del co­che y es­tá acu­dien­do a su fin­ca pa­ra pe­dir ayu­da y el hom­bre de la ca­sa, con la li­cen­cia de ar­mas en­tre los dien­tes, en­fun­da la pis­to­la, y le pe­ga cua­tro ti­ros y lo ma­ta? ¿Irá a la cár­cel o le da­rán la me­da­lla al mé­ri­to ci­vil co­mo pro­me­te el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Vox Ja­vier Or­te­ga Smith? Cui­da­di­to por­que pa­ra la tes­tos­te­ro­na una me­da­lla re­sul­ta ten­ta­do­ra ¿Has­ta dón­de, en­ton­ces, le­gal­men­te le li­be­ra­rían de la cár­cel al va­lien­te hom­bre ar­ma­do de ir a la cár­cel por ma­tar a un inocen­te que ha ron­da­do por su fin­ca? ¿La pis­to­la va a es­tar ata­da con una ca­de­ni­ta, en el in­te­rior de la ca­sa, pa­ra que no pue­da sa­lir fue­ra del re­cin­to del ho­gar? ¿Has­ta dón­de es legal que lle­guen las ba­las? ¿Y quién me ase­gu­ra que el del 5ºA y el del 2ºB no se van a en­zar­zar a ba­la­zos por cul­pa de una de­rra­ma? Con lo bien que nos cui­da nues­tro por­te­ro, el mu­ro de con­ten­ción que su­po­ne el vi­sor del por­te­ro au­to­má­ti­co de la co­mu­ni­dad, la mi­ri­lla en la puer­ta, el con­tra­to con Pro­se­gur o Se­gu­ri­tas Di­rect, que es­tán co­nec­ta­dos con la Po­li­cía quien acude al pre­sio­nar un botón des­de nues­tra vi­vien­da. In­clu­so po­de­mos ver el in­te­rior de nues­tros dor­mi­to­rios y sa­lo­nes des­de el mó­vil cuan­do sa­li­mos. Qué em­pe­ño por que es­te­mos ar­ma­dos con pis­to­las. No ha­ce fal­ta mu­cho es­fuer­zo por ver las es­ta­dís­ti­cas en EEUU pa­ra ver los re­sul­ta­dos de quie­nes tie­nen ar­mas en ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.