Los muer­tos si­len­tes de las ma­cro­cau­sas

De­trás de es­tas me­ga­ló­ma­nas instrucciones hay per­so­nas que han per­di­do su tra­ba­jo y su ho­no­ra­bi­li­dad

El Dia de Cordoba - - Andalucía - 5 JOR­GE MU­ÑOZ jmu­[email protected]­po­joly.com

SON los au­tén­ti­cos per­ju­di­ca­dos de una ma­cro­cau­sa que al fi­nal se des­mo­ro­na con una sen­ten­cia ab­so­lu­to­ria. Lo que ha ocu­rri­do es­ta se­ma­na con la ab­so­lu­ción de 13 de los 14 acu­sa­dos en la cau­sa por el de­no­mi­na­do de­li­to so­cie­ta­rio de Mer­ca­se­vi­lla no es nuevo, so­bre to­do por lo que res­pec­ta a las me­ga­ló­ma­nas instrucciones que ha­ce una dé­ca­da co­men­zó a ins­truir la juez Mer­ce­des Ala­ya.

A es­tas per­so­nas que son de­cla­ra­das inocen­tes des­pués de tan­tos años de pe­na de ban­qui­llo na­da les re­sar­ci­rá del tiempo que han pa­sa­do co­mo muer­tos vi­vien­tes, de­nos­ta­dos pú­bli­ca, so­cial y la­bo­ral­men­te du­ran­te años por unos de­li­tos que fi­nal­men­te que­dan en na­da o en una con­de­na mí­ni­ma, co­mo ha ocu­rri­do con el ca­so del ex di­rec­tor ge­ne­ral de Mer­ca­se­vi­lla Fer­nan­do Me­llet. Una sen­ten­cia ab­so­lu­to­ria, por mu­chos fo­lios que ten

ga y por cla­ro que de­je las co­sas, no pue­de re­em­pla­zar esos años car­ga­dos de su­fri­mien­tos per­so­na­les y fa­mi­lia­res.

Un ex al­to car­go que es­tá impu­tado en una de las ma­cro­cau­sas de Ala­ya, que no iden­ti­fi­ca­ré pa­ra pre­ser­var su in­ti­mi­dad y por­que en su ca­so aún no hay sen­ten­cia, me hi­zo es­ta se­ma­na una ref le­xión muy in­tere­san­te que da pie a es­te ar­tícu­lo. De­cía es­ta per­so­na que, ade­más de los as­pec­tos es­tric­ta­men­te ju­di­cia­les a la ho­ra de in­for­mar so­bre el re­sul­ta­do de las ma­cro­cau­sas (has­ta aho­ra de las 36 per­so­nas en su día in­ves­ti­ga­das por la juez Ala­ya, hay 33 ab­suel­tos y só­lo tres con­de­nas), ha­bía que te­ner en cuen­ta el fac­tor per­so­nal, y así ex­pli­ca­ba que es­tos 33 ab­suel­tos son “per­so­nas inocen­tes que han muer­to ci­vil­men­te, per­dien­do sus tra­ba­jos, su ho­no­ra­bi­li­dad, sus re­la­cio­nes so­cia­les, que tie­nen em­bar­ga­do su po­co pa­tri­mo­nio, y que se han te­ni­do que hi­po­te­car pa­ra pa­gar los ele­va­dí­si­mos ho­no­ra­rios a sus le­tra­dos”.

Mu­chos han te­ni­do que sa­lir in­clu­so de su ciu­dad pa­ra tra­ba­jar por­que en la su­ya se le ce­rra­ron a cal y can­to to­das las puer­tas, “te­nien­do que sa­car fuer­zas día a día al ver llo­rar a sus fa­mi­lias”.

De­cía es­ta per­so­na que es­tos inocen­tes son los “muer­tos si­len­tes de una gue­rra que no era la su­ya, y que aho­ra, des­pués de tan­to tiempo y ca­si sin fuer­za, a lo úni­co a lo que as­pi­ran es a re­cu­pe­rar par­te de su paz per­so­nal, fa­mi­liar y ho­no­ra­bi­li­dad”.

De­trás de esas “equi­vo­ca­cio­nes en las instrucciones” de la juez Mer­ce­des Ala­ya y de esos “erro­res de ca­li­fi­ca­ción” de la Fis­ca­lía, es­tán esos muer­tos vi­vien­tes, aña­día el ex al­to car­go, que tam­bién re­cor­da­ba que es­tos ma­cro­pro­ce­sos “no han si­do gra­tis pa­ra el era­rio pú­bli­co ni pa­ra los inocen­tes que, sin sen­ten­cia ju­di­cial, fue­ron con­de­na­dos in­ten­cio­na­da­men­te por nues­tra de­mo­le­do­ra y ju­rí­di

ca­men­te ig

no­ran­te so­cie­dad ci­vil”. Y to­do ello, ade­más, con el ines­ti­ma­ble apo­yo de al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Es­ta per­so­na se pre­gun­ta tam­bién si al­gún día se sa­brá el cos­te de l as ma­cro­cau­sas de Ala­ya, “re­ga­la­das con in­for­mes pe­ri­cia­les de la In­ter ven­ción Ge­ne­ral de la Ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do (IGAE), de la Ins­pec­ción de Ha­cien­da, y de las Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do”. ¿Cuán­tas ho­ras de tra­ba­jo y re­cur­sos pú­bli­cos han si­do des­ti­na­dos de for­ma pre­fe­ren­te a es­tos pro­ce­sos ju­di­cia­les que al f inal que­dan en una con­tun­den­te sen­ten­cia ab­so­lu­to­ria o en una pe­na ri­dí­cu­la?

El pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo y del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial (CGPJ), Car­los Les­mes, de­cía es­ta mis­ma se­ma­na, en una car­ta enviada al co­le­gio de abo­ga­dos de Se­vi­lla –con mo­ti­vo del re­co­no­ci­mien­to a un gru­po de pe­rio­dis­tas de tri­bu­na­les–, que los ju­ris­tas y los pe­rio­dis­tas tie­nen una co­sa en co­mún: “A di­fe­ren­cia de los es­cri­to­res de fic­ción, no tra­ba­ja­mos con per­so­na­jes, sino que lo ha­ce­mos con per­so­nas. Son se­res de car­ne y hue­so, con pro­ble­mas reales, quie­nes pro­ta­go­ni­zan las re­so­lu­cio­nes de los jue­ces, los es­cri­tos de los abo­ga­dos y las in­for­ma­cio­nes de los pe­rio­dis­tas”.

La acer­ta­da ref le­xión del pre­si­den­te del Al­to Tri­bu­nal y del má­xi­mo ór­gano de go­bierno de los jue­ces ya la ha­bía he­cho con an­te­rio­ri­dad en un au­to de una ma­cro­cau­sa –y es­to sí que es no­ve­do­so– la juez Ma­ría Nú­ñez Bo­la­ños, quien re­le­vó a Mer­ce­des Ala­ya en la ins­truc­ción de las ma­cro­cau­sas.

Al ra­ti­fi­car el ar­chi­vo de la de­no­mi­na­da “pie­za po­lí­ti­ca” de la ma­cro­cau­sa de los cur­sos de for­ma­ción, en la que es­ta­ban impu­tados 24 al­tos car­gos y fun­cio­na­rios, Bo­la­ños re­cor­dó el da­ño cau­sa­do a per­so­nas cu­ya “ho­no­ra­bi­li­dad y pro­fe­sio­na­li­dad” ha si­do cues­tio­na­da con esa ope­ra­ción po­li­cial y la con­si­guien­te ac­tua­ción ju­di­cial que se pro­lon­ga­ba por en­ton­ces des­de ha­cía ca­si dos años. “Los jue­ces no tra­ba­ja­mos con pa­pel, sino con per­so­nas, de­trás de ca­da ex­pe­dien­te o pro­ce­so hay fa­mi­lias y per­so­nas, por ello no es le­gí­ti­mo ni jus­ti­fi­ca­ble uti­li­zar ma­nio­bras pa­ra di­la­tar o man­te­ner vi­vo un pro­ce­di­mien­to sin ni si­quie­ra dis­cu­tir o re­ba­tir los ar­gu­men­tos ju­rí­di­cos de fon­do ex­pues­tos en la re­so­lu­ción re­cu­rri­da”, ase­gu­ra­ba Bo­la­ños cri­ti­can­do la in­ter ven­ción en es­ta cau­sa de la acu­sa­ción po­pu­lar que ejer­ce el PP-A.

La juez aler­tó tam­bién del “gra­ve per­jui­cio” que se ha cau­sa­do a “mu­chas fa­mi­lias” an­da­lu­zas, “cu­ya fuen­te de in­gre­so y sus­ten­to se vio trun­ca­da” cuan­do es­ta­lló el es­cán­da­lo de los cur­sos, así co­mo a las per­so­nas que de­ja­ron de re­ci­bir una “for­ma­ción ne­ce­sa­ria y útil pa­ra su vi­da pro­fe­sio­nal”. Es de­cir, ges­to­res pú­bli­cos, em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en la for­ma­ción y los pro­pios ciu­da­da­nos se han vis­to per­ju­di­ca­dos por una ac­tua­ción ju­di­cial-po­li­cial con la que Bo­la­ños se mos­tró muy crí­ti­ca, por cuan­to la in­ves­ti­ga­ción par­te de un “cri­te­rio ope­ra­ti­vo” con­sis­ten­te en ela­bo­rar “teo­rías so­bre cons­pi­ra­ción y tra­mas de­lic­ti­vas”.

In­ves­ti­ga­cio­nes que par­ten de ese ti­po de teo­rías o con­fa­bu­la­cio­nes es­tán muy ale­ja­das de la la­bor que se pre­su­po­ne a un juez en el es­cla­re­ci­mien­to de la ver­dad de los he­chos que se so­me­ten a su con­si­de­ra­ción. Qui­zás, ha­cen fal­ta más jue­ces que pien­sen que de­trás de una ma­cro­cau­sa hay per­so­nas de car­ne y hue­so, co­mo de­cía Les­mes, y no só­lo un nú­me­ro o un pa­pel.

Mu­chos inocen­tes han per­di­do su tra­ba­jo, su ho­no­ra­bi­li­dad y tie­nen su pa­tri­mo­nio em­bar­ga­do El pre­si­den­te del Su­pre­mo re­cuer­da que los jue­ces tra­ba­jan con “se­res de car­ne y hue­so”

Mo­men­to del jui­cio del ca­so Mer­ca­se­vi­lla. Mer­ce­des Ala­ya.

Zoi­do (PP) de­nun­ció en el juz­ga­do el ca­so Mer­ca­se­vi­lla. El ban­qui­llo de los ERE. Fer­nan­do Me­llet.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.