DEGENERANDO

El Dia de Cordoba - - Opinión -

HU­BO un tiem­po en que los to­re­ros eran hé­roes, se­mi­dio­ses que nun­ca ca­mi­na­ban so­los por la ca­lle Sier­pes, hom­bres que cuan­do es­ta­ban en ple­na tem­po­ra­da no pro­ba­ban hem­bra y no te­nían más dis­trac­ción que mi­rar­le a la ca­ra a la muer­te. Cuen­ta un cro­nis­ta de la Gue­rra de Áfri­ca que en uno de esos ba­rran­cos in­fer­na­les del Rif se en­con­tró a un des­ta­ca­men­to mi­li­tar es­pa­ñol. To­dos lle­va­ban bra­za­le­tes ne­gros, por lo que el periodista pen­só en al­gu­na tra­ge­dia bé­li­ca. Le pre­gun­tó al ofi­cial al man­do y és­te, con los ojos un tan­to alu­ci­na­dos, le

pre­gun­tó: “¿Pe­ro es que no se ha en­te­ra­do us­ted de que un to­ro ha ma­ta­do a Jo­se­li­to en Ta­la­ve­ra?”. Un luto así só­lo se guar­da por un ti­tán, nun­ca por un mo­de­lo pu­bli­ci­ta­rio o un can­di­da­to.

Ya sa­ben la fa­mo­sa anéc­do­ta de cuan­do Bel­mon­te se en­con­tró a un an­ti­guo sub­al­terno que ha­bía al­can­za­do un al­to car­go po­lí­ti­co. El Pas­mo de Tria­na le pre­gun­tó por su nue­vo ofi­cio y és­te hu­mi­lló: “Ya ve, maes­tro, degenerando”. En Es­pa­ña ya to­dos de­ge­ne­ra­mos: los to­re­ros, los ge­ne­ra­les, los pro­fe­so­res, los fi­ló­so­fos, los pe­rio­dis­tas y los es­cri­to­res. Las lis­tas elec­to­ra­les se han con­ver­ti­do en agen­tes co­rrup­to­res de pri­mer or­den. An­tes, bas­ta­ba con fir­mar un manifiesto o acu­dir a un mi­tin pa­ra dar el apo­yo a una de­ter­mi­na­da cau­sa. Aho­ra, ade­más, hay que ir en las pa­pe­le­tas de los par­ti­dos. Y con ma­la suer­te, si el in­cau­to sa­le ele­gi­do, vie­ne la jau­ría y el ri­dícu­lo. Un to­re­ro se pue­de per­mi­tir una bron­ca del res­pe­ta­ble o una tor­men­ta de al­moha­di­llas, pe­ro no a un ha­to de in­tri­gan­tes políticos, ele­men­tos pe­li­gro­sos pa­ra quien es­tá acos­tum­bra­do a que los cuer­nos le ven­gan de fren­te.

La se­ma­na pa­sa­da es­tu­vi­mos tra­se­gan­do vi­nos y char­lan­do con dos afi­cio­na­dos de los que ya ape­nas que­dan. Gen­te ca­bal que di­cen “el Maes­tro” al re­fe­rir­se a Or­dó­ñez y que ya só­lo re­cu­pe­ran el en­tu­sias­mo cuan­do, co­mo el per­so­na­je ma­cha­diano, evo­can la ha­za­ña de al­gún to­re­ro. Ti­pos ge­ne­ro­sos y di­ver­ti­dos, con la­bia y ri­que­za lé­xi­ca, im­po­si­bles de en­con­trar en los clubs de co­mi­da ve­ga­na o en los círcu­los de fans de Star Wars. Les pre­gun­ta­mos por los fi­cha­jes tau­ri­nos de al­gu­nos par­ti­dos y el es­cep­ti­cis­mo y la in­quie­tud hi­zo pre­sen­cia. Acor­da­mos que la iden­ti­fi­ca­ción de la tau­ro­ma­quia con una fac­ción po­lí­ti­ca de­ter­mi­na­da es un in­men­so error, pre­ci­sa­men­te el que más desea­ban sus enemi­gos. Con es­ta es­tra­te­gia, la fies­ta es ca­da vez es me­nos na­cio­nal y más par­ti­da­ria.

La iden­ti­fi­ca­ción de la fies­ta na­cio­nal con unos de­ter­mi­na­dos par­ti­dos políticos es un in­men­so error

LUIS SÁN­CHEZ-MOLINÍ

lmo­li­[email protected]­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.