Ham­bre

Los blan­qui­ver­des afron­tan un re­to ma­yúscu­lo an­te un ri­val en­ra­cha­do pe­ro no pue­den de­jar ir más pun­tos en casa si aún pien­san en sal­var­se Navarro pre­pa­ra un on­ce con­ti­nuis­ta

El Dia de Cordoba - - Deportes - Ra­fael Cano

El equi­po blan­qui­ver­de es­tá obli­ga­do a ga­nar a un ri­val en­ra­cha­do y es­pe­rar un pin­cha­zo de sus ri­va­les pa­ra se­guir cre­yen­do

Si al Cór­do­ba le que­da al­gu­na es­pe­ran­za de con­se­guir la per­ma­nen­cia en LaLi­ga 1|2|3, el ca­mino a se­guir no es otro que el de la vic­to­ria. Des­pués de seis se­ma­nas en las que el ba­ga­je se re­du­ce a dos pun­tos de 18 po­si­bles, las es­pe­ran­zas pa­san ya por ga­nar sin más de­mo­ra. Y no ha­rá fal­ta só­lo un triun­fo, pre­ci­sa­men­te, aun­que qui­zás ese pri­me­ro sea el más com­pli­ca­do de lo­grar pa­ra dar pie a la desea­da ra­cha vic­to­rio­sa que ne­ce­si­ta­rían los de Ra­fa Navarro pa­ra vol­ver a la pe­lea con cier­tas ga­ran­tías.

De mo­men­to, en Cá­diz el Cór­do­ba lo­gró se­guir vi­vo en la pug­na, aun­que aún de­ma­sia­do le­jos. Son nue­ve los pun­tos que se­pa­ran a los blan­qui­ver­des de la sal­va­ción, pe­ro el sim­ple he­cho de ver re­cor­ta­do un pun­to esa des­ven­ta­ja ha ser­vi­do a los de Ra­fa Navarro pa­ra afron­tar con op­ti­mis­mo la se­ma­na. Pe­ro cla­ro, de la teo­ría a la prác­ti­ca hay un mun­do y el Cór­do­ba ha gas­ta­do ya una can­ti­dad in­gen­te de ba­las en lo que va de tem­po­ra­da. El cré­di­to ha­ce tiempo que se aca­bó, pe­ro el bajo ni­vel de los ri­va­les de la zo­na ba­ja man­tie­ne al Cór­do­ba vi­vo, pe­se a su ma­la di­ná­mi­ca.

Pa­ra me­jo­rar un po­co la si­tua­ción de ur­gen­cia que atra­vie­sa el cua­dro cor­do­be­sis­ta, bien ven­dría un nuevo tro­pie­zo de los con­trin­can­tes más cer­ca­nos. Pe­ro so­bre to­do, es im­pres­cin­di­ble una vic­to­ria pro­pia, que refuerce a un equi­po to­ca­do, frá­gil co­mo po­cos e in­ca­paz de mi­ni­mi­zar los erro­res de­fen­si­vos, un las­tre que ame­na­za con acer­car el abis­mo.

El prin­ci­pal pro­ble­ma pa­ra el Cór­do­ba, ló­gi­ca­men­te, es el ni­vel del ri­val. En un cur­so con cua­tro vic­to­rias, ca­si to­dos los equi­pos han de­mos­tra­do ser me­jo­res que los blan­qui­ver­des. Pe­ro si ade­más a El Ar­cán­gel lle­ga un Ma

llor­ca en­ra­cha­do, con tres triun­fos con­se­cu­ti­vos y seis se­ma­nas sin co­no­cer la de­rro­ta, la em­pre­sa pa­re­ce in­clu­so más com­ple­ja.

En to­do ca­so, ha­ce se­ma­nas que los ri­va­les de­ben im­por­tar po­co a los blan­qui­ver­des, obli­ga­dos a re­cu­pe­rar an­te equi­pos de la zo­na al­ta lo que per­die­ron an­te ri­va­les di­rec­tos.

Y pa­ra esa ta­rea, Ra­fa Navarro pa­re­ce de­ci­di­do a re­pe­tir el on­ce ini­cial que apa­re­ció en Cá­diz y que tan buen sa­bor de bo­ca de­jó a su en­tre­na­dor en la me­dia ho­ra fi­nal del en­cuen­tro. Se­ría la pri­me­ra oca­sión en la que el cor­do­bés re­pi­te un on­ce ini­cial, otro sín­to­ma más de la ines­ta­bi­li­dad en la que vie­ne desa­rro­llan­do su tra­ba­jo. Eso sí, de mo­men­to en la con­vo­ca­to­ria apa­re­cen Ca­rri­llo y Bla­ti Tou­ré, dos hom­bres que, si bien han po­di­do per­der el pues­to por sus com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les, son ca­si la úni­ca al­ter­na­ti­va con­vin­cen­te que ma­ne­ja Navarro pa­rar in­tro­du­cir al­gu­na va­ria­ción en su equi­po.

Con Luis Mu­ñoz afian­za­do co­mo me­dio­cen­tro de­fen­si­vo –Navarro elo­gió su tra­ba­jo en la me­du­lar re­cien­te­men­te–, la prin­ci­pal du­da ra­di­ca en com­pro­bar si Álex Quin­ta­ni­lla se­gui­rá en el on­ce ti­tu­lar pe­se a sus úl­ti­mas ac­tua­cio­nes, aun­que la lesión de Chus He­rre­ro y la fal­ta de más al­ter­na­ti­vas pue­den per­mi­tir al vas­co se­guir par­tien­do de ini­cio. En la pun­ta de ata­que, Pio­vac­ca­ri pa­re­ce ha­ber­se he­cho con el si­tio y su gol an­te el Cá­diz le da mu­cho cré­di­to de ca­ra al téc­ni­co y a sus com­pa­ñe­ros pa­ra se­guir sien­do la pun­ta de lan­za.

El due­lo, co­mo tan­tas otras ve­ces con el Cór­do­ba de por me­dio, es­ta­rá muy con­di­cio­na­do por el ni­vel de los blan­qui­ver­des en de­fen­sa. En las úl­ti­mas com­pa­re­cen­cias an­te su afi­ción, el equi­po de El Ar­cán­gel ha de­mos­tra­do un ni­vel de in­ten­si­dad con­si­de­ra­ble, ro­to por des­co­ne­xio­nes pun­tua­les pe­ro le­ta­les, im­pro­pias de ju­ga­do­res de es­ta ca­te­go­ría.

Des­pués de seis par­ti­dos sin de­jar la me­ta a ce­ro, ese ob­je­ti­vo ya acer­ca­ría mu­cho el triun­fo a un equi­po que en ata­que si­gue sin te­ner ex­ce­si­vos pro­ble­mas. Pe­ro cla­ro, ese re­to es con­si­de­ra­ble an­te un Ma­llor­ca f lui­do, con ju­ga­do­res des­equi­li­bran­tes co­mo La­go Jú­nior y una di­ná­mi­ca tan po­si­ti­va. Los ele­men­tos no son los más pro­pi­cios, pe­ro al Cór­do­ba no le va­le otra co­sa que ga­nar.

JOR­DI VIDAL

Bo­di­ger bro­mea con Ca­rri­llo du­ran­te el úl­ti­mo en­tre­na­mien­to de la se­ma­na del Cór­do­ba

JOR­DI VIDAL

Fla­ño presiona a Jai­me Ro­me­ro du­ran­te un ron­do en un en­tre­na­mien­to del Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.