“Es­toy or­gu­llo­so de ser gi­tano y guar­dia ci­vil”

An­to­nio es mar­be­llí, ca­bo pri­me­ro en Al­me­ría y ca­lé “por los cua­tro cos­ta­dos” Ha im­pul­sa­do un pro­yec­to en La Pal­mi­lla, en Má­la­ga, pa­ra rom­per cli­chés

El Dia de Cordoba - - Andalucía - Ce­li­na Cla­vi­jo MÁ­LA­GA

Cuan­do An­to­nio vis­te de pai­sano tie­ne que mos­trar su pla­ca de iden­ti­fi­ca­ción “has­ta cua­tro y cin­co ve­ces”. Sus com­pa­ñe­ros –los que no lo co­no­cen– la ob­ser­van con lupa pa­ra ase­gu­rar­se de que no es fal­sa. A mu­chos les cues­ta creer que quien lu­ce ese pa­ñue­lo de lu­na­res a jue­go con cha­que­ta de ri­be­tes sa­ti­na­dos y pre­su­me de ser ca­lé “por los cua­tro cos­ta­dos” in­gre­só en la Guar­dia Ci­vil ha­ce ya 28 años y man­tie­ne, de­fien­de, un ex­pe­dien­te in­ta­cha­ble. “Has­ta un po­li­cía ve ex­tra­ño que un ca­bo pri­me­ro sea gi­tano. Es in­creí­ble en el si­glo XXI. Eso a mí me par­te el al­ma”, re­co­no­ce An­to­nio Mar­tín, el agen­te de la Be­ne­mé­ri­ta que, co­mo profeta en su tie­rra, re­co­rre La Pal­mi­lla, en Má­la­ga, pa­ra tra­tar de po­ner fin a los es­te­reo­ti­pos.

Lo ha­ce acom­pa­ña­do de El Chu­le, un pri­mo su­yo aho­ra re­con­ver­ti­do en un ac­ti­vis­ta so­li­da­rio que ofre­ce ali­men­tos a 150 per­so­nas ca­da día en el co­me­dor so­cial Er Ban­co Güeno. Am­bos ba­ta­llan pa­ra ref lo­tar un ba­rrio mar­ca­do por los pre­jui­cios ra­cis­tas, tan ex­ten­di­dos co­mo ne­ga­dos y tan da­ñi­nos co­mo in­vi­si­bles. “Que­re­mos rom­per ba­rre­ras. Se di­ce que el gi­tano de­be in­te­grar­se en la so­cie­dad, pe­ro tam­bién tie­nen que ha­cer­lo los pa­yos, pa­ra que no se asom­bren cuan­do nos vean de uni­for­me o pi­dien­do tra­ba­jo. So­mos per­so­nas de bue­na vo­lun­tad, que no nos en­ca­si­llen por el co­lor de la piel don­de no nos co­rres­pon­de”, apos­ti­lla el guar­dia ci­vil, que es­pe­ra, ade­más, una ma­yor im­pli­ca­ción con el pue­blo gi­tano por par­te de las ad­mi­nis­tra­cio­nes. “No sir­ve de na­da que den cur­si­llos a los jó­ve­nes ni una Vi­vien­da de Pro­tec­ción Ofi­cial (VPO) si es­tos no tie­nen un em­pleo ni un pla­to de arroz que echar­se a la bo­ca”, ase­ve­ra.

An­to­nio no es el úni­co guar­dia ci­vil de san­gre gi­ta­na des­ti­na­do en An­da­lu­cía, pe­ro al­gu­nos “ocul­tan que lo son por mie­do y te­mor a ser re­cha­za­do”. El fun­cio­na­rio lle­va con or­gu­llo el tri­cor­nio y apro­ve­cha, di­ce, su con­di­ción de agen­te pa­ra em­pa­ti­zar con los de su et­nia. “Eso no sig­ni­fi­ca que les qui­te una mul­ta. Ha­blo con ellos pa­ra con­ven­cer­les del da­ño que pue­den ha­cer si van a una ve­lo­ci­dad de­ter­mi­na­da”, re­cal­ca el agen­te, que de­fien­de la vía del diá­lo­go.

Re­co­no­ce que nun­ca ha de­te­ni­do a un ca­lé. Fue una de las con­di­cio­nes que, se­gún su tes­ti­mo­nio, exi­gió a su res­pon­sa­ble al en­trar a for­mar par­te del gru­po de in­ves­ti­ga­ción en el que lu­cha con­tra la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da de ma­fias. El guar­dia ci­vil pi­dió no par­ti­ci­par en ope­ra­cio­nes en las que hu­bie­ra gi­ta­nos im­pli­ca­dos y que tam­po­co se re­cu­rrie­ra a él pa­ra tra­du­cir el ro­ma­ní. El des­tino, sin em­bar­go, le ha lle­va­do a coin­ci­dir con mu­chos en los ca­la­bo­zos. “Se que­dan pa­ra­dos al ver que ha­blo ca­ló co­mo ellos. Al­gu­nos has­ta son pa­rien­tes míos. Uno nun­ca de­be ol­vi­dar de dón­de vie­ne”, re­ma­cha.

An­to­nio, que es mar­be­llí, es­tá des­ti­na­do en la Co­man­dan­cia de Al­me­ría, en la que ocu­pa el pues­to de ca­bo pri­me­ro de la Po­li­cía Ju­di­cial. Des­de allí via­ja a Má­la­ga con fre­cuen­cia y di­vi­sa ca­da rin­cón de un ba­rrio co­mo La Pal­mi­lla don­de los chas­ca­rri­llos se su­ce­den a ca­da pa­so. “¿A quién hay que de­te­ner?”, pre­gun­ta bus­can­do la com­pli­ci­dad de El Chu­le. Y, mien­tras, ob­ser­va con cle­men­cia a un mo­to­ris­ta sin cas­co que tra­ta de ocul­tar su ros­tro bajo una go­rra.

El desconcierto que en­tre los ve­ci­nos pro­vo­ca la pre­sen­cia de An­to­nio re­sul­ta no­to­rio. Los más des­con­fia­dos sospechan de una po­si­ble re­da­da an­ti­dro­ga. Otros se pre­gun­tan si el uni­for­me con el que pa­sea por las ca­lles es un dis­fraz. “¿Dón­de va és­te con pis­to­la?”, pre­gun­ta en tono jo­co­so una mu­jer. “Ya mis­mo me vengo aquí. Voy a com­prar un pi­so”, ad­vier­te An­to­nio. ¿“Un guar­dia ci­vil en La Pal­mi­lla?”, res­pon­de, con cier­to re­ce­lo, otra vecina.

El pro­yec­to en el que tra­ba­ja con El Chu­le se pro­po­ne, ade­más de fre­nar la dis­cri­mi­na­ción que afec­ta al pue­blo ca­lé, la pre­ven­ción del de­li­to, prin­ci­pal­men­te en la po­bla­ción re­clu­sa que ya ha cum­pli­do con­de­na. “¿Qué ha­ce una per­so­na que sa­le a la ca­lle des­pués de 20 años pre­sa? In­ten­ta­mos in­te­grar­los en la so­cie­dad, a tra­vés de un pues­to de tra­ba­jo o con una vi­vien­da”, sub­ra­ya. Una la­bor que tam­bién desem­pe­ña des­de la igle­sia evan­gé­li­ca de Fi­la­del­fia, a la que per­te­ne­ce. “Soy gi­tano y cris­tiano. Rea­li­za­mos pro­yec­tos de in­ser­ción so­cial, de ab­sen­tis­mo es­co­lar, de re­co­gi­da de ali­men­tos y re­par­to de man­tas a los in­di­gen­tes”, de­ta­lla.

El guar­dia ci­vil pre­ten­de ade­más aca­bar con los “gue­tos”, esos que, a su jui­cio, se crea­ron en la dé­ca­da de los 60, 70 y 80 con la úni­ca in­ten­ción de apar­tar y mar­gi­nar a los gi­ta­nos. “Es una ma­ne­ra de qui­tar­se un pro­ble­ma de gol­pe. Ha­ce­mos unas vi­vien­das en La Pal­mi­lla, Los As­pe­ro­nes o en las Al­ba­ri­zas –en Mar­be­lla–. Me­te­mos a los gi­ta­nos y que se las arre­glen en­tre ellos. La Po­li­cía ca­si no en­tra de día en es­tos barrios y me­nos por la no­che”, de­nun­cia el ca­bo. Y a ren­glón se­gui­do ani­ma a la po­bla­ción a vi­si­tar los barrios más de­gra­da­dos. “Hay quien con 80 años no ha ido a La Pal­mi­lla o a Los As­pe­ro­nes. No nos co­me­mos a na­die”, sen­ten­cia.

An­to­nio Mar­tín

Guar­dia ci­vil Hay quien tie­ne 80 años y no ha en­tra­do en La Pal­mi­lla. No nos co­me­mos a na­die”

J. ALBIÑANA

An­to­nio lu­ce un pa­ñue­lo de lu­na­res, ca­rac­te­rís­ti­co del pue­blo gi­tano.

JA­VIER ALBIÑANA

An­to­nio, con el uni­for­me de la guar­dia ci­vil en la ba­rria­da de La Pal­mi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.