“No de­be­mos ser com­pla­cien­tes con las su­pues­tas li­ber­ta­des que te­ne­mos”

La au­to­ra gra­na­di­na ha lo­gra­do el úl­ti­mo Pre­mio He­rral­de de No­ve­la por ‘Lec­tu­ra Fá­cil’, una obra que pre­sen­ta es­te do­min­go y en la que ha­ce pro­ta­go­nis­tas a cua­tro mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad

El Dia de Cordoba - - Cultura Y Ocio - Án­ge­la Al­ba CÓR­DO­BA

La es­cri­to­ra Cris­ti­na Morales (Gra­na­da, 1985) vi­ve un “mo­men­to dul­ce” de su ca­rre­ra tras ga­nar el Pre­mio He­rral­de de No­ve­la por su obra Lec­tu­ra Fá­cil y ha­ber con­cre­ta­do su pro­yec­to de dan­za Ini­cia­ti­va Se­xual Fe­me­ni­na, una com­pa­ñía for­ma­da por tres bai­la­ri­nas y co­reó­gra­fas que es­tá gi­ran­do con Ca­ta­li­na. “So­cial­men­te la li­te­ra­tu­ra y la dan­za se ven muy ale­ja­das en­tre sí y ha si­do co­mo un mi­la­gro que yo vea uni­fi­ca­das es­tas dos pa­sio­nes y sien­ta có­mo se ali­men­tan, có­mo la dan­za ha lle­ga­do a mi es­cri­tu­ra y có­mo mi es­cri­tu­ra ali­men­ta la dan­za”, se­ña­la Morales. Es­te do­min­go pre­sen­ta en la Fe­ria del Li­bro (19:00) es­ta no­ve­la en la que ha­ce pro­ta­go­nis­tas a cua­tro mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual en una Bar­ce­lo­na de oku­pas, desahu­cios y una cul­tu­ra de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to.

–¿Qué in­ten­ción te­nía al es­cri­bir es­ta no­ve­la? ¿Qué que­ría que per­ci­bie­se el lec­tor?

–Pa­ra mí es­tá sien­do muy sor­pren­den­te lo que per­ci­be el lec­tor y que a ve­ces se es­ca­pa de las pro­pias in­ten­cio­nes de una. Yo no es­toy muy se­gu­ra de mis in­ten­cio­nes cuan­do em­pie­zo a es­cri­bir la no­ve­la; sim­ple­men­te tra­to de es­cri­bir la me­jor no­ve­la que sea ca­paz de es­cri­bir en el pre­sen­te. Es­to es, la que más me sa­tis­fa­ga a mí co­mo lec­to­ra, es­cri­bir al­go que se pa­rez­ca a lo que a mí me gus­ta leer. Creo que los au­to­res que ha­blan de lo que co­no­cen bien tie­nen la opor­tu­ni­dad de ser crí­ti­cos des­de aden­tro. Eso es lo que yo me he per­mi­ti­do. –Re­tra­ta a dos co­lec­ti­vos que aho­ra mis­mo es­tán en ple­na lu­cha por la igual­dad so­cial, las mu­je­res y las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

–No creo que sean co­lec­ti­vos. Pa­re­ce que hay co­lec­ti­vos de to­do ex­cep­to de hom­bres, blan­cos, sin dis­ca­pa­ci­dad, de cla­se me­dia y he­te­ro­se­xua­les. La re­tó­ri­ca de los co­lec­ti­vos no la com­par­to pa­ra na­da. Des­de mi pun­to de vis­ta no me he acer­ca­do a nin­gún co­lec­ti­vo, sino a fe­nó­me­nos pro­ta­go­ni­za­dos por per­so­nas que in­ten­to re­tra­tar, ca­ta­lo­gán­do­las en fun­ción de sus di­fe­ren­cias con res­pec­to al mo­de­lo pa­triar­cal. Sí po­día ser una de mis in­ten­cio­nes rom­per con la re­tó­ri­ca de los co­lec­ti­vos fren­te a aque­llo úni­co que no es co­lec­ti­vo, el mo­de­lo pa­triar­cal.

–¿Por qué cree que es­tá tan po­co tra­ta­do el te­ma de la dis­ca­pa­ci­dad, ya no so­lo en la li­te­ra­tu­ra, sino en las ar­tes en ge­ne­ral?

–El tér­mino dis­ca­pa­ci­dad es un eu­fe­mis­mo que vie­ne a se­ña­lar una realidad in­có­mo­da que es­te eu­fe­mis­mo ha cam­bia­do a lo lar­go del tiempo. Pa­ra los grie­gos era el idio­ta, ha si­do el ton­to del pue­blo y has­ta ha­ce po­co sub­nor­mal y mi­nus­vá­li­do eran los tér­mi­nos mé­di­cos. Dis­ca­pa­ci­ta­do ya es­tá has­ta vie­jo, aho­ra se di­ce per­so­na con di­ver­si­dad fun­cio­nal. Si es po­co abor­da­do es por­que es una realidad pro­fun­da­men­te in­có­mo­da. La pro­pia pa­la­bra se ha trans­for­ma­do sin que la realidad lo ha­ya he­cho. Esa in­co­mo­di­dad ha­ce que no ya el ar­te, sino cual­quie­ra de no­so­tras en nues­tro día a día, cuan­do nos re­la­cio­na­mos, in­ten­te­mos evi­tar el ti­po de am­bien­tes en los que es­tán es­tas per­so­nas re­clui­das. –¿Se ha ba­sa­do en his­to­rias reales pa­ra es­ta no­ve­la?

–Me pa­re­ce que eso es muy po­co im­por­tan­te pa­ra juz­gar la no­ve­la. –Ha­ce años que vi­ve en Bar­ce­lo­na. ¿Có­mo ha in­flui­do la ciu­dad en su es­cri­tu­ra?

– Lec­tu­ra Fá­cil es la no­ve­la de mi pa­so por Bar­ce­lo­na, no hu­bie­ra es­cri­to lo que he es­cri­to si no vi­vie­ra don­de vi­vo. Es fru­to del mo­do en el que yo he mol­dea­do mis vi­ven­cias.

–¿Có­mo ha con­se­gui­do dar­le la vuel­ta a la his­to­ria pa­ra abor­dar te­mas co­mo la dis­ca­pa­ci­dad, los desahu­cios y ocu­pa­cio­nes des­de el hu­mor?

–Nun­ca fue pre­me­di­ta­do pa­ra pro­du­cir mo­men­tos có­mi­cos. Creo que la co­mi­ci­dad sur­ge de la me­ra des­crip­ción de reali­da­des muy in­có­mo­das y tam­bién de al­go que he des­cu­bier­to re­cien­te­men­te, que es de la con­tra­po­si­ción: el con­tra­po­ner el len­gua­je bu­ro­crá­ti­co del po­der (el de la jue­za, las psi­có­lo­gas, las tra­ba­ja­do­ras so­cia­les) con el len­gua­je que no es el del po­der, el más co­lo­quial, más vul­gar. Eso da mu­cha ri­sa.

–¿Por qué ese tí­tu­lo?

–Ha­ce re­fe­ren­cia al mé­to­do de la Lec­tu­ra Fá­cil, pen­sa­do pa­ra per­so­nas con lo que la asis­ten­cia so­cial lla­ma di­fi­cul­ta­des lec­to­ras. Era un gui­ño.

–En es­ta no­ve­la, una vez más ha­ce una crí­ti­ca al po­der. Re­tra­ta a una ad­mi­nis­tra­ción pa­ter­na­lis­ta que in­clu­so quie­re es­te­ri­li­zar a una de las mu­je­res pro­ta­go­nis­tas.

–La ad­mi­nis­tra­ción en su tu­te­la no es que tu­te­le, es que re­pri­me. De­cir tu­te­lar es un eu­fe­mis­mo de sus­ti­tuir, con­tro­lar y so­me­ter. Que lo sea de es­tas per­so­nas ca­ta­lo­ga­das co­mo dis­ca­pa­ci­ta­das no ha­ce que las que no so­mos tra­ta­das co­mo dis­ca­pa­ci­ta­das es­te­mos más li­bres de esas opre­sio­nes. En las per­so­nas que es­tán ins­ti­tu­cio­na­li­za­das sal­ta a la vis­ta de un mo­do muy ra­di­cal que no­so­tras no ve­mos por­que te­ne­mos la fan­ta­sía de la li­ber­tad. En es­tos per­so­na­jes, que sien­ten la opre­sión de un mo­do tan cru­do en su día a día, ha­bría que ser muy cí­ni­co pa­ra no per­ci­bir­lo. –¿Co­rre más pe­li­gro nues­tra li­ber­tad con las ideas que es­tán dan­do cier­tos par­ti­dos po­lí­ti­cos? –No me con­si­de­ro que sea li­bre, pa­ra na­da, ni aho­ra ni con Vox en el Par­la­men­to. No de­be­mos ser com­pla­cien­tes con las su­pues­tas li­ber­ta­des que te­ne­mos aho­ra. No me gus­ta ha­blar tan­to de li­ber­tad, pre­fie­ro eman­ci­pa­ción, por­que la li­ber­tad es un tér­mino muy ma­no­sea­do. Pa­ra eman­ci­par­nos de opre­sio­nes dia­rias, cons­tan­tes y co­ti­dia­nas te­ne­mos que ha­cer­lo al mar­gen de los par­ti­dos po­lí­ti­cos que es­tén en el po­der por­que no se tra­ta de de­re­chos, son con­quis­tas.

El tér­mino ‘dis­ca­pa­ci­dad’ es un eu­fe­mis­mo que vie­ne a se­ña­lar una realidad in­có­mo­da”

Los au­to­res que ha­blan de lo que co­no­cen bien tie­nen la opor­tu­ni­dad de ser crí­ti­cos des­de aden­tro”

EFE

Cris­ti­na Morales (Gra­na­da, 1985) lle­ga a la Fe­ria del Li­bro con ‘Lec­tu­ra Fá­cil’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.