CU­CHI­LLOS DEN­TRO Y FUE­RA

El Dia de Cordoba - - Opinión - @ber­ti­vi­ri BER­TA APA­RI­CIO

ES la cam­pa­ña elec­to­ral épo­ca de cu­chi­lla­das? Es­ta­ría bien que to­dos que­dá­se­mos en sus­pen­so an­te esa cues­tión, por lo me­nos, has­ta el pró­xi­mo 12 de abril, que es cuan­do comienza la mis­ma. Sin em­bar­go, la res­pues­ta, en afir­ma­ti­vo o no, ya la te­ne­mos al­go tra­ba­ja­da. Des­de la pre­cam­pa­ña y más allá, des­de an­tes. Pue­de que la al­can­ce­mos al pen­sar tan so­lo en la po­lí­ti­ca, sin ne­ce­si­dad de tem­po­ra­da al­ta, la cons­ta­ta­mos con los mo­dos, con las me

sas de de­ba­tes, con sus dis­cur­sos y sus ré­pli­cas. Al dar­le vuel­tas a los ti­tu­la­res en ge­ne­ral. Los to­nos, los com­por­ta­mien­tos, las ac­ti­tu­des con los ad­ver­sa­rios –del otro o del pro­pio par­ti­do– en oca­sio­nes nos de­jan en­tre­ver esa gue­rra, los na­va­ja­zos y los cu­chi­llos. Y es­ta gue­rra su­cia, la ana­li­za­mos des­de la dis­tan­cia, co­mo si fue­se la par­te pu­tre­fac­ta de un ám­bi­to que no es el nues­tro.

La de­sola­ción lle­ga cuan­do en nues­tros días, com­pro­ba­mos o su­fri­mos los cu­chi­llos en car­ne pro­pia. Da igual que sea por vo­tos, a los ojos del vo­tan­te, del clien­te, del pa­cien­te, del lec­tor o el usua­rio; hay que de­mo­ler al con­tra­rio. El con­tra­rio, es un tér­mino con­fu­so, tam­bién pu­die­ra ser sen­ci­lla­men­te, el com­pa­ñe­ro, la com­pe­ten­cia –sa­na–. Y en esas, tam­bién se dan pu­ña­la­das al co­le­ga, cu­chi­lla­das vía co­men­ta­rios rui­nes, des­afor­tu­na­dos, hi­rien­tes, ma­lin­ten­cio­na­dos. Ma­las ar­tes. Cuan­do nos las en­con­tra­mos en nues­tro ca­mino y no nos que­da otra que acep­tar que esos na­va­ja­zos no se aco­tan a otros cam­pos de ba­ta­lla, a esos que cri­ti­ca­mos con pers­pec­ti­va, re­sul­tan de­vas­ta­do­res. Sea don­de fue­re, en el ám­bi­to que sea, pre­ten­der bri­llar, pi­san­do y des­pre­cian­do al de al la­do, de­bie­ra ser re­co­no­ci­do uni­ver­sal­men­te co­mo la cuo­ta del mez­quino y la acre­di­ta­ción del me­dio­cre.

Pue­de que la po­lí­ti­ca, cier­ta­men­te, sea un ám­bi­to pe­cu­liar, ex­cep­cio­nal, no sé si la má­xi­ma de “los clien­tes pa­san, los com­pa­ñe­ros se que­dan” es ex­tra­po­la­ble a po­lí­ti­cos y vo­tan­tes, pe­ro en cual­quier ca­so, en un mun­do más afa­ble, más ama­ble, de­be­ría tam­bién po­dér­se­le apli­car. De­jen ellos y no­so­tros los cu­chi­llos, des­vi­vá­mo­nos por ser los me­jo­res, por no­so­tros, por los nues­tros y por quien se be­ne­fi­cia de nues­tros éxi­tos. De­je­mos de ocu­par­nos tan­to del con­tra­rio.

No soy de refranes, me po­nen ner­vio­sa. Mi me­jor ami­ga no pa­ra de usar­los y yo la mi­ro con ira ca­da vez que me los po­ne por de­lan­te, co­mo si eso me fue­se a so­se­gar. Que el tiempo po­ne a ca­da uno en su si­tio, que arrie­ri­tos so­mos, que tiempo al tiempo. Que no, que lo gri­to y lo es­cri­bo. En nin­gún ám­bi­to. Por­que no. Por­que no to­do va­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.