DE LI­BROS El es­cri­ba de los ome­yas

● Eduar­do Man­zano re­cons­tru­ye la vi­da en el in­te­rior de Medina Azaha­ra du­ran­te el es­plen­dor de Al-Án­da­lus

El Dia de Cordoba - - Cultura Y Ocio - Ja­vier Gon­zá­lez-Cot­ta

Eduar­do Man­zano Mo­reno. Crí­ti­ca. Bar­ce­lo­na, 2019. 496 pá­gi­nas. 25 eu­ros De una no­che de pa­sión car­nal de­vino el es­plen­dor de los ome­yas. Po­dría pa­re­cer­nos el ini­cio de una no­ve­la his­tó­ri­ca de supermercado y po­co más. Pe­ro Eduar­do Man­zano Mo­reno, his­to­ria­dor ver­sa­do en Al-Án­da­lus, pien­sa que así pu­do ocu­rrir en ver­dad. El fu­tu­ro ca­li­fa al-Ha­kam II, en quien se ins­pi­ra La cor­te del ca­li­fa, fue con­ce­bi­do por su pa­dre Ab­de­rra­mán III y una con­cu­bi­na de su sé­qui­to, lla­ma­da Mar­yan. Al pa­re­cer, és­ta le ha­bría pro­pues­to a Fá­ti­ma, es­po­sa y fa­vo­ri­ta del gran ome­ya, pa­sar una no­che de amor con su se­ñor. Le pa­gó diez mil di­na­res y consiguió su pro­pó­si­to.

De la co­yun­da na­ce­ría el sie­te­me­sino al-Ha­kam, mien­tras su ma­dre Mar­yan, con el tiem­po, se con­ver­ti­rá en Gran Se­ño­ra, fun­da­do­ra de mez­qui­tas y asis­ten­te de ne­ce­si­ta­dos. Por su par­te, Ab­de­rra­mán III, al pro­cla­mar­se pri­mer ca­li­fa en 929, será quien abra la puer­ta ca­li­fal a to­do es­te gran pe­rio­do de Al-Án­da­lus. El na­dir de la Cór­do­ba ome­ya llegará en el año 1031, tras años de gue­rra ci­vil (la f it­na).

El li­bro de Man­zano Mo­reno vie­ne a ser co­mo un ojo que se ha co­la­do in­tra­mu­ros de Medina Azaha­ra y, de pa­so, en el co­ra­zón de es­te hom­bre: al-Ha­kam II. Fue el ca­li­fa que go­ber­nó los años más ru­ti­lan­tes de la era ome­ya de Cór­do­ba (961-976). De él sa­be­mos, se­gún el his­to­ria­dor, que “era bar­bi­lam­pi­ño, de na­riz agui­le­ña, bar­bi­lla sa­lien­te y voz agu­da. Lu­cía la ma­jes­tad de la di­nas­tía ome­ya. Pe­ro era muy ob­ce­ca­do”.

El li­bro se cen­tra en cua­tro años con­cre­tos de su man­da­to (971976). Man­zano ha in­ter­pre­ta­do un tex­to ori­gi­nal es­cri­to por Iza al-Ra­zi, se­cre­ta­rio de la cor­te. Re­sul­ta to­da una ra­re­za (el pe­rio­do ome­ya ca­re­ce de fi­lo­nes do­cu­men­ta­les). Más tar­de, un his­to­ria­dor lla­ma­do Ibn Hay­yan lo in­cor­po­ró al vo­lu­men VII de su Muq­ta­bis, es­pe­cie de cró­ni­ca narrativa de la era ome­ya (los Ana­les Pa­la­ti­nos, se­gún el ara­bis­ta Emi­lio Gó­mez). El ma­nus­cri­to ha so­bre­vi­vi­do a to­do ava­tar, in­clui­das las ren­ci­llas aca­dé­mi­cas bien en­tra­do el si­glo XX.

“Mi li­bro es co­mo un pa­lim­pses­to. En las úl­ti­mas dé­ca­das ha ha­bi­do gran­des ara­bis­tas y ar­queó­lo­gos que me han per­mi­ti­do ajus­tar el tex­to ori­gi­nal pa­ra po­der in­ter­pre­tar­lo. Los his­to­ria­do­res siem­pre nos que­ja­mos de las es­ca­sas fuentes que ma­ne­ja­mos. Pe­ro aquí ha ocu­rri­do lo con­tra­rio. Te­nía una fuen­te de pri­me­rí­si­ma mano, pe­ro que pre­sen­ta­ba gran­des di­fi­cul­ta­des. Ca­si sen­tí la ten­ta­ción de des­fa­lle­cer en el in­ten­to”, confiesa el au­tor.

A par­tir de di­cha fuen­te, La cor­te del ca­li­fa vie­ne a ser co­mo el gran angular que va del de­ta­lle y la anéc­do­ta al paño de fon­do que fue AlÁn­da­lus. “Uno des­cu­bre la in­te­li­gen­cia que ma­ne­ja­ba aque­lla gen­te. Y co­no­ce­mos ca­pí­tu­los cu­rio­sos. Pa­ra aga­sa­jar a un va­te nor­te­afri­cano, al-Ha­kam or­de­nó que una ca­de­na de sol­da­dos flan­quea­ra el pa­so de la co­mi­ti­va desde Cór­do­ba has­ta Medina Azaha­ra. Co­mo no ha­bía guar­dia su­fi­cien­te pa­ra ello, se bus­ca­ron a la ca­rre­ra mu­cha­chos cor­do­be­ses pa­ra ves­tir­los pa­ra la oca­sión”. Fue una es­pe­cie de “im­pro­vi­sa­ción his­pa­na”.

Ba­jo la égi­da de al-Ha­kam (y al igual que en los años an­te­rio­res de su pa­dre), la Cór­do­ba ome­ya fue el ma­yor cen­tro de irra­dia­ción cul­tu­ral de oc­ci­den­te. Re­sue­nan los nom­bres de Avi­ce­na, Mai­mó­ni­des, Ave­rroes. En con­cre­to, só­lo en los años que re­co­ge el Muq­ta­bis, alHa­kam se ha­bía im­pues­to a los ri­va­les del ca­li­fa­to fa­ti­mí de Egip­to (el úni­co ca­li­fa­to de ra­ma chií). Asi­mis­mo, la ciu­dad pa­la­ti­na de Medina Azaha­ra, co­mo “ele­men­to es­cé­ni­co del po­der ome­ya”, se ha­lla­ba en su apo­geo. El mih­rab de la Mez­qui­ta de Cór­do­ba se cul­mi­nó en el año 965 (fue­ron fre­cuen­tes con los con­tac­tos amis­to­sos con la Cons­tan­ti­no­pla de en­ton­ces y ar­te­sa­nos bi­zan­ti­nos tra­ba­ja­ron en la cú­pu­la del mih­rab).

Por lo que res­pec­ta a las cam­pa­ñas de fron­te­ra por la pe­nín­su­la, la cor­ta con los reinos cris­tia­nos es­tu­vo bien res­guar­da­da. El te­rri­to­rio ome­ya se ex­ten­día al oes­te has­ta Coim­bra, en Por­tu­gal, por el es­te as­cen­día has­ta el río Ebro y, por el in­te­rior de la me­se­ta, al­can­za­ba las tie­rras so­ria­nas. To­do fue po­si

ble por­que el ca­li­fa­to, por en­ci­ma de su boa­to, fue en esen­cia un es­ta­do. “La di­nas­tía ome­ya, que en ori­gen hu­yó si­glos an­tes de Da­mas­co, lle­gó a Al-Án­da­lus y se eri­gió en guar­dia­na de la or­to­do­xia. Fue­ron muy prác­ti­cos. Es­ta­ble­cie­ron una or­ga­ni­za­ción fis­cal y una ad­mi­nis­tra­ción fuer­te”.

Los ára­bes se plan­ta­ron en la Es­pa­ña vi­si­go­da en el año 711, tras la cé­le­bre in­cur­sión de Ta­riq. “El ca­li­fa­to de los ome­yas du­ró en sí un si­glo. Pue­de pa­re­cer f lor de un día desde cier­to pun­to de vis­ta. Pe­ro no fue así. El emi­ra­to in­de­pen­dien­te de Cór­do­ba se im­plan­tó en 759, ca­si dos si­glos an

tes. Por eso el fin de la lar­ga era ome­ya fue trau­má­ti­co pa­ra los an­da­lu­síes. El gol­pe de­fi­ni­ti­vo será la caí­da de To­le­do en 1085”. Otro mi­to, el be­li­co­so Al­man­zor, su­ce­de­rá en la prác­ti­ca a al-Ha­kam e im­pon­drá su fuer­za. “La Cór­do­ba ome­ya su­fri­rá un gi­ro de 180 gra­dos. Al­man­zor ini­ció una po­lí­ti­ca agre­si­va. Sus sol­da­dos sa­lían en cam­pa­ña con to­da pom­pa desde la Mez­qui­ta de Cór­do­ba. Él mis­mo iba al fren­te de las tro­pas, al­go inau­di­to en tiem­pos de al-Ha­kam” .

Da­do el no­ti­cio­so mo­no­te­ma que hoy nos aco­sa, al lec­tor le sor­pren­de­rá to­par­se con al­gu­na que

otra pa­ra­da en... Ca­ta­lu­ña. El co­mer­cio ome­ya con el Con­da­do de Bar­ce­lo­na ha­bía sido muy prós­pe­ro por la vía me­di­te­rrá­nea: pie­les, es­cla­vos, ar­mas fran­cas. Los se­ño­res ca­ta­la­nes dis­fru­ta­ron de una “au­tén­ti­ca fie­bre del oro en di­na­res an­da­lu­síes”. Pe­ro Al­man­zor, con el cambio de po­lí­ti­ca, arra­só Bar­ce­lo­na y ma­sa­cró a su po­bla­ción. “No es al­go ol­vi­da­do. Exis­te do­cu­men­ta­ción y hay es­cri­tas va­rias no­ve­las his­tó­ri­cas”, re­cuer­da Man­zano. Que se se­pa, da­da la mo­da ac­tual, los ca­ta­la­nes no han pe­di­do una re­pa­ra­ción his­tó­ri­ca a los des­cen­dien­tes de los ome­yas.

AN­TO­NIO PI­ZA­RRO

El his­to­ria­dor Eduar­do Man­zano Mo­reno (Ma­drid, 1960), el pa­sa­do jue­ves du­ran­te su vi­si­ta a Se­vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.