DIE­CI­NUE­VE AÑOS

El Dia de Cordoba - - Opinión -

MI pri­mo Ja­vi y mi her­mano Qui­que lo co­no­cie­ron. El pri­me­ro por­que per­te­ne­cían a la mis­ma pan­di­lla de ami­gos. Mi her­mano Qui­que, por­que fue­ron com­pa­ñe­ros en el ins­ti­tu­to de Puer­to­llano. Hoy se cum­plen 19 años de la bo­da de mi her­mano con Gua­da­lu­pe. Se ca­sa­ron en la lo­ca­li­dad ex­tre­me­ña de Gua­da­lu­pe, con la se­rie de los zur­ba­ra­nes por tes­ti­gos. Ayer lo lla­mé pa­ra re­cor­dar­le el aniver­sa­rio y le di­je que nues­tro pri­mo Ja­vi Na­ran­jo me con­tó la his­to­ria de Pe­pe Cal­vo. Jo­sé Cal­vo Gu­tié­rrez te­nía 19 años y nun­ca cum­plió los vein­te. Me cuen­ta mi her­mano, que era con di­fe­ren­cia el alumno más aven­ta­ja­do de la cla­se, con ac­ti­tu­des pa­ra ha­ber es­tu­dia­do lo que hu­bie­ra que­ri­do, pe­ro pu­do la ge­né­ti­ca. Vi­vía en la ca­sa­cuar­tel que la Guar­dia Ci­vil te­nía en mi pue­blo. Cal­vo Gu­tié­rrez ha­bía na­ci­do en Bar­ce­lo­na por los des­ti­nos pro­fe­sio­na­les de su pa­dre y, pe­se a sus mag­ní­fi­cas notas, re­cha­zó in­ge­nie­rías y otras ten­ta­cio­nes aca­dé­mi­cas pa­ra se­guir los pa­sos

El 14 de ju­lio de 1986 ETA ma­tó a do­ce guar­dias ci­vi­les en­tre 19 y 25 años en Ma­drid

de su pro­ge­ni­tor, co­sa que tam­bién ha­bía he­cho su her­mano Za­ca­rías.

El 15 de ju­lio de 1986 se cons­ti­tuían las Cor­tes Ge­ne­ra­les des­pués de unas elec­cio­nes cu­ya cam­pa­ña ha­bía coin­ci­di­do con el Mundial de Mé­xi­co. La vís­pe­ra de aquel ac­to ins­ti­tu­cio­nal, ETA ac­ti­vo una car­ga ex­plo­si­va al pa­so de un con­voy de la Guar­dia Ci­vil por la pla­za de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na de Ma­drid. Eran las ocho me­nos cuar­to de la ma­ña­na. La bom­ba pro­vo­có la muer­te de do­ce guar­dias ci­vi­les con eda­des en­tre 19 y 25 años y 78 he­ri­dos en­tre agen­tes y tran­seún­tes. Cal­vo Gu­tié­rrez era uno de los más jó­ve­nes. Lle­va­ba unos me­ses en el cuer­po y, con el res­to de com­pa­ñe­ros, iba a hacer prác­ti­cas de con­duc­ción de mo­to­ci­cle­ta.

La ma­yo­ría de los guar­dias ci­vi­les del cur­so de Trá­fi­co iban dor­mi­dos. Cal­vo Gu­tié­rrez ha­bía in­gre­sa­do en la Guar­dia Ci­vil en ma­yo de 1985. Su nom­bre y el de sus on­ce com­pa­ñe­ros fi­gu­ran en una pla­ca que se co­lo­có en Gran­ja de To­rreher­mo­sa, un pue­blo de Ba­da­joz del que era na­tu­ral uno de los fa­lle­ci­dos, el agen­te Car­me­lo Be­lla Ála­mo, de 22 años. Jus­to un mes an­tes, el 14 de ju­nio, en pleno Mundial que ga­nó Ar­gen­ti­na mo­ría Jorge Luis Bor­ges. La ETA vol­vía a es­cri­bir un nue­vo ca­pí­tu­lo de la His­to­ria Uni­ver­sal de la In­fa­mia. Los 19 años de la bo­da de mi her­mano, del com­pa­ñe­ro del me­jor alumno de su cla­se, ha ac­ti­va­do es­te re­cuer­do de aquel jo­ven a quien no le de­ja­ron cum­plir los vein­te.

FRAN­CIS­CO CORREAL

fco­[email protected]­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.