FAS­CIS­MO DE LOS ‘ AN­TI­FAS­CIS­TAS’

El Dia de Cordoba - - Opinión - cco­[email protected]­po­joly.com CAR­LOS CO­LÓN

EL pres­ti­gio­so pro­fe­sor e his­to­ria­dor Al­fon­so La­zo –cu­yas es­plén­di­das cla­ses aún re­cuer­do– fue dipu­tado so­cia­lis­ta en el Con­gre­so en­tre 1977 y 1996, y se­cre­ta­rio pro­vin­cial de los so­cia­lis­tas de Se­vi­lla has­ta su di­mi­sión en 1991. Des­pués, co­mo otros so­cia­lis­tas que co­noz­co, se fue dis­tan­cian­do del par­ti­do en la me­di­da en que es­te lo ha­cía de los idea­les que re­pre­sen­ta­ba. La­zo es­cri­bió en 2008 en El Mun­do: “Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro es el peor go­ber­nan­te ha­bi­do en Es­pa­ña des­de que mu­rió Fran­co; el úni­co ca­paz de co­lo­car co­mo ob­je­ti­vo de su po­lí­ti­ca la rup­tu­ra en­tre los es­pa­ño­les”. Ha­ce una se­ma­na, on­ce años des­pués, ha es­cri­to en nues­tro pe­rió­di­co: “Fue en tiem­pos de Za­pa­te­ro cuan­do la iz­quier­da des­apa­re­ció de Es­pa­ña ocu­pan­do su lu­gar la pro­gre­sía. Pro­gres, hi­jos ton­tos y de­ge­ne­ra­dos de un so­cia­lis­mo que en to­da Eu­ro­pa ha­bía cum­pli­do ya su no­ble des­tino his­tó­ri­co. Epí­go­nos que han sus­ti­tui­do las ideas y los idea­les por un dis­cur­so va­cío don­de to­do que­da re­du­ci­do a un ‘yo soy de iz­quier­das (inexis­ten­te fan­ta­sía) y tú eres de ex­tre­ma de­re­cha’. La apa­ri­ción de Vox ha lle­va­do ese len­gua­je que se lla­ma a sí mis­mo pro­gre­sis­ta has­ta la es­to­li­dez y el ab­sur­do”.

De mo­men­to el úni­co pe­li­gro gol­pis­ta y vio­len­to -la al­ga­ra­da ayer en Bar­ce­lo­na con­tra

Vox- es el de ex­tre­ma iz­quier­da

Es de­sola­dor pen­sar que el PSOE de Sán­chez, aún más po­bre en ideas y más ri­co en pro­gre­sía va­cía que el de Za­pa­te­ro, pue­da go­ber­nar; ya sea –peor ver­sión– apo­ya­do por po­pu­lis­tas e in­de­pen­den­tis­tas o –mal me­nor– por Cs. Y que la al­ter­na­ti­va, ca­da vez me­nos pro­ba­ble se­gún las en­cues­tas, sea que lo ha­gan PP y CS apo­ya­dos por Vox. Los dos gran­des par­ti­dos de cen­tro iz­quier­da y cen­tro de­re­cha pre­ci­sa­rían el apo­yo (nun­ca gra­tis) de po­pu­lis­tas, ra­di­ca­les y/o in­de­pen­den­tis­tas. No es una bue­na no­ti­cia. Nun­ca en­ten­dí los re­pi­ques de ale­gría por la muer­te del bi­par­ti­dis­mo. ¿Que­re­mos ir ha­cia el des­ba­ra­jus­te ita­liano? Si de­mo­cra­cias tan an­ti­guas, ejem­pla­res y só­li­das co­mo la in­gle­sa se han me­ti­do, vía re­fe­rén­dum, en el ca­lle­jón con ma­la sa­li­da del Bre­xit, ¿qué ca­be es­pe­rar del san­chis­mo apo­ya­do por po­pu­lis­tas e in­de­pen­den­tis­tas? ¿O de un cen­tro de­re­cha y unos li­be­ra­les que pre­ci­sa­rían de los vo­tos de Vox? So­mos Eu­ro­pa pa­ra lo bueno y pa­ra lo ma­lo. Y el po­pu­lis­mo cre­cien­te de iz­quier­das o de­re­chas nos ha al­can­za­do. Aun­que de mo­men­to el úni­co pe­li­gro gol­pis­ta y vio­len­to –véa­se la al­ga­ra­da de ayer en Bar­ce­lo­na con­tra Vox pro­ta­go­ni­za­da por quie­nes se di­cen in­de­pen­den­tis­tas y an­ti­fas­cis­tas– es el de ex­tre­ma iz­quier­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.