DE­MA­SIA­DAS LÍ­NEAS RO­JAS

El Dia de Cordoba - - Opinión - JUAN RUZ Di­rec­tor de El Día de Cór­do­ba @Jua­nRuz2

RE­CO­NOZ­CO que el sig­ni­fi­ca­do de cru­zar las lí­neas ro­jas me po­ne un po­co al­te­ra­do. En to­dos los ór­de­nes de la vi­da, pe­ro so­bre to­do en el de la po­lí­ti­ca. La ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos no re­ba­sa­mos de­ter­mi­na­dos lí­mi­tes por cues­tio­nes éti­cas, de de­mo­cra­cia, de res­pe­to, de nor­mas so­cia­les y ju­di­cia­les, de con­ven­ci­mien­to per­so­nal, de con­vi­ven­cia, de li­ber­tad al fin y al ca­bo. Ac­tua­mos se­gún nues­tra con­cien­cia y bajo ese re­gla­men­to que en­tre to­dos nos he­mos da­do y que, cier­to, va­ría en fun­ción de ca­da pun­to geo­grá­fi­co del mun

do en el que nos ubi­que­mos, aun­que só­lo en ma­ti­ces más o me­nos grue­sos.

Pe­ro no quie­ro pro­fun­di­zar en esas cues­tio­nes, sino en el uso que a ve­ces ha­ce­mos –o ha­cen– a la ho­ra de es­ta­ble­cer dón­de es­tá la fron­te­ra de lo que se pue­de o no se pue­de ha­cer, de lo que se de­be ha­blar, re­sol­ver e in­clu­so de qué in­for­mar y có­mo. Es en es­te pun­to don­de ha­bría que de­te­ner­se, por­que la cris­pa­ción, los cam­bios ver­ti­gi­no­sos en la so­cie­dad, los nue­vos há­bi­tos de com­por­ta­mien­to y el na­ci­mien­to de un mun­do me­ra­men­te vir­tual que tie­nen su má­xi­ma ex­pre­sión en las re­des so­cia­les, nos es­tá arras­tran­do a to­dos ha­cia pos­tu­ras ex­ce­si­va­men­te vehe­men­tes y po­co to­le­ran­tes. Ca­da uno mar­ca­mos nues­tra lí­neas ro­jas, me­dia­ti­za­dos en gran me­di­da por otros que con­si­de­ra­mos una re­fe­ren­cia y co­men­za­mos a re­cha­zar la po­si­bi­li­dad de dis­cre­par con el de al la­do.

La po­lí­ti­ca no es aje­na a to­do ello y ya es­ta­mos vien­do –des­de ha­ce me­ses– que hay quie­nes es­ta­ble­cen la lin­de que no se ha de cru­zar. Y lo que es peor, la mar­can pa­ra ellos y ade­más exi­gen que los de­más tam­po­co la su­peren, co­mo si fue­se un man­da­to universal que no se sa­be muy bien de dón­de vie­ne. Des­co­noz­co qué va pa­sar el 28 de abril. Por lo que di­cen los son­deos, el Con­gre­so de los Dipu­tados que sur­ja de las ur­nas es­ta­rá bas­tan­te frag­men­ta­do, con ca­si to­das la orien­ta­cio­nes ideo­ló­gi­cas po­si­bles re­pre­sen­ta­das y sin un par­ti­do que ten­ga la fuer­za co­mo pa­ra aven­tu­rar­se en so­li­ta­rio en la con­for­ma­ción de un go­bierno. Re­co­noz­co que ese no es el es­ce­na­rio que los can­di­da­tos –lo de que ha­ya can­di­da­tas a pre­si­dir el Eje­cu­ti­vo lo se­gui­mos pos­po­nien­do no sé has­ta cuan­do– qui­sie­ran, ya que es más có­mo­do ga­nar con sol­ven­cia, que te vo­ten tus acó­li­tos en las Cor­tes y a go­ber­nar se ha di­cho.

Sin em­bar­go, los hom­bre y mu­je­res de es­te país pa­re­ce que no quie­ren eso. De­ci­den en fun­ción de sus con­vic­cio­nes o in­tere­ses y man­da­tan a sus se­ño­rías a que se pon­gan de acuer­do con un ar­co par­la­men­ta­rio va­rio­pin­to. Así las co­sas, lo de es­ta­ble­cer fron­te­ras al diá­lo­go más pa­re­ce un ac­to de in­ca­pa­ci­dad que de res­pon­sa­bi­li­dad. Dis­cre­pen, dis­cu­tan, tra­ten de con­ven­cer­nos, pe­ro no se cie­rren en ban­da a en­ten­der­se. Qué una co­sa es ha­blar y otra ac­tuar. No se pon­gan lí­neas ro­jas, ni na­ran­jas, ni azu­les, ni mo­ra­das. Y so­bre to­do, no tra­ten de alie­nar­nos, que a es­tas al­tu­ras ya no cue­la.

Es­ta­ble­cer fron­te­ras al diá­lo­go es más un ac­to de in­ca­pa­ci­dad que de res­pon­sa­bi­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.